Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 07 de septiembre de 2008

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    La tímida, pequeña, pero letal araña violín

    Dentro de la casa o en el jardín es probable que tenga por allí alguna araña violín, una Loxosceles reclusa. Es pequeña y se mueve a gran velocidad y aunque es tímida y escurridiza, si alguna vez se siente amenazada inyecta a su adversario un veneno letal. Incluso para el ser humano.

    Leonel Irungaray, de 28 años, tiene una cicatriz en su antebrazo izquierdo. Aunque grande, se pierde entre un tatuaje que revela a qué le teme: a las arañas.

    Hace diez años sintió un pinchón como de alfiler en esa área, no le dio importancia en el momento porque creyó que se trataba de un astilla en la manga de la prenda que se ponía.

    Desde hacía una semana realizaba trabajos de remodelación en su casa, todo estaba entre cajas, cuadros, adornos y todo lo habían movido de su lugar. Ese día pintó las paredes y al final de la jornada decidió ducharse. “Casi nunca uso bata al salir del baño, pero había frío, era noviembre, y al ponérmela sentí el piquetito”.

    Al poco tiempo, minutos tal vez, el pequeño piquete empezó a dar molestias a Irungaray y, siendo alérgico a los zancudos pensó que se trataba de eso. Su madre lo intentó al principio con remedios caseros como beber jugo de limón y administrarle antihistamínicos. Al día siguiente la inflamación apenas cedió y la herida empezó a manifestar cambios, apareció una ampolla que al principio era un punto hasta alcanzar el diámetro de su huella digital.

    Al tercer día la ampolla ya no estaba, en su lugar había quedado una porción de piel absolutamente negra del tamaño de una monedad de un quetzal. Le dolía al rozar o presionar el área afectada. Un pariente que es médico le recetó antibiótico, pero además le ordenó acudir al infectólogo. Así lo hizo, cuando el especialista revisó la herida advirtió que esa porción de piel estaba necrosada, muerta, y que debía removerla de inmediato con una cirugía menor. “Y por fin supimos qué me ocurría, me había mordido una araña violinista (Loxosceles reclusa)”. Es un pequeño bicho que apenas tiene el diámetro de una moneda de diez centavos.

    Al quinto día al muchacho le practicaron una segunda cirugía con anestesia general para remover una porción de músculo afectado. Por más de un mes permaneció con el brazo hacia arriba e inmovilizado. Era el único tratamiento entonces, hace diez años, porque no había antídoto para combatir el veneno de la araña violinista.

    Actualmente ya existe el contraveneno, aunque no se encuentra disponible en centros hospitalarios porque son muy exiguos los casos que se presentan. Uno de esos pocos casos se presentó la semana pasada en el hospital San Juan de Dios, el de un niño de siete años. Afortunadamente un médico contaba con una dosis particular para tratarlo. El precio del tratamiento varía según el laboratorio que lo prepare (el más cercano se encuentra en México) y oscila entre los US$150 y los US$250. Requiere al menos cinco frascos.

    La araña violín es un bicho tímido, escurridizo, puede que nunca moleste, pero si se siente amenazado se defiende con su veneno letal. Expertos en exterminio de plagas aseguran que se encuentran casi en todas partes.

    La tímida violinista

    Su nombre común –araña violín o violinista– se debe a un dibujo en el cefalotórax de este arácnido, parece un violín. “También le dicen rinconera, araña parda o de clóset”, asegura Nils Santos, especialista en picaduras y mordeduras de animales ponzoñosos, de Redtox, Guatemala. Redtox es una red mundial dedicada a informar acerca del control y tratamiento de las intoxicaciones por animales venenosos.

    La violinista es una araña de hábitos nocturnos, bastante tímida, la describe Santos. Sus lugares favoritos son aquellos donde difícilmente la molestarán en mucho tiempo; detrás de cuadros, cabeceras o sofás, esquinas en lo alto de las paredes, o sitios abandonados como el cuartito de las cosas viejas. En rincones del clóset, puede ser. Reconocerla por el dibujo del violín o por sus tres pares de ojos (la mayoría tiene cuatro pares) no es posible a simple vista por su tamaño tan pequeño y porque es veloz. Pero la seda que teje la delata, no es simétrica (redonda) sino amorfa y enredada.

    “La Loxosceles posee dos como colmillos (quelíceros) con los que inocula el veneno a sus víctimas”, explica Enio Cano, biólogo investigador del laboratorio de entomología sistemática de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG). El tipo de veneno que inyecta es hemotóxico, afecta el sistema sanguíneo por lo que puede provocar daños en riñones, corazón e hígado.

