Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, viernes 18 de septiembre de 2009

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La moda gay

    César A. García E.

    Será esto libertad o degradación?

    En nuestro país se les llamó –siempre– “huecos” a los homosexuales, término que hace apenas una o dos décadas, se utilizaba también para denotar “cobardía”. En Guatemala, nadie quería ser hueco, era uno de esos insultos que provocaba retos de: “a la salida” en nuestros colegios y escuelas… y cuando alguno de los pleitistas se acobardaba, se escuchaba el grito de los observantes: ¡no seás hueco!

    Este término tan chapín, se abandona paulatinamente, pues existe un plan macabro –gestado Dios sabe por quién– para convertir a los huecos en una especie “aspiracional”. Se trata de que muchos niños y muchachos quieran ser huecos y entonces, hay que llamarlos de otra forma “más occidental y moderna”; así que para esta sociedad, altamente malinchista, fue muy fácil adoptar el término “gay”, el cual es mesurado, globalizado y sustituye al chapinismo “hueco” en todas los estratos de nuestra juvenil y “moderna” sociedad que –dicho sea de paso– usa otros anglicismos –que empobrecen la comunicación de nuestros jóvenes–, como loser o cool, entre otros.

    Debo aclarar que el término “hueco” no se aplicó nunca en nuestra sociedad, a personas con problemas congénitos de sexualidad, hermafroditas, etcétera, sino a pervertidos que pervertían y jalaban a sus –entonces secretos grupos– a niños y adolescentes, para convertirlos como ellos. Hace poco conocí a un guatemalteco trabajador y honesto, con 4 hijos; me comentó –devastado– que su hijo de quince años es “gay” y que un maestro –del colegio cuyo nombre no mencionó– está saliendo con el jovencito. El mentor tiene 20 años y convirtió en “su novio” a un adolescente vulnerable, quien cree amar a su maestro.

    Un par de días después de conversar con este padre angustiado que no sabe qué hacer, observé la campaña que muestran en su parte posterior buses urbanos, titulada “Políticamente”, en donde un par de hombres –uno más afeminado que el otro– están tocando sus dedos y a punto de darse un beso. La campaña –según lo informara elPeriódico– es impulsada por la “Red Nacional de Diversidad Sexual” la cual, a mi juicio, no promueve –como lo aseguran sus impulsores– la lucha contra “homofobia”, sino alienta a todo niño o joven que esté por ser seducido por un mañoso mayor, a dar el paso a convertirse en “gay”, pues –ahora– dicha preferencia sexual es apoyada por la televisión, el cine, los gobiernos líderes del mundo, organismos transnacionales y por ello, “ya no existen dos sexos sino tres”.

    El engaño es de tal magnitud que de pronto el ano se convierte –por decreto– en órgano sexual y los hombres “pueden tener hijos” porque –realmente– son mujeres operadas y con barba que conservaron su útero y ovarios; también niños adoptados pueden tener dos papás y dos mamás ¿Será esto libertad o degradación? Es probable que a la mayoría de los chapines, esta temática no le importe, como no le importa la violencia o la corrupción… hasta que se convierte en víctima de ellas. ¡Píenselo! 

    César A. García E.

    17 septiembre 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    La moda gay

    César A. García E.

    “Fiestas” patrias

    Álvaro Castellanos Howell

    Carrera armamentista

    elEditorial

    Del buen Tesoro

    Jorge H. López

    La pobre Honduras

    Juan Luis Font

    ¿Hay qué apoyar el boicot?

    Andres Oppenheimer

    Desarrollo y botellón

    Roberto Moreno Godoy

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/