Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 01 de julio de 2009

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La reforma liberal de 1871

    Eduardo Velásquez

    Les “corrieron la tierra” otra vez. 

    Ayer se conmemoró otro aniversario de la gesta revolucionaria del 30 de junio de 1871; que llevó al poder a los “liberales” de Guatemala, encabezados por Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios Auyón. El relevo de los conservadores, que después del fallecimiento del Presidente Vitalicio General, José Rafael Carrera Turcios, fueron liderados por el Mariscal Vicente Cerna, era necesario para el país. Esa clase dominante, económica y políticamente no tenía las ideas, el pensamiento ni la ilustración para enfrentar el desarrollo capitalista mundializado del último tercio del siglo XIX. En suma, eran una clase dominante, sin ser una clase dirigente, para estar a la altura de su tiempo. Al contrario, los liberales en cuyas entrañas se había ido forjando las ansias de progreso, por medio del cultivo del café, empezaban a convertirse en una facción de clase económicamente dominante, que empezaba a saber que necesitaba el país. Se dieron cuenta, que después de la debacle económica, que ocasionara la pérdida de los mercados de los colorantes, del añil (indigo blue) y de la cochinilla (grana), era urgente y necesaria la vinculación de nuestra economía al mercado mundial capitalista, por medio de la exportación del café. Y en ello centraron su empeño.

    Comenzaron una serie de reformas. En el transporte introdujeron el ferrocarril, primero sobre el océano Pacífico y algunos años después sobre el Atlántico. Fundaron y mejoraron puertos, San José en el Pacífico y Puerto Barrios por el Atlántico. Crearon el primer banco del Estado y permitieron la creación de bancos privados, nacionales y extranjeros. Se embarcaron en la creación del sistema educativo público, obligatorio y gratuito para ir formando los cuadros administrativos, técnicos y políticos que pudieran tomar cuenta de un Estado a su servicio.
    Estatizaron las propiedades de la iglesia Católica, utilizándolas para la ampliación de los servicios del Estado, desde la educación para hombres y mujeres como para sus propios ministerios. Realizaron una reforma agraria, que tuvo por objeto apropiarse de las tierras comunales de los indígenas, especialmente aquellas de la boca costa y del altiplano que eran buenas para el cultivo del café. Propiciaron la introducción del cultivo del banano guineo, para diversificar la agricultura de exportación.

    No cabe duda, que los diferentes pueblos indígenas sufrieron un nuevo embate a sus tierras y propiedades, pues fueron nuevamente despojados. Les “corrieron la tierra” otra vez. A esto se le ha llamado un proceso de acumulación primitiva de capital (previous accumulation) sui géneris para nuestro país. La nueva clase dominante y ahora también dirigente, se apropió de los medios de producción y también de la fuerza de trabajo, por medio de un novedoso método colonial de reclutación y de empleo de la mano de obra, conocido como servidumbre por deudas. Los trabajadores eran forzados y recibían pagos en especie y raramente un salario. Esta clase dominante y dirigente se debilitó con la gran crisis mundial capitalista de 1929-1934 y fue diezmada con el advenimiento de la Revolución del 20 de octubre de 1944; que significó su relevo parcial y temporal.

    Eduardo Velásquez

    30 junio 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    La reforma liberal de 1871

    Eduardo Velásquez

    Cero a la izquierda

    Alejandro Balsells Conde

    Comentarios

    Raúl Minondo

    Reducida al purgatorio

    Dina Fernández

    Honduras golpeada

    Francisco Cabrera

    El enemigo del pobre

    Eduardo Halfon

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    La reforma liberal de 1871

    Publicado:(2009-07-01)

    /es/20090701/opinion/105327/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/