Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 30 de octubre de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La violencia y Sylvia Gereda

    José Rodolfo Pérez Lara

    Arriba la violencia, muera la inteligencia.

    La ley dice que se debe proteger personas y familias, fin del bien común, el deber, garantizar vida, libertad, justicia, seguridad, paz y desarrollo de “todos”. No de unos pocos a costa de otros. El acabose social y político pinta esta nota periodística que señala el terror y descaro. Aberrante desigualdad social e intransigente de los grupos de poder, apoyados por las elites acomodaticias de conveniencia personal, camisas blancas engañadas o incondicionales por unos dólares. Por tanto, miro muy superficial a Sylvia, en su columna que se refiere a este mal. El sumo, la próxima elección presidencial que envalentados, se presenta desde ya sin moral y ética. Participan los mismos, patrocinados por los mismos, con un cuadro electoral que controlan los mismos, señalan a los mismos, ahora por “despilfarrar” Q300 de Cohesión Social a unos cuantos.


    Mi hoja de vida cuenta su historia: yo, niño en 1954, llega al barrio la noticia, mataron al hermano de un amigo y compañero de colegio, Jorge Luís Araneda, cadete de la gesta heroica del 2 de agosto. En 1962, veo a Jorge Francisco Gálvez Galindo, tendido en la puerta del edificio de la Facultad de Derecho, hoy Musac. Así se inicia para mí la lista de víctimas de la frase lapidaria “Arriba la violencia, muera la inteligencia”. No importa si participan por un ideal o se atraviesan. Hoy, campañas avaladas con estipendios comprometidos estimulan esos pesares.


    Hoy mi referente es Patricia Velásquez. ¿Sabe de quién se trata?, ¿le interesó saberlo?, de allí su valor. La falta de esquela es su carta de presentación forma el grupo más numeroso de habitantes del país. Así pasó desapercibida. “Consciente de su realidad”, y sin esperar que nadie lo cambiara, –porque hasta en anuncios se dice, termina su vida. Fue la niña que trabajaba en la Zona Viva hasta las dos de la mañana, en especial los feriados. Ese rostro del trabajo infantil vendía dulces, no tuvo caja mortuoria decorosa y ya forma parte de una fosa común. ¿Por qué tanta ingratitud?, porque estamos llenos de vileza. En ese instante Jennifer Prentice, en otra condición pagaba el mismo tributo. Cierro este dolor con otro caso, pero con el mismo final, algo íntimo Estuardo Schwank. La rutina: no había policía o los asesinos fueron los mismos policías o militares de otra estirpe que Araneda. Epílogo aconsejable prudencia, tolerancia, resignación, desconsuelo. Al mejor no hagamos nada, pero si no hacemos algo y no nos unimos el mal de muchos continuará.

    José Rodolfo Pérez Lara

    29 octubre 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Abolir el patriarcado

    Ana Cofiño

    La violencia y Sylvia Gereda

    José Rodolfo Pérez Lara

    Sueño chapín

    Eduardo Liu

    Otra institución incomprendida

    Acisclo Valladares Molina

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300