Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 20 de julio de 2008

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    Sexo en el colegio

    Carlos recuerda bien el día que aprendió de sexo. Tenía 11 años, cuando frente al televisor escuchó gritar a su abuelo: “Ese jugador le hace el amor al árbitro” ¿qué significa hacer el amor?, preguntó. Y el abuelo le dio un par de detalles que le dejaron más preguntas que respuestas. Hablar de sexo no es tan fácil. Padres y maestros se lanzan el balón para ver quién tendrá la importante misión.

    “Yo nunca he tenido sexo, porque no tengo con quién”, dice un muchacho moreno de pelo espinado, “bueno... la verdad sí tengo”, rectifica detrás de un coro que menciona por lo bajo un nombre de mujer, “pero lo que pasa es que me da vergüenza comprar los condones, y para embarazarla tampoco pues”. El chico tímido tiene 15 años y cursa tercero básico en el instituto Carlos Martínez Durán. Lo que sabe de sexo lo aprendió de sus amigos, “los que tienen experiencia”. Hablar con los padres, imposible. Los maestros a veces ayudan, pero no siempre hay confianza. Muchos jóvenes se enfrentan al sexo con menos información de la que tienen sobre física nuclear. Entrar en el mundo del sexo es un juego, los riesgos y las prohibiciones lo hacen más interesante.

    En septiembre pasado, un estudio de Aprofam y la Universidad de Georgetown reveló una conclusión interesante: todos, padres y maestros, están de acuerdo en que es urgente y necesario hablar de sexo con los niños. Pero nadie quiso hacerse cargo de la tarea. “Los padres decían que eso era deber de los maestros, y los maestros que eso es trabajo de los padres. Al final, nadie asumía esa responsabilidad. Pero creo que el simple hecho de que se reconozca que hay que hacerlo ya es un avance”, dice Dalila de la Cruz, jefa de educación sexual de Aprofam.

    “No entiendo cuál es la gana de estarnos diciendo que no cojamos, cuando todo el mundo coge. Mi mamá se pone histérica porque sabe que tengo novia y que tenemos relaciones. Yo creo que en lugar de ponerse a alegar y a dramatizar, deberían enseñarles a sus hijos a usar condones. De todos modos van a coger, mejor que sea con seguridad”, el que habla es Javier, tiene 17 años y se jacta de ser el más experimentado de su clase. El número de mujeres con las que ha estado prefiere reservárselo, pero asegura, “son muchas”.

    “¿Hablar de sexo con mi mamá? No, nunca”, responde una chica robusta de cabello excesivamente planchado, “si lo intento se enoja, piensa que ya no soy virgen y me regaña”. Las diez compañeras del Colegio Europeo que están a su lado concuerdan con ella. “Me da vergüenza”, “qué clavo con mi mamá, y con mi papá ¡peor!”. Las chicas están sentadas en el jardín de Aprofam y llevan puestos “embarazos virtuales”, unos chalecos rellenos de arena y agua que simulan una panza de siete meses. Se dejan caer en unos sillones inflables que se hunden con el peso, y se sorprenden al ver que ninguna es capaz de cerrar las piernas con el vientre tan abultado. “Yo aprendí de sexo con una enciclopedia”, comenta una menuda rubia de ojos claros, “mi papá vendía Océano y tenía un libro, lo leí todo”, dice entre risas. Una de ellas intenta levantarse y el peso la bota de regreso, quiere ir al baño, la faja con bolas de acero que le presiona la vejiga está surtiendo efecto. Tendrán el chaleco durante 24 horas, deberán dormir con él y salir a la calle. Al día siguiente, lo cambiarán por un bebé electrónico que llora si no se le alimenta y que exige atención constantemente. Dos de los programas que realiza Aprofam para intentar que las jóvenes no ingresen en la estadística de adolescentes embarazadas. Pero aparte de conocer las consecuencias de una relación sexual sin protección, ellas no saben más. “¿Me va a doler la primera vez?”, se cuestionan.

    Si no son los padres, entonces ¿con quién hablan? La mayoría contesta que con los amigos. Los dos o tres “experimentados” de la clase suelen hacerlas de mentores y contar todo con detalle a los demás. “Yo le pregunto a mi maestra, ella es grande y debe saber”, dice Karen García, que cursa tercero básico en el colegio Monte María. “Yo le pregunto a mis amigas y si no saben le pido a Karen que le pregunte a la maestra, porque yo no me animo”, agrega Karla Asturias, su compañera de clase.

    Krasnaya Orellana, profesora de educación básica, cuenta que son escasos los jóvenes que se acercan a preguntarle, “lo hacen de manera personal y son muy pocos”.

    Varios de los jóvenes consultados señalan a Silvia Olmedo como su gurú del sexo. Olmedo es una psicóloga española que tiene un programa en el canal de videos musicales Telehit. Ella contesta las preguntas de los adolescentes, habla de las primeras relaciones, del sexo oral, de homosexualidad o de posiciones sexuales, ayudada por muñecos de plástico. “Mi novio quiere que me acueste con él, tengo 15 años y no estoy segura. Me da miedo que si no lo hago me va a dejar”, dice el e-mail que una niña envió a Olmedo. La psicóloga contesta rotunda: “Déjalo tú primero. Nunca tengas relaciones si no estás segura”.

    UNICEF Guatemala da cuenta que el 52 por ciento de las chicas, entre 15 y 19 años, son sexualmente activas. En los hombres el porcentaje es más elevado: 89 por ciento ya tuvieron relaciones sexuales a esa edad.

