Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 16 de octubre de 2007

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    El diputado, su dignidad y funciones

    Lizardo A. Sosa L.

    Su importancia se determina por la representación que ejerce.

    El diputado es representante del pueblo y dignatario de la nación (Artículo 161 constitucional). Tal es el honor, la autoridad y el decoro con que la Constitución política inviste al
    diputado que, en el mismo artículo citado, como garantía para el ejercicio de sus funciones, le otorga desde el preciso momento en que es declarado electo, prerrogativas tales como la de inmunidad personal, el derecho de antejuicio y la irresponsabilidad por sus opiniones, por su iniciativa y por la manera de tratar los negocios públicos, se entiende, por supuesto, en el desempeño de su cargo.

    La importancia del diputado se determina principalmente por la representación que ejerce de sus electores, quienes al depositar el voto a su favor le otorgan confianza y le delegan esa representación para hacerla efectiva en el tratamiento de los asuntos de Estado, que está llamado y obligado a atender desde su curul en el Organismo Legislativo, y en cada paso y gestión que realiza en su calidad de diputado.

    En enero de 1986, en la primera reunión del Gabinete del primer Gobierno electo en vigencia de la actual Constitución Política, en el que desempeñé el cargo de Ministro de Economía, el entonces presidente de la República, Vinicio Cerezo, se refirió a la importancia, dignidad y funciones de los señores diputados en cualquier sistema democrático, y al hecho de que su condición de electos implica la representación y el respaldo de miles de ciudadanos que les depositaron su confianza. En esa oportunidad el Presidente instruyó a sus ministros acerca de las deferencias y particular consideración que debían mantener respecto de los señores diputados al decir, palabras más o menos, que: “Cuando sean requeridos o llamados por un diputado, independientemente del partido político a que pertenezca, atiendan de inmediato; dejen de hacer lo que estén haciendo y atiéndanlo”, y recordó que “ustedes ministros son nombrados, ellos son electos directamente por el pueblo”.

    Vienen a colación estos comentarios porque el Congreso de la República es una institución mucho más que simplemente necesaria para la construcción del sistema político democrático; y su desempeño y la posibilidad de que este organismo sea fuerte, respetado, confiable y capaz de cumplir debidamente con sus tareas constitucionales y legales  depende de la prestancia, dignidad y decoro con las que cada uno de los señores representantes ejerza sus funciones, ennoblecidos y a su vez comprometidos por y con la confianza depositada en ellos por los ciudadanos. Depende también de la medida en que los partidos políticos con representación en el Congreso privilegien el interés nacional por encima de los intereses del Partido, en el marco de actuaciones fundadas en la práctica de un debate interno respetuoso, que convence y no simplemente ordena lo que un diputado deba o no hacer y de una permanente actitud propicia al diálogo con las diferentes fuerzas políticas.   Hay que destacar que el soberano es el diputado y no el partido, y que el Diputado, en el desempeño de sus altas funciones, debe hacer prevalecer la satisfacción de su propia conciencia y el respeto al marco constitucional y a los principios que alentaron su incorporación a la actividad política.

    El diputado es, pues, parte vital en el desempeño de una de las instituciones más importantes de nuestro sistema político.   En la medida en que cada uno asuma sus funciones con el compromiso, dignidad y decoro que corresponde, el honorable Congreso ofrecerá su mejor aporte al desarrollo de la nación.

    Lizardo A. Sosa L.

    15 octubre 2007

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Leyes anticorrupción

    elEditorial

    Similitudes y contrastes (y III)

    José Alejandro Arévalo Alburez

    La personalidad autoritaria

    Gustavo Berganza

    ¿Excomunión?

    Acisclo Valladares Molina

    El corazón de tu escudo

    Eduardo Villagrán

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300