Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, viernes 01 de octubre de 2004

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Propiedad privada

    Carlos Enrique Zúñiga Fumagalli

    Es lamentable cómo en Guatemala se pretenden ignorar los derechos de la mayoría y ajustarlos a la medida de unos pocos gritones...

    Es lamentable cómo en Guatemala se pretenden ignorar los derechos de la mayoría y ajustarlos a la medida de unos pocos gritones, que se aprovechan de la pasividad chapina para lograr beneficios personales. Para que podamos convivir en sociedad, es fundamental que se establezcan normas para evitar el abuso individual y buscar el bienestar general. Las Leyes son reglas generales que han nacido de siglos de experiencia y que por su naturaleza han sido diseñadas por los mismos humanos en búsqueda de justicia, equidad, desarrollo y coexistencia pacífica; su ausencia causaría un caos que llevaría al hombre a su autodestrucción.

    En un Estado de Derecho se reconocen plenamente los derechos fundamentales de los ciudadanos: libertad civil, igualdad jurídica, independencia del poder judicial y garantía de la propiedad privada. La existencia de un Estado de Derecho pleno es la vigencia total de la ley en forma pareja para todos los ciudadanos.

    Las invasiones a la propiedad privada son una clara violación al concepto de Estado de Derecho. Nuestra legislación tipifica este delito como “usurpación” y “usurpación agravada”, adicionalmente lo cataloga como delito “flagrante”, lo que significa que la fuerza pública tiene el mandato legal de actuar en forma inmediata para desalojar a los intrusos sin necesidad de obtener una orden de juez.

    Invadir una propiedad es un delito flagrante, sin embargo, los invasores actúan con impunidad y transgreden la ley como “Pedro por su casa”. Los guatemaltecos tenemos que estar claros de las consecuencias que traería modificar el Código Penal para que una invasión no sea tipificada como “usurpación” y se convierta así en un delito civil. Esto significaría que pasarían años, antes de que el propietario pudiera recuperar su propiedad, violando así de forma descarada la Constitución.

    El hecho es que hoy peligra más que nunca el principio de “derecho a la propiedad privada”. Esta situación convierte a todo ciudadano que posee un bien en víctima potencial de cualquier delincuente que quiera arrebatárselo. Reflexione y preocúpese, si usted está pagando su casita, o logró hacerse de un carro, o tiene una caseta para la venta de comida, quizá heredó un terrenito de sus abuelos, o bien sueña con heredarle uno a sus nietos: “abra los ojos”. En este preciso momento está siendo promovido por activistas políticos, de dudosa representatividad, la posibilidad de que el gobierno y el Congreso realicen modificaciones a la Ley que atentan en forma descarada contra el derecho fundamental que le asiste de ser propietario del producto de su trabajo. La Ley es la Ley y no debe modificarse para satisfacer a un puñado de seudolíderes que viven muy bien al generar crisis y manipular a víctimas de la pobreza. Exija que se respeten sus derechos y defienda el patrimonio de su familia. Fomentemos el diálogo y no la confrontación. “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

    Carlos Enrique Zúñiga Fumagalli

    1 octubre 2004

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Propiedad privada

    Carlos Enrique Zúñiga Fumagalli

    ¿Algarabía o bobería?

    Pablo Rodas Martini

    El dueño de la sabiduría

    César A. García E.

    Siervo bueno y fiel

    Gonzalo De Villa

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/