Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 24 de abril de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Marco Antonio –“el Bolo”– Flores

    José Rodolfo Pérez Lara

    Lo que nos acontece, él lo narra con elegancia.

    Nada más oportuno para los guatemaltecos que hacer mención de Marco Antonio –el Bolo– Flores en la hora en que se celebra el “Día Internacional del Libro”. Este insigne escritor guatemalteco, creador de poesía, narrativa, teatro y cuanta literatura exista con un mensaje eminentemente chapín contemporáneo de primer orden, es el que tiene la autoridad para decir “presente”. Marco Antonio, solo él, con ese estilo es capaz de crear nuestro acontecer con acuarela del alma y tinta de sangre azul que le brota del corazón. El Bolo nos trae a cuenta vivencias en carne y hueso que deja huella en cada una de sus palabras, huella imborrable a nuestra memoria, constancia imaginativa de cómo se han escrito la vida en esta patria, cómo transcurren esos momentos, lágrimas de orgullo que conjuga sus experiencias. Presente en el lugar de los hechos, escoge trasladar con genialidad su mejor prosa y su mejor poesía. Portador de una pluma de pavo real, mi querido “Bolígrafo Flores”, satisface a sus lectores que se realizan con su muy edificante entrega, él entera de esas vivencias a través de la poesía, la novela y el cuento creador. Actor del entorno de los hechos que hacen gala de su imaginación, nos cuenta con sabrosura el sentir de su juventud, esa época a la cual él pertenece y es parte importante. Consciente de nuestra realidad, se revela ante la ingratitud que nos agobiaba y que nos sigue siendo indiferente. Disfrutar esa poesía, esa narrativa, esos cuentos, desnudando la realidad, es un legado que no puede pasar desapercibido, herencia viviente a nuestros herederos. Lo que nos aconteció y nos sigue aconteciendo, él lo narra con elegancia, historia imaginativa, que no pasa desapercibida a los chapines, mucho menos a la poesía y prosa mundial. Su creación es un gran intento humano y quien lo lee lo reconoce. No es posible no decirles a nuestros hijos que las novelas, la poesía, los cuentos y el teatro de Flores tienen sustancia y que son constancia con entretenimiento prodigioso, trasladado con sapiencia y magestuocidad. Sólo un extraordinario como el Bolo lo sabe trasmitir así. De las novelas Los Muchachos de Antes, En el Filo, Las Batallas Pérdidas y su obra cumbre: Los Compañeros. De su poesía: La Voz Acumulada, Muros de Luz, Crónica de los Años de Fuego, La derrota, Un Ciego Fuego en el Alma. Cuentos: La Siguamonta y paro de contar. Harta responsabilidad la de sus discípulos como Ana Fortuny, Nani Echevarria, Marie Paul Lara y Martín Berganza.

    José Rodolfo Pérez Lara

    23 abril 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    La misoginia motiva los femicidios

    Rosalinda Hernández Alarcón

    Estupideces, falsedades y errores

    Carlos Alberto Montaner

    ¡Se rompió el silencio!

    Acisclo Valladares Molina

    Palmas para los que no lo merecen

    Sylvia Gereda Valenzuela

    Marco Antonio –“el Bolo”– Flores

    José Rodolfo Pérez Lara

    Bonos: ¿para qué?

    Miguel Gutiérrez

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/