    De los 37 jóvenes, entre 14 y 16 años, encuestados en el instituto Martínez Durán, solo 6 admitieron haber tenido relaciones sexuales. Sus respuestas fueron frases como “no es bueno si no estás casado”, “no, por mi religión”, “cuando cumpla 18 lo haré” o “me da miedo que los hombres me lastimen”. Los que afirmaron no ser vírgenes tienen también temores: quedar embrazada o contagiarse alguna enfermedad.

    “Yo diría que ahora a los 15 ya un alto porcentaje de la población es sexualmente activo”, cuenta De la Cruz, al mismo tiempo que recuerda el caso de una escuela de la zona 6, donde niños de sexto primaria utilizaban un salón vacío para tener relaciones sexuales.

    Preguntas incómodas

    María a los 13 años le preguntó a su madre: “¿Qué es sexo?”, y la mamá, con voz temblorosa le contestó: “sexo femenino y sexo masculino, tú eres del sexo femenino y tu hermanito del masculino ¿está claro?”. Carlos le cuestionó a su abuelo, frente a la propaganda de un preservativo, ¿qué es Escudo? “Es un producto fabricado en Alemania que garantiza tu salud reproductiva”, recibió por respuesta y partió con cara de signo de interrogación, pero satisfecho.

    Los padres a veces se las ingenian para eludir ese momento que a muchos les parece incómodo. La mayoría no cuestiona a sus hijos sobre si tienen o no relaciones sexuales, ni les enseñan a ponerse un condón o a tomar la píldora.

    “Yo he querido hablarle y él me dice que no me meta en su vida”, comenta consternado José, padre de un adolescente de 17 años al que ya alguna vez encontró con las “manos en la masa”. “Lo único que puedo hacer es dejarle condones por ahí para que los encuentre”. Los deja en el baño, en el estudio o hasta en la cocina, cualquier sitio donde el chico los vea y los guarde. El padre no puede dárselos cara a cara, pero se asegura de que los tenga.

    La psicóloga Sarita Pereira, afirma que la educación sexual debe darse desde que el niño está en edad preescolar, para que cuando sea adolescente tenga ya toda la información necesaria. “Lo mejor es que los dos padres hablen juntos con sus hijos. Terminar con esa idea de que la madre tiene que hablar con la niña y el padre con el varón”. ¿La mejor edad para hablarles? “Cuando pregunten”, asegura Pereira, “hay que contestarles con la mayor naturalidad y sin tanto protocolo”.
    La última encuesta de INE sobre Salud Materno-Infantil, muestra que un 48 por ciento de la población utiliza algún médoto de anticoncepción.

    Entre amigas

    Karen, Karla y Lorena, tres estudiantes del colegio Monte María, hablan del tema, tienen 15 años y no creen que sea correcto tener relaciones sexuales a esa edad. ¿Hay que estar casado para tener sexo? Las reacciones de las tres son distintas. Lorena responde primero: “Sí, hay que ser virgen cuando uno se casa”, y Karen sale a rebatir:

    -“¿Y si no te casas?”

    -“¿Cómo no me voy a casar?, yo si me voy a casar”

    -“Yo no” - dice segura Karen

    -“¿Vas a ser monja?”

    -“No, pero no tengo que ser monja para no casarme. Yo creo que cuando uno es maduro y se quiere con alguien, no hace falta estar casados. Que hueva casarse”.

    Karen es la única de las tres que conversa del tema con sus padres. “A veces estamos viendo tele y sale alguna imagen de parejas, entonces nos explican y preguntamos lo que queremos”, dice, mientras Lorena la mira estupefacta, “cuando hay una escena de sexo mi instinto es cambiar de canal”, confiesa.

    Las tres niñas supieron el mismo día cómo llegan los bebés al vientre de la madre. Fue una mañana de clases, en segundo primaria, cuando una de sus amigas llegó con una noticia: había encontrado a sus padres desnudos, en la cama y alborotados. Se dedicó a contarlo con escalofriantes detalles. Nadie en el colegio le creía. “Todos se burlaban de ella”, recuerdan, hasta que se atrevieron a preguntar si el cuento de la compañerita no era tan descabellado y “quedamos en shock”, cuenta Karen.

    Si bien el hermetismo en relación al tema sigue casi igual que cuando los padres de los adolescentes de hoy empezaban a involucrarse en la vida sexual, ahora hay muchas formas más de enterarse. Basta poner una frase en internet para tener un millón de respuestas en segundos. Pero la información de persona a persona es aún difícil. “Yo lo entiendo”, dice De la Cruz, “por la educación que hemos tenido es complicado tratar el tema. Hay vergüenza de hablar”, la educadora resalta, además, la poca participación de los papás: en dos actividades que Aprofam ha convocado, solo dos padres asistieron, los demás optaron por enviar a la esposa.

    Javier vuelve a la carga, “mi papá nunca me habló de sexo. Ahora ya no me hace falta, al final uno aprende más con la práctica. Mi mamá solo se preocupa. Pero yo siempre he sido sincero con ellos, y les digo que me gusta el sexo y que no pienso dejar de practicarlo aunque les de un ataque”.

    Marta Sandoval - msandoval@elperiodico.com.gt

    20 julio 2008

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/

    Obama ante su espejo: Guatemala

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249633/

    “El vikingo”... nuestro asesino (parte II)

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249631/

    El costo del desarrollo social

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249632/

    La peligrosa ruta clandestina de los menores que migran solos a EE. UU.

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249629/

    Gourmet: Pollo en salsa de champiñones

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249628/

    Ley contra Femicidio: Entre la protección tutelar y la tergiversación

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249278/

    La democracia republicana

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249277/

    El territorio nacional minado de conflictos sociales

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249276/