Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 16 de noviembre de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    LA COLUMNA

    Luis Alfredo Arango

    Méndez Vides/Viaje al centro de los libros mendezvides@itelgua.com

    El 3 de noviembre de 2001 murió nuestro poeta Luis Alfredo Arango...

    El 3 de noviembre de 2001 murió nuestro poeta Luis Alfredo Arango, es decir, nos corresponde iniciar los preparativos para rendirle homenaje tras una década de su desaparición física. Arango nació en 1935 en Totonicapán, tierra donde reposan sus cenizas, y se cultivó en la enseñanza rural, en el dibujo y en la creación literaria. En 1988 se le concedió el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias, lo que indicaría que nuestro Ministerio de Cultura debería organizar la publicación de sus obras completas, o preparar una edición masiva de lo principal para que llegara a los estudiantes en todo el territorio. Así como las universidades y centros dedicados al enaltecimiento de nuestros valores deberían organizar encuentros alrededor de su obra, para preservarla y fomentar su lectura.


    Luis Alfredo Arango escudriñó en sus escritos en nuestra identidad nacional, y al respecto dice en su novela poema Después del tango vienen los moros que “somos un pueblo callado”, “somos un pueblo apagado”, mientras ambienta la narración con música de marimba, como lágrimas en una reposadera que todo lo arrastra. Y los zopilotes planean sobre la ciudad capital, mientras en el altiplano destaca el paisaje neblinoso y húmedo de la tierra nostálgica, apesadumbrada, tierna y triste bajo el sonido de la lluvia perenne. Leyendo a Arango se aprende a querer a nuestra patria, aunque nos duela.


    El libro Después del tango… se publicó en 1988, en una bella edición de autor, con ilustraciones de un “clarinero que vive bajo la pasarela del Trébol”, contado por “otro zanate periférico”. Es una obra singular a la que regreso siempre, donde el poeta se identifica con los zopilotes que vuelan libres: “Alláaa va volando un zopilote, sobre las nubes más altas. (…) Los zopilotes tienen la virtud de entristecerme. Tienen ese poder. No bien los veo pasar y allá voy yo también, volando por el cielo inmenso y hondo”.


    La Guatemala rural aflora deliciosa, llena de olores y sonidos, bajo el destello de relámpagos que amedrentan. El paisaje es descrito profundamente verde, con altas cumbres que vigilan y rodean los rincones ahumados de los vivos bajo la policromía de tejas rotas. Y la capital aldeana es como la realidad que borra el ensueño, llena de zopes volando por encima del deterioro social y humano, la decadencia, el imperio del “reino de las arañas”, donde se sucede el choque dramático de los inmigrantes que no se encuentran en lo moderno, ruidoso, pervertido, lleno de zanates, con la maldición de las camionetas y el aire tóxico que envenena. Guatemala es retratada como una ciudad repleta de barrios marginales y gente desubicada, desencontrados, en ebullición, pero con ternura y destino ineludible, porque el autor así lo recomienda: “No le pongás atención al ruido, sino a la música” que viene del origen rural, de la memoria de Totonicapán, hacia donde se dirigieron sus restos.


    Leamos y disfrutemos el legado de nuestro autor, se lo debemos y lo necesitamos.

    Méndez Vides/Viaje al centro de los libros mendezvides@itelgua.com

    15 noviembre 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Los implacables derechos de autor

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/lacolumna/251423/

    Gt (25)

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/lacolumna/251361/

    C41, dos años después

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/lacolumna/251288/

    Literatura perdurable o fugaz

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/lacolumna/251225/

    Callejón del Fino

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/lacolumna/251100/

    CREA versus AEI

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/lacolumna/251054/

    On Kawara

    Publicado:(2014-07-16)

    /es/20140716/lacolumna/250909/

    “El Relox”

    Publicado:(2014-07-15)

    /es/20140715/lacolumna/250814/

    Las calles

    Publicado:(2014-07-12)

    /es/20140712/lacolumna/250687/

    Reingeniería artística

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/lacolumna/250630/

    Walterhugo (2)

    Publicado:(2014-07-11)

    /es/20140711/lacolumna/250629/

    Historias de abandono

    Publicado:(2014-07-09)

    /es/20140709/lacolumna/250490/

    El caso Harry Quebert

    Publicado:(2014-07-08)

    /es/20140708/lacolumna/250425/

    Nuestra primera jugada

    Publicado:(2014-07-05)

    /es/20140705/lacolumna/250300/

    Aplausos a la música pop

    Publicado:(2014-07-04)

    /es/20140704/lacolumna/250245/

    Gt (22)

    Publicado:(2014-07-03)

    /es/20140703/lacolumna/250203/

    “El testigo”

    Publicado:(2014-07-01)

    /es/20140701/lacolumna/250080/

    Enemigos de la comunicación

    Publicado:(2014-06-30)

    /es/20140630/lacolumna/250051/

    Alucinados

    Publicado:(2014-06-28)

    /es/20140628/lacolumna/249979/

    Vengadora (2)

    Publicado:(2014-06-27)

    /es/20140627/lacolumna/249960/

    La radio y TV deben pagar

    Publicado:(2014-06-27)

    /es/20140627/lacolumna/249932/

    Gt (21)

    Publicado:(2014-06-26)

    /es/20140626/lacolumna/249882/

    La Valiente

    Publicado:(2014-06-25)

    /es/20140625/lacolumna/249806/

    Aullidos

    Publicado:(2014-06-25)

    /es/20140625/lacolumna/249791/

    Causas

    Publicado:(2014-06-24)

    /es/20140624/lacolumna/249721/

    “El amante de Janis Joplin”

    Publicado:(2014-06-24)

    /es/20140624/lacolumna/249720/

    Los Fusiles de Octubre

    Publicado:(2014-06-23)

    /es/20140623/lacolumna/249673/

    Artes culinarias

    Publicado:(2014-06-21)

    /es/20140621/lacolumna/249611/

    El Corpus

    Publicado:(2014-06-21)

    /es/20140621/lacolumna/249593/

    Ni jazz, ni rock, ni pop

    Publicado:(2014-06-20)

    /es/20140620/lacolumna/249532/

    Negocios lesivos

    Publicado:(2014-06-20)

    /es/20140620/lacolumna/249528/

    Gt (20)

    Publicado:(2014-06-19)

    /es/20140619/lacolumna/249466/

    Colección Poyón

    Publicado:(2014-06-18)

    /es/20140618/lacolumna/249412/

    La dignidad de las flores

    Publicado:(2014-06-18)

    /es/20140618/lacolumna/249411/