Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 08 de junio de 2008

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    El sexo no es un problema para Julissa

    Antes de su programa de radio, nadie se habría atrevido a preguntar al aire de sexo oral, punto g, penes pequeños o falta de orgasmos. Julissa Martínez no solo desentrañó el morbo de la sexualidad, sino que le enseñó a la conservadora sociedad guatemalteca a hablar de sexo sin culpas.

    El programa radial de Julissa Martínez acababa de inaugurarse cuando una oyente de 50 años le pidió al aire que no tratara temas de sexo. “No me gusta que hable de eso. Mejor enfóquese en los problemas de los niños”, sugirió.

    Julissa era novata en la emisora, pero tenía varios años de práctica profesional como psicóloga. “Es obvio que tu vida sexual ha sido conflictiva y por eso no te gusta hablar de esto”, le contestó a la oyente.

    El programa fue un éxito desde el principio. Se llamó Platicando con Julissa y era la primera vez que una producción nacional se dedicaba a informar sin tapujos sobre sexo, en un medio masivo. Pese a que se transmitía a las 11:00 de la noche, Julissa Martínez alcanzó muy pronto altos índices de audiencia y, muy rápido también, los radioescuchas se animaron a formular preguntas que no se habían hecho ni a sí mismos.

    La sexóloga lleva ocho años en el aire y mantiene a un séquito de oyentes prendidos de la radio todas las noches. El programa se trasladó hace un año de Radio Sonora a Emisoras Unidas, ahora se llama Íntimamente Julissa y cada emisión es una novedad. La conductora es una sincera y desembarazada psicóloga de 38 años que habla con naturalidad de sexo todo el día, sus explicaciones de maestra tesonuda son palabra mayor y ya no hay nada que consiga ruborizarla.

    ¿Toda la gente tiene conflictos con su sexualidad o hay quienes llevan una vida sexual plena, sin complicaciones?

    - Puedes tener etapas sin complicaciones, pero de repente, por ejemplo, el uso de un anticonceptivo te genera molestias en tu vida sexual, lo cual no quiere decir que tengas un problema de raíz. Es tan normal presentar problemas de cualquier índole en algún momento, incluyéndome a mí, aunque algunos dirán que Julissa ha de ser una diosa de la sexualidad…

    ¿Y no lo eres?
    – Nooo, para nada, ja, ja, ja. Si no estaría en el Olimpo, pero solo estoy en el Partenón.

    Habría que entrevistar a tu esposo para ver qué opina
    – ¡Esas sí ya son “Intimidades de Julissa”! Pero es verdad, hay etapas en las que el deseo sexual baja: tienes algún problema o pasas por una situación emocional difícil. Antes de tener a mis dos hijos, yo tuve abortos espontáneos recurrentes y eso afectó mi vida sexual porque me daba miedo volver a embarazarme. Y cuando conseguí mi embarazo fue de alto riesgo, mantuve reposo absoluto y estuvimos en abstinencia sexual total. Eso nos afectó temporalmente.

    ¿Fue cuando transmitiste el programa desde tu cama?
    - Durante los cinco meses de embarazo. Tenía prohibido levantarme, pero el programa para mí siempre ha sido un estímulo y le propuse al director de la radio (Sonora) que me dejara conducirlo desde mi cama. Inmediatamente me mandó el equipo que sirve para transmitir los partidos de fútbol y desviaron las llamadas de los oyentes a mi teléfono. La audiencia ni se dio cuenta.

    ¿Qué te exigen los oyentes?
    - Constancia, que les resuelva sus dudas.

    ¿Y cuáles son las principales dudas sobre sexo del guatemalteco?
    - Disfunciones sexuales. Una de las más comunes en las mujeres es la anorgasmia, la dispareunia y el vaginismo (penetración dolorosa). Y en los hombres, la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

    Con algunos oyentes te toca ser maestra regañona, ¿no?
    - Y me encanta. Es que a veces me salen con que: “Mire, tuve relaciones y quiero saber si estoy embarazada”. ¡Qué abuso! Ya se comieron el pastel y preguntan si pueden quedar embarazadas. Eso se llama irresponsabilidad. También soy muy radical en llamar las cosas por su nombre. Una mujer me decía el otro día: “la cosita de mi hijo, lo que le dicen palomita”. Entonces le contesté: “Yo no me imagino a un hombre con un ave entre las piernas. Eso se llama pene, amiga, y debes enseñarle a tu hijo a llamarle así”.

