Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 05 de abril de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Reírnos de nosotros mismos

    Gustavo Berganza

    Un esfuerzo por desnudar la cultura.

    Si usted no ha visto Puro Mula, no sabe de lo que se está perdiendo. Es una cinta en la que la risa fluye espontánea, gracias a un ingenioso guión que hace ver lo simpática y divertida que es nuestra forma de ser como guatemaltecos.
    El ethos nacional, uno lo ve con los comediantes que acceden a la televisión local, no hace broma de nuestra cultura, de la forma como nos comunicamos, ni tampoco de nuestras costumbres y creencias. El humor que suele haber en la TV y comedias del teatro de jajajá es agresivo, y personificado: se ensaña en personajes políticos, que son, en este país, los únicos que encajan la crítica y la parodia. Algo que no sucede con artistas, líderes religiosos ni empresarios. Como los políticos aguantan con todo, abundan farsas en las que Alfonso Portillo o Álvaro Colom, son objeto de escarnio y mofa. Este tipo de humor suele, también, estereotipar a otras nacionalidades y grupos étnicos ajenos al que pertenece el comediante. Vean ustedes en “Moralejas” cómo se caracteriza a los indígenas y a los chinos. O recuerde cuántos chistes han escuchado con Rigoberta Menchú como protagonista.

    Tal vez las únicas excepciones a esta línea, lo constituyan Celia Recinos y Josué Morales. Es ya icónica la Jacky, ese personaje que describe de forma tan elocuente el clasismo que exudan no pocos ladinos urbanos de estratos medio y alto. Aquí ya hay un intento de satirizar a la sociedad en su conjunto.
    Puro Mula se ubica en esa vertiente, ajena al referente político y al estereotipo racista, que se divierte desnudando la cultura. Esta película toma sus personajes de una clase media depauperada, un grupo donde se evidencia cómo la rigidez del modelo económico y social guatemalteco empuja al desempleo e incluso a la anomia. El protagonista es Joel Fonseca, un adulto treintañero, sin trabajo, sin carrera y sin perspectivas de mejorar, dependiente todavía de su padre, en cuya casa vive. Joel ocupa su tiempo en beber cerveza, escuchar la radio y rasguear una guitarra.

    El universo de Joel es su colonia. Y es en ese microcosmos, en el que estos cineastas, graduados de la escuela de cine y televisión San Antonio de Los Baños, en Cuba, realizan, a través de Joel y los demás personajes, esta jocosa disección de la forma de ser de la clase media guatemalteca. Es tan certera la representación que uno se sorprende al saber que el guionista, Ariel Escalante, es costarricense, y el director, Enrique Pérez, panameño. Indudablemente la distancia emocional que da no haber nacido ni crecido aquí, les ha permitido a ambos identificar giros idiomáticos, lenguaje corporal y estructuras de pensamiento tan características de los guatemaltecos.
    La risa brota porque la manera como los personajes interactúan, se justifican, se insultan son las mismas que utilizamos nosotros cotidianamente. El ritmo dinámico del guión, la música y la actuación hacen perdonar los evidentes problemas de iluminación de la cinta y la pésima proyección de la sala.

    Si aún no la ha visto, aproveche a hacerlo esta semana. Joel Fonseca le ayudará a quitarse ese corsé de seriedad que tan tiesos nos mantiene.

    Gustavo Berganza

    4 abril 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Dos peligros democráticos

    Harold Caballeros

    Pasantías laborales

    elEditorial

    El Organismo Legislativo

    Marta Altolaguirre

    2012, nuevo principio

    José Alejandro Arévalo Alburez

    Moral y política

    Acisclo Valladares Molina

    Las morales

    Martín Rodríguez Pellecer

    Reírnos de nosotros mismos

    Gustavo Berganza

    El Juez y el General

    Miguel Ángel Albizures

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/