Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 08 de septiembre de 2009

    facebook twitter rss rss rss

    OPINIÓN

    Neutralidad activa

    Acisclo Valladares Molina

    Una política exterior que nació entre nosotros.

    Cabe al  presidente de la República, Vinicio Cerezo Arévalo, el honor de haber formulado la  política de neutralidad activa, como una auténtica política de Estado –la política exterior del Estado–  sin restar los méritos que hayan tenido en ello el vicepresidente Roberto Carpio Nicolle ya que,  en Guatemala,  el vicepresidente participa de su formulación por mandato constitucional expreso y él habido tanto en esta, como en su implementación y ejecución –por parte de los cancilleres Quiñónez Amézquita, Palencia Lainfiesta, Cabrera Hidalgo y Rivera Irías–.

    La innovación guatemalteca a lo que constituye la  neutralidad tradicional –Suiza ha sido su mejor portaestandarte, cimentada en su caso,  no sobre debilidad alguna sino, antes bien,  sobre su fuerza, la de un ejército que incluye a todos y cada uno de sus ciudadanos, vencible, talvez, pero a altísimo costo. La innovación guatemalteca –decíamos– consistió en agregar a aquella –equidistante de las partes en conflicto– un elemento sumamente valioso, las  acciones en pro de resolverlo.

    Ninguna indiferencia de nuestra parte en aquella política exterior sino, antes bien, y sin perder el concepto original de la neutralidad, el más valioso compromiso.

    La neutralidad activa de Guatemala fue madre de la paz y, a partir de entonces, fue que pudo empezar a gestarse en Centroamérica, tanto más encomiable nuestra posición, sumergidos como estábamos aún,  en nuestro propio conflicto.

    Para países pequeños como el nuestro sólo existe una posible protección frente a los grandes, el manto mismo del de la ley y la explicación resulta muy sencilla: para estos, los intereses de un  pequeño,  le salen sobrando y no existe otra cosa que sus propios intereses, teniendo como único límite la ley, muy imperfecta todavía la internacional,  sujeta aún, como ninguna otra,  a la arbitrariedad de la fuerza pero –finalmente– el único límite posible.

    He allí la importancia de nuestra irrestricta sujeción a las leyes –incluso cuando  duele– única sustentación, al  final de cuentas, de nuestra dignidad como Estado.
    Esquipulas, las Comisiones de Reconciliación Nacional,  y la paz misma,  hubiesen sido imposibles sin la neutralidad activa que ºimplementara Guatemala, como una política de Estado.

    Existe nuevamente un conflicto en el área, no por interno,  menos grave y no,  por interno, intrascendente en el ámbito internacional. Peligrosísimo el conflicto para el proceso de integración de Centroamérica, para las instituciones y los tratados regionales. Un conflicto, el de Honduras, que si no se resuelve de inmediato,  podría prolongarse por muchísimos años,  con sus graves y terribles consecuencias.

    La evaluación jurídica de lo que constituye el  acontecer interno de la República de Honduras no puede realizarse sino a la luz de sus normas y quizás el ignorarlas sea  la parte más frágil del plan Arias: lo que –hasta hoy– lo ha hecho inoperante. Interesante la cita hecha por el doctor Gabriel Orellana Rojas  en cuanto a un tratado que se diera en el área centroamericana, ya caducado y, en consecuencia, no aplicable, pero que llama a la necesaria reflexión. Su cita es la siguiente: ningún reconocimiento “en tanto que la representación del pueblo, libremente electa, no haya reorganizado el Estado en forma constitucional ”. El tema es sumamente delicado y no ayuda a que se aborde con la seriedad precisa lo declarado por el propio presidente Zelaya en cuanto a que el Gobierno que le sucedió habría convocado  a las elecciones que habrán de celebrarse puesto –la verdad de las cosas– es  que estas no fueron  convocadas por gobierno alguno,  sino por  el Tribunal Supremo Electoral, institución que  –además– lo hizo antes de que se le apartara del poder y –concretamente– un mes antes de los hechos.  

    Acisclo Valladares Molina

    7 septiembre 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Responsabilidad social empresarial

    José Alejandro Arévalo Alburez

    Mitos sobre la pobreza

    Bernardo Kliksberg*

    Neutralidad activa

    Acisclo Valladares Molina

    Expresión y función pública

    Marta Altolaguirre

    Sin Zelaya y con Karzai

    Gustavo Berganza

    Crisis alimentaria

    Marcelo Colussi

    Los retos están planteados

    Miguel Ángel Albizures

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Quién ganará el Mundial?
    Argentina
    Alemania

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Orando por traidores y ocultando la mugre

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250640/

    El que degeneró la democracia

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250639/

    Urgencia de un proyecto político

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250638/

    La envidiable “minicrisis” de Perú

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250637/

    iPhones, Bastiat y los árboles

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250636/

    El gran fraude bancario

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250635/

    La autogoleada a Brasil

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/opinion/250634/

    A propósito del éxodo.....

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250582/

    La ley del sellito

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250564/

    Temblores y corrupción

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250563/

    Lección No. 4: Incentivos bien diseñados, ¿resultados positivos?

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250562/

    Guerra contra los niños

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250561/

    Un quetzalteco Presidente de México

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250560/

    “Napoleoncito” contra brigadas

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250559/

    Entre chafas te veas

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250558/

    Transportación masiva en el área metropolitana de Guatemala

    Publicado:(2014-07-10)

    /es/20140710/opinion/250557/

    El meollo

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250505/

    La letra “Q”

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250504/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250503/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250502/

    Se busca un Messi de las ciencias

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250501/

    Noticias alentadoras

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250500/

    Migración sin acompañamiento paternal

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250499/

    Guatemala ¿un Estado sin rumbo?

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/opinion/250498/

    Caminante, no hay camino…

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250448/

    Inversión y empleo

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250439/

    La cultura de los privilegiados

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250438/

    Ni más, ni menos

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250437/

    Lanquín un paraíso natural lleno de impunidad

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250436/

    Recuperar la dignidad (el TSE)

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250435/

    Un árbitro sin silbato ni tarjetas

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250434/

    Kurdistán

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250433/

    La emigración internacional

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250432/

    Todo menos presidente

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/opinion/250431/