Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 08 de agosto de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    Los niños que “nadie quiere”

    Los orfanatos los consideran huéspedes permanentes. Las posibilidades de que una familia guatemalteca los adopte son casi nulas. Pero el país tiene una deuda con ellos: hacer un esfuerzo, el primero en la historia, de encontrarles un hogar en el país al que pertenecen.

    Hay quienes opinan que ellos no tienen posibilidades, ni siquiera remotas, de ser adoptados. Son niños que nadie visita en los orfanatos. Que no tienen recuerdos o los borraron por ser muy agrios. Pequeños que padecen enfermedades o discapacidades, que tienen más de 7 años o que deben ser adoptados junto a todos sus hermanos. Incorporarlos a una familia supone demasiada responsabilidad y paciencia, bolsillos abultados y un enorme corazón.


    Son los niños que “nadie quiere”, los olvidados por el sistema y en Guatemala hay identificados 214. La cifra, sin embargo, aumentará, al menos el doble, conforme se resuelva la situación legal de cientos de huérfanos y abandonados que esperan una audiencia en los juzgados.


    Hay quienes creen que la única posibilidad de darles un hogar a estos niños es reabriendo las adopciones internacionales: sólo los extranjeros, dicen, tendrían la disposición de sumar a sus familias pequeños que no sean bebés, sanos y solos.


    Pero el Consejo Nacional de Adopciones (CNA) considera que no se ha hecho el esfuerzo suficiente para tratar de que se queden en el país. Sólo 28 de estos niños han encontrado un hogar guatemalteco desde que entró en vigencia la nueva ley de adopciones, hace 2 años y medio.


    Actualmente está en proceso la creación de un programa para promover estos procesos. El proyecto aún no tiene nombre, pero está inspirado en uno peruano de adopciones prioritarias llamado “Ángeles que aguardan”.


    No todos los niños aguardan. Algunos ya perdieron las esperanzas. Otros nunca las tuvieron. Y para otros es un sueño lejano, casi inalcanzable.

     

    “Traen mañas”

    Hay 660 niños declarados adoptables en el país, de los cuales 214 son considerados “casos especiales”. Se trata principalmente (103 casos) de niños que ya mudaron los dientes de leche y que ya alcanzaron la edad catastrófica de 7 años. Los veteranos de los orfanatos.


    La creencia generalizada es que a esa edad los pequeños ya no se adaptan a la nueva familia o que “llevan mañas”. Es eso lo que se escucha a menudo en las charlas informativas que imparte el CNA a los que se muestran interesados en adoptar, cuenta Jaime Tecú, coordinador del equipo multidisciplinario del Consejo.


    También hay 54 niños que pertenecen a grupos de 2, 3, 4 y hasta 5 hermanos. Muchos de ellos también superan los 7 años. Y hay 57 con necesidades médicas especiales o discapacidades. Hay entre ellos casos de hidrocefalia, autismo, ceguera, sordera, VIH, síndrome de Down y retraso mental.


    Esos son los registros del CNA correspondientes a 2008. Los niños declarados adoptables en 2009 y 2010 aún no están incluidos en la lista. Tampoco aquellos cuyo estatus legal aún depende de que se evacuen las audiencias en los juzgados de la niñez, lo cual toma meses o años.


    Lo que se sabe de este registro inicial de 214 niños es que están desperdigados en los 165 hogares infantiles que funcionan en el país (más del 95 por ciento privados). La búsqueda de familias para ellos es un gran reto. Los guatemaltecos son poco dados a adoptar o al menos esa ha sido la tendencia. En 2 años y medio sólo se han registrado 346 adopciones nacionales. Antes de 2008 se registraban más de 5 mil por año, la mayoría por parte de estadounidenses.


    Hay que hacer el esfuerzo de buscarles un hogar, dice Tecú. Sin embargo, no se trata de empezar a sacar niños de los orfanatos e integrarlos a un hogar, como un simple efecto matemático, para decir que el Estado está haciendo algo por ellos, resalta. Se trata de una labor en la que se debe respetar la dignidad del menor y su decisión. Evidenciar la existencia de estos pequeños olvidados es apenas el primer paso. En las siguientes historias los nombres fueron cambiados y los rostros, ocultados. Pero los relatos, tristemente, son reales.

     

    Ludwin, Rony y Pablo

    Viven en el hogar desde hace 10 años, cuando Ludwin tenía 4 años y Pablo era un bebé. Hoy tienen 14, 12 y 10 años . Llegaron por orden de un juez, tras las denuncias de los vecinos de que recibían malos tratos. Su madre los recuperó en 2004, pero los devolvió 2 años después. De la época que vivieron con sus padres hablan poco. Sólo que a Rony lo atropelló un carro, que los mantenían encerrados y que dejaron de estudiar. Regresaron al hogar delgados, sucios, con golpes y cicatrices. Del padre, alcohólico, no saben nada. De la mamá han oído que está en un manicomio. Ludwin es amable y cariñoso, pero le cuesta hacer amigos y tiene problemas de aprendizaje. Recientemente recordó que su padre abusó sexualmente de él. Pablo siempre está de buen humor, pero tiene déficit de atención. Varias veces les han dicho adiós a niños del hogar que han sido adoptados. “A veces lloro”, dice Pablo. Algunos eran sus amigos y los echa de menos.