    ¿Cómo hablas de sexo con tus dos hijos?
    ­– Pedro Pablo tiene cuatro años y Juan Francisco, tres, y ambos saben por qué nacen los bebés y dónde se forman. Les hablamos las cosas como son y por su nombre. Con Pedro Pablo me pasó algo simpático. El es colochito y tiene el pelo un poco largo. Un día estábamos en el supermercado y una niña lo vio y le dijo a su mamá: “Mirá qué bonita la nena”. Y mi hijo le contestó: “Yo no soy nena. Las nenas tienen vagina y yo tengo pene”. La señora se asombró mucho y me preguntó: “¿Dónde aprendió eso el niño?”.

    ¿Algún oyente te ha dejado cortada con su pregunta?
    – No, no. Es que tienes que ver la sexualidad como algo natural sin impactarte. En algunos casos me sucede que me siento indignada porque nunca falta algún parafílico que manda un mensaje o dice alguna vulgaridad al aire. Me molesta por el irrespeto a la audiencia.

    ¿Hay oyentes que se obsesionan contigo, que te vuelves su fantasía?
    – La obsesión es parte de la parafilia. Pero como psicóloga sé que no pasa de ser una fantasía.

    ¿Qué te consultan de los juguetes sexuales?
    – Que dónde los pueden comprar y para qué sirven. Hay gente que los ve como “huy, qué malo, qué perverso” o que son exclusivos de los homosexuales. Pero fíjate que a los hombres no les gusta hablar de que si se le estimula adecuadamente en el ano alcanzan un orgasmo, porque ahí tienen su punto g, la próstata.

    ¿Qué les dices a las mujeres que se quieren reconstruir el himen?
    – Que no es ético y es una estafa. No me canso de insistir en que la virginidad no está en el himen sino en mantenerte libre de relaciones sexuales de cualquier tipo. De qué sirve que una jovencita de 17 años diga que es virgen si ya ha tenido sexo oral, anal y ya contrajo enfermedades de transmisión sexual. Mi sexualidad es personal y la virginidad no es un premio que debo entregarle a alguien.

    ¿Te casaste virgen?
    - Llegué al matrimonio virgen, pero no por restricciones morales ni religiosas ni porque le tuviera que dar el himen no perforado a mi pareja, sino porque creo mucho en la salud sexual y reproductiva.

    ¿Te hablaron de sexo en tu época escolar?
    - Solo recuerdo que mi mamá me habló de la menstruación y que en sexto primaria un médico llegó al colegio para explicarnos sobre la ovulación y los cambios hormonales.

    ¿Y te reprimieron durante tu adolescencia?
    - No me prohibieron nada. Nunca se me dijo: no vaya a tener relaciones sexuales o mucho cuidado con aquello, aunque tampoco me hablaron con la libertad que yo lo hablo ahora.

    ¿Es cierto que te hablan de sexo en todos lados?
    - Todo el tiempo. Cuando voy a simposios, talleres y actividades sociales siempre se me acercan para hacerme “una preguntita”. Incluso hoy me reconoció un tramitador de Finanzas en la cola y me quería comentar algunas dudas.

    ¿La mayoría de tus pacientes son oyentes de tu programa?
    - Cualquiera pensará que mantengo la clínica llena porque la radio me genera un montón de pacientes, pero no es así. La gente que llama al programa, generalmente no visita la clínica. Muchos de mis pacientes son remitidos por los ginecólogos y pediatras.

    Hablas de sexo en tu consultorio casi todo el día y luego en la radio ¿no te aburre?
    - Al contrario, me enriquece, me exige reciclarme todos los días y estar actualizada. Lo que hoy hablamos en la cabina mañana quizá ya cambió y yo tengo que estar al día.

    Sexo al aire

    Julissa también tuvo un programa televisivo en un canal nacional durante tres años, con el mismo sistema: los televidentes se identificaban con su nombre, edad y lugar de residencia y hacían su pregunta al aire. El segmento se clausuró cuando la sexóloga aceptó la oferta de trabajo en Emisoras Unidas. Aunque le hacen propuestas informales de volver a la televisión aún no hay nada en concreto. Además ella está dedicada al cuidado de sus hijos.

    ¿Cómo conseguiste abrir un espacio para hablar de sexo en una sociedad como esta?
    - Yo ya estaba graduada de psicóloga y de locutora profesional y quería tener un programa que educara. Platiqué con Jimmy Morales (actor y comediante) y surgió la idea de hacer el programa. Redacté el proyecto y lo presenté en Radio Sonora. La gente piensa que el sexo es algo sucio y que jamás puede ser un tema de conversación en una reunión social o a la hora de la cena. Yo quería demostrar que es una necesidad fisiológica, que se da tan natural como caminar, pero es bueno que alguien te explique cómo dar los pasos.

