Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 06 de enero de 2007

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Los enigmas financieros

    F. Villagrán Kramer

    Ya no se trata de US$1 o US$2 millones sino de cifras que, para Guatemala, son astronómicas.

    De la misma manera como los bancos internacionales enfocan y analizan la economía y las finanzas de un país a fin de saber si se trata de un buen o mal deudor y si existen o no riesgos financieros en el horizonte, así también los inversionistas examinan la manera de cómo el sector público y el sector privado de un país manejan y administran sus propias finanzas. Además, saben que existe una fluida y discreta relación entre los bancos centrales, las superintendencias de bancos, los ministerios de Economía y los de Finanzas Públicas y los centros privados de poder económico, comunicación que no es solo importante para los sectores financieros públicos y privados sino que contribuye a asegurar la estabilidad que el país requiere o desea. Muchos recuerdan la vieja regla de los financistas sobre que en el sistema capitalista la relación entre el poder económico privado y el sector público debe mantenerse siempre en forma fluida, discreta y confiable, a fin de asegurar la debida estabilidad de la moneda y de la economía.

    Desde luego, las variaciones que los movimientos socioeconómicos y políticos introducen en los distintos países por lo general obligan a afinar esas relaciones, procurando que no se deterioren ni rompan. Ello explica el interés entre los sectores público y privado por conocer las dificultades que cada sector confronta, a fin de prever o evitar mayores dificultades y, sobre todo, colapsos financieros de sus componentes. Tampoco son infrecuentes las situaciones que se crean o desarrollan y que dan lugar a que los dirigentes de uno u otro sector traten de fortalecerse a fin de imprimirle un sello privatista a las políticas económica y financiera o bien, un marcado énfasis en los intereses del sector público. En esos casos puede decirse que la preponderancia de un sector sobre otro genera desequilibrios que afectan la estructura productiva o distributiva del país, por lo que es conveniente introducir correctivos.

    Como se sabe no todas las crisis económicas o financieras afectan por igual los sectores públicos y privados. Lo peculiar, sin embargo, es que ambos resulten de manera simultánea afectados por crisis de distinto grado. La situación se torna más compleja cuando las causas de las crisis se vienen desarrollando simultáneamente y de manera progresiva, dando la impresión que los factores de crisis dentro de un sector alimentan una crisis similar en componentes del otro sector.

    Así, por ejemplo, en Guatemala, podemos ver cómo a lo largo de 2005 y 2006, importantes instituciones de ambos sectores ­–público y privado– han venido afrontando penosas y complejas situaciones financieras afectando a algunos de sus directivos. El caso de los bancos –Crédito Hipotecario Nacional y Banco del Café S.A.– uno, un banco estatal y el otro, un banco privado revelan situaciones financieras a cuales más complejas y frustrantes para sus clientes y para la ciudadanía en general. El argumento de que el sector privado bancario es más eficiente que el sector público bancario ha sufrido, pues, un duro golpe. Lo mismo acontece con algunas financieras y casas de cambio dentro del sector privado y el IGSS en el sector público. El monto de las pérdidas financieras es extraordinario en ambos sectores. Ya no se trata de US$1 o US$2 millones sino de cifras que, para Guatemala, son astronómicas.

    Tampoco puede atribuirse la situación dual a factores internacionales o a la situación de los mercados de productos primarios o básicos o a que los guatemaltecos en el extranjero dejaron de enviar las ayudas que le hacen llegar a sus familiares en Guatemala. Nada de eso, puesto que la sustracción y mal uso de los recursos financieros se produjo en los sectores público y privado. El origen de los problemas no es, pues, económico ni financiero; las causas parecen encontrarse en otras áreas, lo que obliga a analizar, lo más a fondo posible, las causas y los efectos financieros y morales de lo que aconteció en el área financiera de los sectores público y privado. En este terreno nunca es muy temprano ni muy tarde para hacer inventario de correctivos.    

    F. Villagrán Kramer

    5 enero 2007

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Nuevas candidaturas

    Jorge Palmieri

    Lenta muerte en la catedral

    Rigoberto Juárez-Paz

    Ahora sí

    Anamaría Cofiño K.

    Soberana estupidez

    Acisclo Valladares Molina

    Los enigmas financieros

    F. Villagrán Kramer

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?
    Si
    No

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/