    Margarita

    Tiene 11 años y no logra pasar de preparatoria. En su expediente no figuran apellidos. Se sabe que su hermano la pateaba y le pegaba con un cable de teléfono. Que su mamá trabajaba en un bar y era alcohólica. La nena vivió en la calle y mendigó comida y dinero. Cuando la rescataron estaba cundida de piojos y con los dientes deteriorados. Llegó al orfanato hace 3 años, pero no recuerda nada. También le cuesta recordar qué hizo el día anterior. Una revisión clínica detalló que tenía retraso mental leve y que posee un coeficiente intelectual entre 60 y 70 puntos. Padece de trastornos emocionales y aún moja la cama. Pero Margarita es ajena a todo eso. Sonríe siempre. Le gusta jugar fútbol y saltar cuerda. Vive el día a día y, afortunadamente, no recuerda nada.

    Dany

    Sufrió trauma cerebral invasivo debido a las fuertes sacudidas que le propinaron, posiblemente su madre. Padece de convulsiones y de flacidez general y tiene una cicatriz de origen desconocido en la nuca. La abuela ya no pudo cuidarlo. El médico predijo que no viviría mucho, pero ya sobrevivió el año. Con las terapias de estimulación ha llegado a sonreír, pero ve muy poco. Sus padres aún lo visitan, lo cual dificultará que sea declarado adoptable.

    Antonio

    Su mamá creía que era desobediente y necio. No sabía que no oía. Fue abandonado hace dos años y nadie ha preguntado por él. Está en proceso de ser declarado adoptable. Es estudioso y aplicado. Cursa tercero primaria en un aula regular. Con la ayuda de aparatos consiguió escuchar. Nació hace diez años.

    Raúl

    Tiene 12 años, ha vivido una década en el hogar y nunca ha recibido visitas. Es la única forma de vida que conoce y no tiene ningún interés en cambiarla. “Ya me acostumbré aquí”, asegura. No quiere ser adoptado. Este año tuvo un citatorio en el Consejo de Adopciones y se asustó. Creyó que iban a llevárselo. Cuando cumpla 18 años pasará a integrar el grupo de decenas de niños abandonados que han crecido en ese orfanato, al que siguen considerando su única casa y familia y que lo visitan frecuentemente.

    Wendy

    La abandonaron en el hospital cuando nació y nunca preguntaron por ella. De eso hace 14 años, el tiempo que lleva viviendo en el hogar. Padece un síndrome poco frecuente, del que se tienen registrados poquísimos casos en el mundo y que provoca el crecimiento desmedido de algunos órganos. Su pie es tan grande que le cuesta levantarlo y contrasta con su rostro delgadito y el cuerpo menudo. Hace mucho tiempo una familia extranjera intentó adoptarla, pero el burocrático trámite judicial la desmotivó. Ahora Wendy no tiene interés en salir del hogar. “Nunca he pensado en eso. No sé qué contestaría”, dice.

    María, Amalia, Dalia, Suly y Lubia

    Son 5 hermanas de 6, 8, 11, 13 y 16 años. Se separaron de la madre hace 4 años, cuando María, la mayor, se animó a contarle que el padrastro –y padre de sus hermanas– abusó de ella varias veces. Él se fue preso y ellas, al hogar. La mamá, que estaba embarazada, nunca las visitó. Amalia prefiere pensar que es porque no tiene dinero. Lubia, de 6 años, la traviesa y extrovertida, se muere por conocerla. María asumió el papel de protectora. Las pequeñas le dicen mamá.

    Cuenta que ha orado mucho para que una familia quiera adoptarlas. Se la imagina amorosa, todas viviendo juntas y felices.

    Víctor

    Se le cae la pose de seriecito y desconfiado aunque no lo quiera. Es tierno. De cachetes pellizcables y ojos tristones. Tiene 12 años y reside en el hogar desde hace 4. Antes vivió con la madre y con la madrina, pero ninguna podía hacerse cargo de él. Sufrió una serie de abusos a lo largo de su vida, los cuales ha ido superando con terapias psicológicas intensivas. Dice que le gustaría ser arquitecto o un buen dibujante y que lo adoptara una familia de Estados Unidos, como las que adoptaron hace un tiempo a otros niños del orfanato, pero que también estaría bien una guatemalteca, que le dé todo lo que él quiere, o sea “juguetes, juguetes y juguetes”. Nunca ha habido una familia interesada en adoptarlo.

    Paola Hurtado phurtado@elperiodico.com.gt

    7 agosto 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/

    Obama ante su espejo: Guatemala

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249633/

    “El vikingo”... nuestro asesino (parte II)

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249631/

    El costo del desarrollo social

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249632/

    La peligrosa ruta clandestina de los menores que migran solos a EE. UU.

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249629/

    Gourmet: Pollo en salsa de champiñones

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249628/

    Ley contra Femicidio: Entre la protección tutelar y la tergiversación

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249278/

    La democracia republicana

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249277/

    El territorio nacional minado de conflictos sociales

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249276/