Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 24 de noviembre de 2008

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Escapar del sofisma

    Edgar Gutiérrez

    A propósito de un estudio de Impunity Watch.

    Acá ocurren cosas bárbaras. Hasta hace dos décadas, de manera extremadamente cruel mataron y sacrificaron por montones y por gusto. Pisotearon la dignidad humana al derecho y al revés.
    Eso sigue ocurriendo contra mujeres y niños secuestrados a diario; gente que sufre extorsiones o es asesinada a sangre fría por robarles el celular. Entre aquel pasado y este presente, se mudaron las razones (fueron políticas, ahora es el lucro), pero la atrocidad no cambia ni la impunidad que la estimula. La barbarie atravesó la guerra fría y lo anega todo.

    Cuando un país queda fracturado por un conflicto social inmenso, la memoria suele convertirse en materia política canjeable: olvido a cambio de futuro, ver hacia delante pues la vida no debe conducirse a través del retrovisor. ¿Se puede prohibir el recuerdo? Los antiguos romanos creían que esa era una sanción más grave que la pena de muerte. Y como se ve, ambas ineficaces. Está por publicarse un estudio de Impunity Watch (IW), Reconociendo el pasado: desafíos para combatir la impunidad en Guatemala, el cual demuestra que un mal trato del pasado se transforma en una horrible pesadilla del presente, que sabotea la paz y la instauración del Estado de derecho.

    La legislación internacional establece varios principios para un buen tratamiento de pasados atroces como el nuestro: verdad, justicia, reparaciones y medidas de no repetición. En nuestro caso, la investigación de IW indica que se han emprendido iniciativas notables algunas en cada uno de esos campos, pero ninguna concluye ni ata con fuerza la tragedia con el compromiso de construir un mejor presente por parte de quienes integramos la sociedad.

    Son demasiados los hilos sueltos –o cortados– de un pasado que no concluye y nos sigue atormentando con sus demonios iracundos. Es claro que un Estado debe abrigar todos los campos que conducen a la reconciliación, aunque su ruina sea justamente causa de la no reconciliación. Pero más inmediato aún: las elites están obligadas a asumir el compromiso de construir códigos e instituciones de civilización. Este es el dilema: civilización o barbarie.
    Igualdad o no ante la ley; respeto o no a la condición humana. Cometiendo actos bárbaros (porque los sufrimos) no se defiende la civilización, pero sí se legitima y perpetúa la barbarie, mientras nos envilecemos. Escapar de ese sofisma es el verdadero desafío y, la única manera de cambiar el presente y aprender a acomodar el pasado. 

    Edgar Gutiérrez

    23 noviembre 2008

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Las necesidades en los clientes

    Juan Carlos Florido Arroyave

    Ganaron ¿los buenos?

    Juan Luis Font

    ¡Dos a cero…!

    Acisclo Valladares Molina

    Escapar del sofisma

    Edgar Gutiérrez

    Peras al olmo

    Mario Fuentes Destarac

    ¿Qué causa el silencio?

    Irmalicia Velásquez Nimatuj

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/