Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 16 de febrero de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Se disparó la deuda pública

    elEditorial

    Según el Banguat, al 31 de diciembre del 2010, la deuda pública interna de Guatemala se situó en Q36 millardos 769.2 millones...

    Según el Banguat, al 31 de diciembre del 2010, la deuda pública interna de Guatemala se situó en Q36 millardos 769.2 millones, en tanto que, al 31 de diciembre del 2007, se situaba en Q24 millardos 191 millones, o sea que en 3 años aumentó Q12 millardos 578.2 millones, es decir un 52 por ciento.


    Asimismo, de acuerdo con información del Banguat, la deuda pública externa de Guatemala, al 31 de diciembre del 2010, se situó en US$5 millardos 562 millones, en tanto que, al 31 de diciembre del 2007, se situaba en US$4 millardos 226 millones, o sea que en un año y 8 meses aumentó US$1 millardo 336 millones, es decir un 31.6 por ciento.
    Adicionalmente, se estima que la deuda pública flotante (obligaciones vencidas y pendientes de pago de corto plazo en el sector público) podría estarse situando en Q 10 millardos.


    El ritmo de gasto público del Gobierno sigue aumentando a pesar de que la recaudación tributaria no ha aumentado debido a la profunda recesión en que está sumida la economía nacional. Por ello, el Gobierno sigue solicitando al Congreso la aprobación de deuda pública adicional a un ritmo estratosférico y postergando el cumplimiento de sus obligaciones de corto plazo.
    Por tanto, podemos afirmar que, a estas alturas, la deuda pública interna (incluyendo la deuda pública flotante) ya se duplicó y, al final del actual periodo presidencial, podría aumentar bastante más. Otro tanto ocurrirá con la deuda pública externa.


    Se estima que la deuda pública de Guatemala con respecto al PIB es del orden del 30 por ciento (que, a juicio de los expertos, ya es alarmante), o sea que la misma ya se convirtió en una pesada carga para las finanzas públicas.
    Ojalá que los dineros públicos se invirtieran en mejorar los servicios públicos (justicia, educación, seguridad, salud, infraestructura, etcétera). Sin embargo, todos sabemos que el grueso de los recursos se está yendo a aumentar la burocracia, la corrupción y el clientelismo político. ¿O no?


    No obstante, pareciera que no hay más que aguantar, porque el oficialismo y sus aliados en el Congreso están decididos a seguir endeudando al país e hipotecando el futuro de nuestros hijos. La prudencia crediticia que heredó esta generación ha sido desdeñada e, inequívocamente, tendremos que pagar la factura. ¿Y los politiqueros? ¡Bien gracias!

    elEditorial

    15 febrero 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Siendo puta me fue mejor

    Danilo Parrinello

    Pensamiento económico nacional (3)

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    La revolución egipcia

    Mario Roberto Morales

    En forma de corazón

    Anabella Giracca

    Frenesí

    Dina Fernández

    Trabajo en equipo

    Eduardo Pérez

    El magistrado constitucional

    Carlos Escobar Armas

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El docente, una variable vinculante de la educación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251712/

    La crisis migratoria

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251711/

    ¿Sed de almas… o de aplausos?

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251710/

    Estamos en manos de las Comisiones de Postulación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251709/

    Un Congreso social y democrático

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251708/

    Cazadores de ambiciones

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251707/

    “Mi Gobierno”

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251660/

    Hablar de Gaza

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251659/

    Comentarios… ¡Ánimo Israel!

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251658/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251657/

    La ofensiva de Brasil contra Israel

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251656/

    Alentador mensaje

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251655/

    El holocausto palestino

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251654/

    El socialismo del siglo XXI en caída libre

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251653/

    Si se quiere se puede

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251626/

    Más impuestos: Falsa salida

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251625/

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/