    A Irungaray, el muchacho mordido hace diez años, lo enteraron del desenlace si no removía la porción de músculo afectado. Las consecuencias son terribles, según se observa en una presentación que tiene en su computadora Edwin Castellanos, jefe de cunas en Pediatría del Hospital San Juan de Dios. Las imágenes son parte de su clase de manejo de urgencias, a estudiantes de medicina.

    “Este caso es de hace dos años –muestra la fotografía del muslo de una mujer, la piel está enrojecida, en camino a ponerse negra– mire como avanza en tamaño la herida”, dice. Las siguientes imágenes fueron cada vez más crudas, descarnadas. La llaga abarcó casi todo el muslo. “Fue atendida en un sanatorio privado, me consultaron sobre este caso, pero ya era demasiado tarde, el veneno había avanzado demasiado. Ella murió”, lamenta.

    El mayor grado de toxicidad se manifiesta cuando acierta con sus colmillos en algún conducto capilar que lleve el veneno por la sangre. Si la herida es superficial, en la piel, el daño es menor. Las reacciones también dependen de cada organismo.

    Muchos se preguntan por qué un pediatra se especializó en este tipo de accidentes con animales ponzoñosos. “Es un interés particular, desde pequeño me han atraído los reptiles y los insectos”, responde Castellanos. Su particular interés le salvó la vida al niño atendido hace una semana en el Hospital San Juan de Dios. Él fue quien tenía la dosis a la mano. “Se obtienen mejores resultados si el paciente tiene el tratamiento adecuado en las primeras 24 horas”. Al niño no hubo necesidad de quitarle piel.

    En 2007 Castellanos atendió siete de estos casos. A Santos, de Redtox, lo consultan dos veces al mes por mordedura de la araña violín. Todos son datos aislados de cuántas personas son mordidas por este bicho. “La mayoría no reciben atención médica ni el diagnóstico preciso”, asegura el pediatra. En el caso de la mujer que murió, confundieron la herida con un hongo.

    En todas partes

    Están en casi todas partes. En residencias, mercados, fábricas y oficinas. Alfredo Conde las ha visto en todas las zonas de la ciudad. Él es director técnico de la empresa Servicios Agrícolas Profesionales (Sagrip) dedicada al manejo y control de plagas. Hace algún tiempo fue contratado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para fumigar habitaciones donde guardan sus archivos. “Este tipo de ambientes, oscuros y sin mucho movimiento, son los favoritos de esta araña”, sabe.

    En cada uno de los lugares donde las encuentra, capturan varias para que las identifiquen entomólogos de la UVG. “Es decir, encuentro araña violinista en todas partes”.

    Otra de las temidas arañas que con alguna frecuencia encuentra es la viuda negra (Latrodectus mactans), conocida también como capulina o casampulga. Comunes en los alrededores de la Universidad de San Carlos y en la zona 17, en la colonia Lourdes. “Cada cajita de los cables de teléfono que revisamos en esa colonia encontramos una”, asegura.

    Hay muy poca información acerca de estos bichos y los manipulan sin ninguna precaución. “Estaba en primaria cuando me asignaron de tarea una colección de insecto. En mi casa atrapé una araña, me gustó porque era negra con un dibujito rojo, como un reloj de arena en su vientre”. Santos se enteró a los años que se trataba de una viuda negra cuyo veneno es letal. “Inocula un veneno neurotóxico que afecta el sistema nervioso: provoca calambres abdominales, convulsiones, sudoración extrema y molestias en los genitales”.

    Conde, el experto en control de plagas, recomienda, más que fumigar, la limpieza constante en esos recovecos donde se instalan. Siempre huyen al mover con frecuencia sofás, cuadros u otros muebles
    Irungaray, el joven mordido hace diez años, tiene otras recomendaciones. “Reviso mis zapatos antes de ponérmelos, lo mismo la ropa, siempre la sacudo. Y mi cama, aunque esté hecha siempre levanto las chamarras antes de acostarme”.

    Mirja Valdés

    7 septiembre 2008

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/

    Obama ante su espejo: Guatemala

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249633/

    “El vikingo”... nuestro asesino (parte II)

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249631/

    El costo del desarrollo social

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249632/

    La peligrosa ruta clandestina de los menores que migran solos a EE. UU.

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249629/

    Gourmet: Pollo en salsa de champiñones

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249628/

    Ley contra Femicidio: Entre la protección tutelar y la tergiversación

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249278/

    La democracia republicana

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249277/

    El territorio nacional minado de conflictos sociales

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249276/