    ¿Te aprobaron el proyecto tal cual lo presentaste?
    - Inmediatamente. Lo presenté el viernes y salimos al aire el lunes. Al director de Radio Sonora, mi amigo Arnulfo Agustín Guzmán, no se le olvida que le dije: “Deme la oportunidad de demostrarle que funciona. Si usted no lo toma alguien más lo hará”.

    ¿Y cómo animaste a los oyentes a que te contaran sus intimidades?
    - Hablar de sexo le provoca ansiedad y angustia a mucha gente debido a sus traumas y conflictos. Pero con Arnulfo encaminamos a la gente. La estrategia fue sacar al aire las primeras preguntas para que los oyentes hicieran las siguientes. Los más atrevidos fueron los primeros en animarse. Poco a poco, la gente ha aprendido de las maravillas y beneficios de la sexualidad sana y responsable.

    ¿Son muchos los que no lo entienden así?
    - Algunos. Anoche un señor me criticó porque yo no le digo a la gente que no practique el sexo anal. Todos en algún momento han tenido curiosidad sobre el sexo anal o lo han practicado al menos una vez. Que no les agrade es otra cosa. Pero lo que yo no puedo hacer es decirte que no lo hagas, eres tú quien decide.

    ¿Cómo hablas de sexo con una persona muy religiosa?
    - La abordas acorde a lo que te pregunta, respetando sus principios. Por ejemplo, la autoestimulación. Cuando llega un religioso a consultarme: “Tengo problemas con mi espiritualidad porque me estoy masturbando”, tengo que darle la explicación científica: cómo la autoestimulación ayuda a las respuestas fisiológicas y a liberar estrés, y que en algunas religiones es considerada una experiencia religiosa. A veces me dicen “¿y entonces qué hago?”. Y lo más que puedes decir es: “O dejas la práctica o cambias de religión, pero no puedo darte una solución”.

    ¿Cómo tomó tu esposo tu faceta de sexóloga?
    - Ha sido un apoyo incondicional, le encanta mi trabajo. Con él nunca hay un “piénsalo” sino “dale para adelante”.

    ¿Y tus padres?
    - Ellos son mis principales oyentes y están encantados con lo que hago. Mi papá siempre quiso tener un hijo que saliera en la televisión o en la radio. Y aunque no me hacen consultas específicas, mi mamá me dice cosas como: “Mirá a qué edad me vine a enterar de que eso existe…”.

    Los oyentes te preguntan de todo: infertilidad, papilomas, problemas de próstata, sexo durante la menstruación, pornografía, anticonceptivos. ¿Cómo te preparas para saber qué responder?
    - Mi hermano es ginecólogo y leo mucho los libros y revistas médicas que le llegan al consultorio. Asisto a congresos de ginecología y todo lo que tenga que ver con sexualidad y todas las semanas tengo en el programa a un especialista que me ayuda a resolver las dudas.

    ¿Todavía hay gente que critica lo que haces?
    -Mira, Óscar Wilde le contestó a alguien que le criticó su obra, El retrato de Doriam Grey: “Señor, leí su crítica, la tengo en mis manos y estoy en la habitación más pequeña de mi casa, en un momento íntimo, y la voy a utilizar en mi parte de atrás. A mí se me quedó la frase, claro que no le digo eso a las personas...

    Ja, ja, imagínate: “señor, voy a usar su mensaje de texto en mi parte de atrás”.
    - Ja, ja. No, no, pero imagínate si Óscar Wilde hubiera dejado de escribir. Si yo recibo una crítica constructiva la coloco en el baúl de las sugerencias y si la necesito, la tomo. Si es negativa ni le pongo atención.

    Paola Hurtado

    7 junio 2008

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Reflexiones sobre el sentido común

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251537/

    El TSE altera el escenario preelectoral

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251536/

    Distorsión de la participación ciudadana

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251535/

    Parteras en Guatemala, entre el don y la técnica

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251544/

    Últimos días en Bolivia: La Paz y Copacabana

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251534/

    Gourmet: Sliders de cerdo con mayonesa de wasabi

    Publicado:(2014-07-27)

    /es/20140727/domingo/251545/

    Clemente Marroquín Rojas y la polémica

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251148/

    Perpetradores

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251147/

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/