Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 09 de octubre de 2004

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Ricardo del Carmen Redivivo

    Rigoberto Juárez-Paz

    El cello era todo él cálida dulzura.

    El pasado martes 5 de octubre, en el “Auditorio Juan Bautista Gutiérrez”, de la Universidad Francisco Marroquín, asistí a un extraordinario concierto, dedicado al maestro Ricardo del Carmen, de grata recordación. Escribo estas palabras temeroso de equivocarme más de la cuenta, pues desconozco las sutilezas del lenguaje de la crítica del arte musical y por ello fácilmente podría confundir un tenor con un barítono o una mezzosoprano con una soprano coloratura. Pero lo hago con mucho gusto y profunda admiración por todos aquéllos que participaron en el fabuloso concierto. Desde Geraldina Baca-Spross, alma y cerebro de la Organización para las Artes, de la UFM, hasta el trío suizo, Ricardo del Carme Fortuny, joven director de una orquesta cuya actuación esa noche me pareció digna de los mejores auditorios del mundo, tal era su emocionado sonido, precisión en la ejecución, disciplina y entusiasmo, hasta el Coro Ricardo del Carmen y la soprano Yolanda de Del Carmen. Fue una fiesta de la familia Del Carmen para homenajear a Ricardo pére y deleitar a un auditorio entusiasmado, durante hora y media.

    El trío suizo de Mario Lucas Staub, al piano, Angela Golubeva violinista y Sebastián Singer al cello, a mí me pareció insuperable en su conjunto. Staub jugaba con el gran Bôsendorfer que llenaba el auditorio con sus vigorosos acordes. El cello era todo él cálida dulzura, y el violín asombraba por su precisión y finura.

    A Ricardo Del Carmen pére lo conocí hace muchos años, en casa de Dorohty Dillon, agregada cultural de la Embajada de Estados Unidos. En una ocasión hablamos de la posibilidad de educar el gusto musical de la juventud guatemalteca, llevando conciertos a los pueblos, con explicaciones previas y posteriores, como lo hiciera Leonard Bernstein, en los Estados Unidos. Pero nuestra amistad se cimentó cuando, a instancias de Geraldina, Ricardo hizo la orquestación del Himno de la Universidad Francisco Marroquín (UFM) cuya música compuso Jorge Sarmientos y cuya letra yo había escrito, aun antes de que el Proyecto de Fundación de la Universidad fuera aprobado, el 12 de agosto de 1971.

    Quiero aprovechar la ocasión para contarles que a Geraldina y sus colaboradores debe la UFM el prestigio artístico que la Asociación para las Artes le ha dado. Me parece que ninguna otra universidad guatemalteca ofrece a sus estudiantes tantas oportunidades para adquirir una cultura musical y educar el gusto. En lo personal, debo a Geraldina la posesión de tres conceptos musicales que me han ayudado a conceptuar el arte literario. Me refiero a los conceptos de “melodía”, “armonía” o acompañamiento y tempo o extensión. Beethoven los combina magistralmente en todas las obras interpretadas esa noche memorable.

    El concierto del martes 5 deleitó a un auditorio atento que salió espiritualmente conmovido por la presencia virtual de Ricardo del Carmen, quien dedicó su vida a la música, al Coro y a la Orquesta que llevan su nombre.

    Rigoberto Juárez-Paz

    8 octubre 2004

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Sin derechos

    Julio César Toriello De León

    Un cuarto de siglo

    José Alejandro Arévalo Alburez

    Chojín

    Jorge Palmieri

    Suma y sigue

    Anamaría Cofiño K.

    Ricardo del Carmen Redivivo

    Rigoberto Juárez-Paz

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El docente, una variable vinculante de la educación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251712/

    La crisis migratoria

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251711/

    ¿Sed de almas… o de aplausos?

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251710/

    Estamos en manos de las Comisiones de Postulación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251709/

    Un Congreso social y democrático

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251708/

    Cazadores de ambiciones

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251707/

    “Mi Gobierno”

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251660/

    Hablar de Gaza

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251659/

    Comentarios… ¡Ánimo Israel!

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251658/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251657/

    La ofensiva de Brasil contra Israel

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251656/

    Alentador mensaje

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251655/

    El holocausto palestino

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251654/

    El socialismo del siglo XXI en caída libre

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251653/

    Si se quiere se puede

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251626/

    Más impuestos: Falsa salida

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251625/

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/