Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 21 de noviembre de 2007

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Qué es el IETAAP

    Alejandro Baldizón

    Erradicar todo ahorro y actividad productiva.

    En un país donde la Constitución se respeta cuando no obstaculiza las ambiciones de los políticos y gobernantes, quizá la mejor estrategia para enfocar el IETAAP sea haciendo énfasis en sus consecuencias económicas.

    El IETAAP es abierta y claramente inconstitucional por ser confiscatorio, al igual que lo fue su antecesor, el IEMA. Pero ello a los políticos, a los “expertos” en aspectos fiscales, a los periodistas e incluso al CACIF les ha importado un comino. En Guatemala está demostrado que en aquellos casos en que la Corte de Constitucionalidad ose decretar la ilegalidad de un impuesto, los principios tributarios que establece la Constitución, débiles frente a los abusos que pueda cometer el Congreso, prevalecerán hasta que los Impuestos anulados sean rebautizados con nombres más políticamente correctos que los sustituyan, pero igualmente inconstitucionales.

    Y en este caso, a pesar de que el susodicho elegantemente se apellida “en Apoyo a los Acuerdos de Paz”, los nombres de pila “Extraordinario y Temporal” parecen no tener significado alguno.

    Pareciera que la consigna hubiera sido “sólo un año más vamos a extender la inconstitucionalidad”, pero a ese pacto nadie está atado.

    Superando las aberraciones Keynesianas de desincentivar la inversión productiva por medio de confiscar las ganancias de las empresas para que estas no puedan ser reinvertidas generando más empleo, y redistribuyéndolas hacia burócratas ineficientes o corruptos, el IETAAP va más allá, confiscando el patrimonio de las empresas, tengan estas ganancias o no.

    Antes se castigaba sólo a las empresas que generaban riqueza. Ahora, en el mejor espíritu de la lógica egalitaria, se castiga parejo a cualquiera que emprenda una iniciativa empresarial en el sector formal, gane o pierda. Si el primer caso desincentivaba las inversiones, el segundo está destinado a erradicarlas.

    La otra consecuencia importante de un tributo de esta naturaleza tiene que ver con el impuesto más nocivo que ha creado el Gobierno, aquel que ha empobrecido a los más débiles y que es la verdadera y principal causa de las famosas “desigualdades” sociales que padecen nuestros países: la inflación.

    Nadie niega la necesidad de financiar las responsabilidades elementales del Estado, pero bajo el idealismo ilusorio del paternalismo estatal se han fomentado políticas de gasto público cuya principal consecuencia tangible ha sido la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Para esta “clase social” más débil, el ahorro es una práctica inconcebible. 

    Alejandro Baldizón

    20 noviembre 2007

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    El nardo en la palabra (CLXLVIII)

    Amable Sánchez Torres

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    Antigua: del siglo XVI al XXI

    Eduardo Velásquez

    El altercado

    Jacques Seidner

    El mercado y la verdad neoliberal

    Mario Roberto Morales

    Qué es el IETAAP

    Alejandro Baldizón

    ¿Otra Guatemala?

    Acisclo Valladares Molina

    Joviel Acevedo para ministro

    Horacio Álvarez Marinelli*

    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    Qué es el IETAAP

    Publicado:(2007-11-21)

    /es/20071121/opinion/45892/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/