Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 04 de mayo de 2009

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Ley de juventud: ¿un cambio de estación, un cambio de era?

    Marcela Gereda

    ¿En qué mundo quieren que vivan sus hijos
    y los hijos de los demás?

    Me sucede cuando comienza la lluvia a acariciar este trópico joven y asaltado. Se me cuela el olor embriagante a tierra mojada que todo lo habita, un milagro ocurre entonces: las lluvias con su llamado al silencio y a la soledad, llaman también a la esperanza.

    No hay en nuestra estrecha vida pública muchas expresiones artísticas en las aceras. No veo explosiones de vida cívica-callejera como sucede en otras alegres ciudades latinoamericanas, eso que nos ayuda como seres humanos a sentir de una manera distinta la vida, a proyectarnos hacia el futuro. Como dice Luis Aceituno, esta ciudad es el anhelo de todo lo que no somos, pareciera que lo que une está en la apatía, o peor, el resentimiento.

    A veces me da nostalgia no haber nacido entre la alegría de los brasileños, entre el culto a los libros de los franceses, me pregunto por qué no me tocó vivir la intensidad del exilio latinoamericano en el París de los setenta. A veces me da por soñar con la vida frente al mar en Barcelona. O entre el orden de Nueva Zelanda, ¡para que no se piense que todos mis anhelos son lúdicos o librescos!

    Pero nací en este lugar complejo, especial, donde pareciera que una máquina perversa no detiene su movimiento hacia el horror y la violencia: ¿seremos capaces de detenerla?

    No, no somos como la gente de otros lugares, pero en cambio, aquí tenemos algo que puede hacernos únicos, acaso irrepetibles: este es un país donde la mayor parte de su gente es joven.
    Aquí podemos alimentar la ilusión y la esperanza de un futuro que está por construirse.

    Hace unos días, la Comisión Extraordinaria de la Juventud del Congreso de la República invitó a algunos de nosotros a llevar la voz de los jóvenes ante los diputados para solicitar el apoyo de la ley de juventud. El diputado Alejos expresó ante el diputado De León su voluntad y compromiso para que esta ley de se cumpla.

    En esta ocasión el salón estaba habitado también por organizaciones de jóvenes; jóvenes de distintos estamentos públicos.

    Más allá de la aprobación de la ley de juventud, pienso que debemos exigir su cumplimiento, para proteger y velar por la juventud. Esta ley podría contribuir a que el crimen deje de ser nuestro pan de cada día, que los cadáveres dejen de poblar nuestras grises calles, que los jóvenes no se vayan “pa’l norte”. Es una oportunidad de desaprender el lenguaje de la violencia y retomar el lenguaje y la acción de la esperanza, de cambiar el orden de las cosas, y el compromiso para hacerlo.

    La ley debe ayudar a que los jóvenes encuentren su lugar en el mundo, desarrollando su derecho a tener derechos, creando las condiciones para su desarrollo. Pero sin la participación de los jóvenes, esto no será posible. Debe haber también dispositivos de valoración pública mediante los cuales se pueda evaluar el funcionamiento y cumplimiento de la ley. Por valoración pública no me refiero sólo a las instituciones del Estado y los partidos políticos, sino también a las organizaciones y movimientos sociales de los jóvenes.

    Señores diputados, reitero mi pregunta: ¿en qué mundo quieren que vivan sus hijos, y también los hijos de los demás? Les solicitamos con esperanza sí, pero con actitud vigilante, que no sólo apoyen estas iniciativas sino que las mejoren. El futuro de Guatemala es de los jóvenes, consigamos con esta ley, que los jóvenes del presente dejemos de ser vistos como parte del problema y reconocidos y convocados como parte de la solución.

    Cuando la lluvia empieza a acariciar este trópico joven y asaltado con sus promesas de regeneración de la vida, pienso que una ley de juventud incluyente y desarrollada de manera participativa, puede contribuir a crear un futuro diferente para los jóvenes: uno en el que no debamos escoger irnos o morir antes que nuestros padres, en esta dura y violenta tierra, sino que nos permita vivir y participar en la construcción de un mundo bueno y menos áspero.

    Con estas lluvias y el esperado cambio de estación, pienso que también pueden llegar otros cambios, los que la mayor parte de nosotros deseamos y exigimos.

    Marcela Gereda

    3 mayo 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    ¿Sólo para abogados?

    Dina Fernández

    ¿Estado ateo?

    Acisclo Valladares Molina

    ¿Deuda o ahorro?

    Hugo Maúl

    La Policía y los estudiantes

    Irmalicia Velásquez Nimatuj

    Apoyo a la CC

    elEditorial

    Calidad de los jueces

    Mario Fuentes Destarac

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/