Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 06 de octubre de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    ¿Víctimas o culpables?

    Dina Fernández

    Nosotros le hemos abierto la puerta al horror.

    Es aberrante. Mientras el Gobierno de Estados Unidos estaba dedicado a procesar Nazis en los juicios de Núremberg por las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial, el Mengele americano, un tal doctor John C. Cutler, se dedicaba a inyectarle sífilis y gonorrea a soldados, presos y prostitutas en Guatemala para investigar la efectividad de la penicilina.


    Esta investigación, realizada con absoluto desprecio por la persona humana, utilizó a guatemaltecos como ratas de laboratorio, como si fuéramos una raza inferior y descartable. El colmo del horror es que el estudio de Cutler fue patrocinado por los servicios de salud de los Estados Unidos, con fondos públicos.
    En el foro digital del New York Times muchos norteamericanos han ingresado sus comentarios acerca de este repudiable experimento y resulta patente que a muchos se les cae la cara de la vergüenza al constatar las abominaciones ejecutadas por una entidad de su Gobierno.


    En Guatemala, la noticia ha sido recibida con estupor. Desde el viernes, cuando el presidente Barak Obama se comunicó con nuestro mandatario para excusarse en nombre del pueblo norteamericano, tenemos el pelo parado.
    Obviamente, Washington va a tener que buscar alguna reparación más tangible que las palabras. A pesar de que es encomiable que la Casa Blanca haya reconocido el error y pedido perdón, ante una falta de grandes ligas como esta, no basta con decir “¡Ups! Lo hice otra vez”, al estilo de Britney Spears.


    Entre los guatemaltecos, la incredulidad es doble porque resulta amargo que esta monstruosidad se haya llevado a cabo durante el gobierno de Juan José Arévalo, esa “primavera democrática”, nuestro Camelot, cuando supuestamente el país vivía arrullado por el canto de los ángeles.
    Desde ayer ha quedado integrada una Comisión Investigadora que infunde respeto. Ahora sólo cabe esperar que estos médicos colaboren con las autoridades norteamericanas para establecer qué pasó.


    Si queremos rescatar en algo la dignidad nacional, debemos entender en qué términos propuso el doctor Cutler realizar esta investigación, cómo y por qué las autoridades de la época aceptaron su propuesta, si hubo engaño o complicidad y sobre todo, qué daños sufrieron las víctimas y sus descendientes.
    En el proceso, no me cabe duda que muchos compatriotas van a entretenerse por meses escupiéndole sapos y culebras al Tío Sam. Razones no hacen falta: Cutler y sus colaboradores merecen entrar por la puerta grande a los anales de la infamia. (No olvidemos que este señor también promovió en Atlanta otra investigación mediante la cual se dedicó a observar, por 40 años, cómo la sífilis devoraba a un grupo de afroamericanos pobres, a quienes se les negó sistemáticamente el acceso a un tratamiento).


    Podemos perder largas horas endilgándole a nuestros vecinos del norte todos los epítetos peyorativos del diccionario. Si decidimos ocupar nuestro tiempo en eso, ojalá el ejercicio nos sirva de entrenamiento para examinar con el mismo ahínco cuáles son aquí nuestras responsabilidades.
    ¿Por qué los canallas del mundo eligen precisamente nuestro país para ejecutar las porquerías más truculentas? ¿Por qué se dan el lujo de experimentar con guatemaltecos en vez de comprar una parejita de ratones blancos? Porque nosotros mismos hemos dado la pauta.


    No tenemos ley ni Estado. La violencia es el gran eje estructural que ordena nuestra forma de tejer relaciones, desde la cuna hasta el lugar de trabajo, pasando por la cama. Nos quejamos de los sicarios que pululan en la calle, pero la única solución que somos capaces de imaginar y proponer es la muerte.
    Producimos entre 10 y 20 muertos cada 24 horas, pero hemos tenido días de 30: los cadáveres se apilan en las morgues y los cementerios. Vivimos en el vórtice del exterminio. Lo matan a uno por un bocinazo o por el celular, porque es más fácil que negociar con el socio o la pareja, más expedito que cobrar una deuda...… Porque hay quienes prefieren eliminar a la competencia que medirse con ella en el mercado.


    Sin duda alguna, en los próximos meses habrá espacio para que Guatemala solicite una reparación justa ante los Estados Unidos. Pero el problema de fondo no se resolverá hasta que nosotros mismos asumamos la responsabilidad de construir un Estado de Derecho que nos ampare a todos: al empresario y al político, pero en igual medida al hambriento y al descalzo. Y sí, también al preso, a la prostituta y al enfermo mental. Vea www.dinafernandez.com.

    Dina Fernández

    5 octubre 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario

    PARA LEER

    Carta a un hijo en el Día del Niño

    Rubén Darío Narciso

    La lógica del daño colateral

    Mario Roberto Morales

    ¿Víctimas o culpables?

    Dina Fernández

    “Los Ninis”

    Danilo Parrinello

    Ya van dos gloriosas victorias

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    Fracasó en el intento

    Anabella Giracca

    Patio trasero de nadie

    Virgilio Levaggi*

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300