Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 27 de junio de 2009

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    LA COLUMNA

    Anécdotas

    María Elena Schlesinger / Ayer mes@itelgua.com

    Con el correr de los días, Guatemala comenzó a conocer las pequeñas grandes historias de las víctimas del trágico accidente aéreo ocurrido en Petén en 1951. 

    Con el correr de los días, Guatemala comenzó a conocer las pequeñas grandes historias de las víctimas del trágico accidente aéreo ocurrido en Petén en 1951.

    La historia de Francisco Arrué es conmovedora. Era violinista profesional egresado del Conservatorio Nacional y alumno destacado del famoso maestro violinista guatemalteco, Andrés Archila. Arrué murió a los 24 años de edad, 3 días después del nacimiento de su primer hijo.

    Otro de los fallecidos, Roberto Aparicio, era técnico de radio y para entonces vivía en casa de su mamá. La noche al accidente, su anciana madre, acongojada por un fatídico presentimiento, esperó la llegada de su hijo levantada y rezando. A las cinco de la mañana, tocaron a la puerta de la casa: la tragedia se había consumado.

    Rafael Centeno era trombonista profesional fue parte de la llamada fanfarria de la Banda Marcial y de la Orquesta de la Guardia Civil. Según nos relata Antonio Almorza, uno de los dos sobrevivientes en su obra Historia de la radiodifusión guatemalteca, la madre de Centeno nunca creyó que el cadáver que le habían entregado fuera el de su hijo. El día de los funerales recorrió la ciudad visitando las casas de las demás víctimas, buscando dentro de los ataúdes un cadáver que se pareciera al de su hijo Rafael. “Yo tengo la impresión”, repitió toda su vida desconsolada, “que mi hijo no era el que me llevaron, sino uno que vi en una casa de por el barrio El Tuerto”. La verdad sea dicha, muchos de los cadáveres quedaron totalmente destrozados y la tarea de reconocimiento fue realmente difícil.

    Juan de León Cifuentes, músico, nunca conoció a su pequeña hija, quien nació dos meses después de su muerte. Por su parte, la madre de Manuel Victoriano Echeverría, radiotécnico de la TGW, también presintió el desenlace fatídico de su hijo. Como a las seis y media de la tarde del sábado del accidente, iba caminando por la 20 calle cuando sintió como una puñalada por dentro. Sin saber lo que pasaba, llegó a su casa llorando, en donde le dijeron que su hijo se había ido a Petén con el contingente de artistas. Lloró desconsolada el resto de la noche pensando lo peor. A las cinco y media de la mañana del domingo, empleados de la TGW llegaron a su casa a darle la noticia del percance quedando momentáneamente ciega.

    Un amable lector de mi columna, Fernando Mendoza, comparte con nosotros la siguiente anécdota. El día de aquel fatídico accidente, su mamá trabajaba en el aeropuerto y tuvo la oportunidad de conversar con el piloto de la nave accidentada, Enrique Pérez Guisasola. Pérez le comentó, que el viaje que estaba por realizar sería el último, ya que su esposa no quería que siguiera volando temerosa de alguna tragedia. Aquel sería, en definitiva, el último vuelo para el piloto Pérez Guisasola.

    María Elena Schlesinger / Ayer mes@itelgua.com

    26 junio 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Los implacables derechos de autor

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/lacolumna/251423/

    Gt (25)

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/lacolumna/251361/

    C41, dos años después

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/lacolumna/251288/

    Literatura perdurable o fugaz

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/lacolumna/251225/

    Callejón del Fino

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/lacolumna/251100/

    CREA versus AEI

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/lacolumna/251054/

    On Kawara

    Publicado:(2014-07-16)

    /es/20140716/lacolumna/250909/

    “El Relox”

    Publicado:(2014-07-15)

    /es/20140715/lacolumna/250814/

    Las calles

    Publicado:(2014-07-12)

    /es/20140712/lacolumna/250687/

    Reingeniería artística

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/lacolumna/250630/

    Walterhugo (2)

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/lacolumna/250629/

    Historias de abandono

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/lacolumna/250490/

    El caso Harry Quebert

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/lacolumna/250425/

    Nuestra primera jugada

    Publicado:(2014-07-05)

    /es/20140705/lacolumna/250300/

    Aplausos a la música pop

    Publicado:(2014-07-04)

    /es/20140704/lacolumna/250245/

    Gt (22)

    Publicado:(2014-07-03)

    /es/20140703/lacolumna/250203/

    “El testigo”

    Publicado:(2014-07-01)

    /es/20140701/lacolumna/250080/

    Enemigos de la comunicación

    Publicado:(2014-06-30)

    /es/20140630/lacolumna/250051/

    Alucinados

    Publicado:(2014-06-28)

    /es/20140628/lacolumna/249979/

    Vengadora (2)

    Publicado:(2014-06-27)

    /es/20140627/lacolumna/249960/

    La radio y TV deben pagar

    Publicado:(2014-06-27)

    /es/20140627/lacolumna/249932/

    Gt (21)

    Publicado:(2014-06-26)

    /es/20140626/lacolumna/249882/

    La Valiente

    Publicado:(2014-06-25)

    /es/20140625/lacolumna/249806/

    Aullidos

    Publicado:(2014-06-25)

    /es/20140625/lacolumna/249791/

    Causas

    Publicado:(2014-06-24)

    /es/20140624/lacolumna/249721/

    “El amante de Janis Joplin”

    Publicado:(2014-06-24)

    /es/20140624/lacolumna/249720/

    Los Fusiles de Octubre

    Publicado:(2014-06-23)

    /es/20140623/lacolumna/249673/

    Artes culinarias

    Publicado:(2014-06-21)

    /es/20140621/lacolumna/249611/

    El Corpus

    Publicado:(2014-06-21)

    /es/20140621/lacolumna/249593/

    Ni jazz, ni rock, ni pop

    Publicado:(2014-06-20)

    /es/20140620/lacolumna/249532/

    Negocios lesivos

    Publicado:(2014-06-20)

    /es/20140620/lacolumna/249528/

    Gt (20)

    Publicado:(2014-06-19)

    /es/20140619/lacolumna/249466/

    Colección Poyón

    Publicado:(2014-06-18)

    /es/20140618/lacolumna/249412/

    La dignidad de las flores

    Publicado:(2014-06-18)

    /es/20140618/lacolumna/249411/