Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 24 de noviembre de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    ¿El papel del sector privado en el Gobierno?

    Bernardo Rico*

    Le corresponde un rol decisivo en ciertas áreas de las políticas públicas.

    El vibrante sector privado de Guatemala es uno de sus mayores activos, aunque en ocasiones represente un factor en contra del sano desarrollo político del país. Si bien Guatemala alberga las más grandes y eficientes empresas de Centroamérica, las cuales ofrecen una fuente vital de ingresos, empleo y divisas, algunos actores del sector privado han malentendido su papel y han sobredimensionado el alcance que debe tener su influencia sobre el Gobierno, impidiendo así la formación de un sector público independiente y efectivo que realmente responda a los intereses nacionales, lo cual es esencial para superar los enormes retos que enfrenta el país.


    Sin duda el sector privado guatemalteco debe tener un papel decisivo en ciertas áreas de la política pública, ya sea para cabildear a favor de legislaciones, tales como la ley de Asociación Pública Privada, para oponerse a cambios fiscales que puedan dañar a la economía, o para exigir la gestión transparente de los fondos públicos. Sin embargo, su papel no debe extenderse al ejercicio de control político tras bastidores por medio de apuestas tempranas a favor de los principales candidatos presidenciales y sus dirigentes partidarios. Estas apuestas varían desde aquellas que intentan simplemente conseguir la protección de sus intereses económicos en el próximo Gobierno, hasta otras que buscan la burda concreción de lucrativos contratos. El resultado siempre será el mismo: un Gobierno atado a sus contribuyentes financieros y limitado en su habilidad de desarrollar y poner en práctica políticas públicas que sirvan a los intereses de “todos los ciudadanos”. El corolario: una errática y desviada asignación de recursos económicos y humanos y la perpetuación de personas enquistadas en el aparato público carentes de la calificación ética y profesional mínimas para atacar los problemas vitales que amenazan a Guatemala.


    La desesperación de los guatemaltecos está justificada. Los clamores de cambio son el preludio de una transformación. Sin embargo, ¿cómo puede promoverse la participación política de buenos ciudadanos si el sistema actual recompensa a grupos exclusivos que controlan al Gobierno a través de fórmulas de clientelismo y a veces corrupción? Algunos han confundido un Gobierno ágil y eficiente con uno que sirve a los intereses de algunos pocos. La consecuencia es trágicamente evidente: políticos electos que son líderes débiles, rodeados de oportunistas maquiavélicos enfocados en enriquecerse a sí mismos mientras siguen creciendo los serios problemas del país.


    De cierta forma, los guatemaltecos han despertado de su estupor de apatía cívica para darse cuenta de que la creación de un Gobierno efectivo requiere de su participación activa, más allá de simplemente emitir su voto cada cuatro años. Este activismo ayudó a asegurar que las elecciones a los magistrados de la Corte Suprema y de la Corte de Constitucionalidad fueran lo más abiertas posible. El entusiasmo y la energía de grupos tales como Jóvenes por Guatemala, Movimiento Cívico Nacional, Guatemala Visible o GuateAmala son señales alentadoras de que existe una nueva generación que se da cuenta que el funcionamiento de una sociedad justa requiere la participación de una sociedad civil activa y robusta. En este contexto, un cambio mayor es posible y necesario si se logra canalizar de manera organizada la determinación cívica de líderes que tengan la integridad moral e intelectual para responder a ese llamado.


    Estos líderes incipientes tienen una buena preparación académica, éxito en los negocios e ideas claras acerca de lo que es necesario hacer. Sin embargo, han sido cautelosos a la hora de reclamar su derecho a tener una posición de influencia en el ámbito político. Los líderes tradicionales y más experimentados deben trabajar con estos jóvenes, alentándolos y guiándolos para que logren desarrollarse como la nueva generación de líderes políticos y cívicos que el país tanto necesita. Y todos aquellos que continúan con su indiferencia o perpetuando los mismos argumentos cansados que retienen a Guatemala en su camisa de fuerza ideológica, tienen que hacerse a un lado y reconocer que ha llegado la hora del cambio.


    * Representante de la Corporación Financiera Internacional (IFC) en Guatemala.

    Bernardo Rico*

    23 noviembre 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Oligarquía contra capitalismo

    Mario Roberto Morales

    XXXV años de fundación de CEUR

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    Sin independencia judicial

    Dina Fernández

    Hombres necios

    Anabella Giracca

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/