Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 24 de febrero de 2007

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Los grandes y pequeños cambios socio-culturales

    F. Villagrán Kramer

    La aparición de Rigoberta Menchú como candidata, apenas un síntoma de algo mayor.

    Viendo en retrospectiva los cambios socio-culturales y económico políticos que se vienen dando en Guatemala en los últimos treinta y tantos años, llaman la atención los que primero, de manera lenta y después más acelerada, se han venido y se siguen operando entre los sectores indígenas de Guatemala. En buena medida los guatemaltecos nos venimos enterando e imponiendo de ellos debido al interés que la prensa escrita y la televisión por cable generan. Basta revisar las ediciones dominicales de la prensa escrita y reparar en las estaciones de televisión por cable que operan en las cabeceras departamentales y en algunos municipios para percatarnos de los cambios que en el país se registran.

    Si ello es o no producto o resultado del conflicto armado de las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado es asunto que puede debatirse usando la lógica y los buenos modales. Lo importante, sin embargo, es la naturaleza de los cambios y los lugares donde estos ocurren o se manifiestan. Y es en este terreno en el que la prensa escrita y la televisión por cable están jugando un papel al cual más valioso.

    Al efecto traemos a cuenta lo que, por ejemplo, acontece en algunas áreas del país, en las que la población y sus intereses desempeñan un papel importante. La primera, en Izabal, donde la población garífuna o garífona emergió en el escenario nacional, tanto por su color como por sus costumbres, evidenciando su propósito de crecer y reproducirse en el área donde nacen. Ellos no emigran ni comercian en escalas apreciables fuera de su hábitat, y es precisamente en ese entorno donde ellos y el turismo nacional y extranjero conviven. Lo interesante es que no son indígenas ni se consideran ladinos por lo que tienen hábitos y cultura propia y de manera autónoma o cuasi autónoma progresan.

    La segunda son los xincas, que han logrado sobrevivir y siguen sobreviviendo en el sur oriente del país –Santa Rosa– experimentando un constante proceso de transculturación– o de ladinización, si se prefiere, que revela el papel educacional que desempeñan los abuelos en las distintas comunidades al nutrir a los niños y a los jóvenes de ambos sexos no solo en el uso del idioma xinca, sino también en las tradiciones y en la historia recién pasada de las comunidades. Se le debe a Wendy García Ortiz el poner de relieve en su valioso aporte sobre los xincas publicado en Siglo Veintiuno (18-2-07) las formas de sobrevivencia que existen en dichas comunidades y el papel que hoy juegan en la sobrevivencia socio cultural, los abuelos y los dirigentes de las comunidades. A la luz del proceso de cambio cultural que se opera cabe preguntarles si ellos se consideran indígenas o ladinos.

    Otro fenómeno socio cultural propio de inmigrantes es el aprendizaje del idioma materno y del idioma del país al que como inmigrantes se incorporan. Muchos se sorprenden al constatar que niños y niñas indígenas de Guatemala que ahora residen con sus padres o parientes en Estados Unidos no solo aprenden y manejan bien el inglés sino también se empeñan en aprender no el español sino el idioma de su comunidad en Guatemala. Y algunos lo hacen asistiendo a una escuela o Centro Guatemala Maya, como el que describe Laura Wides Muñoz en elPeriódico (del 18-2-07). Lo que sorprende son los progresos que logran en ambos idiomas, de lo que dan fe sus calificaciones en los cursos que siguen en su escuela y en el Centro Maya. En el fondo revela cómo crecer lejos de Guatemala adquiriendo o conservando la cultura de su país de origen: Guatemala.

    Si bien los ejemplos que traemos a cuenta ilustran situaciones particulares, lo cierto es que también en el terreno político se vienen produciendo cambios de gran proyección. El caso de Rigoberta Menchú, al incursionar en el área política e internacional ilustra un nuevo fenómeno que, sin duda, habrá de producir efectos y consecuencias de distinta índole en Guatemala. Muy temprano para decir si seguirá los pasos de Evo Morales o de algún otro dirigente indígena. Lo importante son las barreras que acá y allá cruzan.

    F. Villagrán Kramer

    23 febrero 2007

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Cantos por la paz

    Lizzy Illescas de Gereda *

    Pacto de damas

    Anamaría Cofiño K.

    ¿Fracaso de nuestra diplomacia? (III)

    Acisclo Valladares Molina

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El docente, una variable vinculante de la educación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251712/

    La crisis migratoria

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251711/

    ¿Sed de almas… o de aplausos?

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251710/

    Estamos en manos de las Comisiones de Postulación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251709/

    Un Congreso social y democrático

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251708/

    Cazadores de ambiciones

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251707/

    “Mi Gobierno”

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251660/

    Hablar de Gaza

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251659/

    Comentarios… ¡Ánimo Israel!

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251658/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251657/

    La ofensiva de Brasil contra Israel

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251656/

    Alentador mensaje

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251655/

    El holocausto palestino

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251654/

    El socialismo del siglo XXI en caída libre

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251653/

    Si se quiere se puede

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251626/

    Más impuestos: Falsa salida

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251625/

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/