Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 04 de mayo de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    El que a hierro mata a hierro muere

    elEditorial

    El domingo pasado, el presidente de los EE.UU., Barack Obama, informó que Osama Bin Laden, fundador y jefe de la organización terrorista Al Qaeda, había muerto como resultado de un ataque planeado y perpetrado por las fuerzas armadas estadounidenses en territorio pakistaní.


     Al Qaeda fue la responsable del atentado terrorista contra el World Trade Center en Nueva York, EE.UU., ocurrido el 11 de septiembre de 2011, que dejó una cauda de 2 mil 974 muertos. Al Qaeda también fue la artífice de los atentados terroristas sucedidos en Arabia Saudí (1996), Kenia y Tanzania (1998), Yemen (2000), Túnez (2002), Kenia (2002), Arabia Saudí (2003), Turquía (2003), Marruecos (2004), España (2004), Inglaterra (2005), Egipto (2005), Argelia (2007) y Marruecos (2011), entre otros.


    Bin Laden se había convertido en el enemigo público número uno y su cabeza tenía precio. Sus terribles ataques terroristas cambiaron al mundo para siempre. La seguridad se volvió una cuestión fundamental y prioritaria, al extremo que todos los Estados han invertido en controles, inteligencia, tecnología militar, inmigración y documentación en general.

    La aprensión y la desconfianza se apoderaron del mundo debido al terrorismo internacional.


    “El que a hierro mata a hierro muere”, dice una antigua sentencia. Bin Laden se convirtió en un asesino y su destino fue morir violentamente, al igual que ocurre con los violentos en general. “Siembra vientos y cosecharás tempestades”, reza el refrán.


    Sin duda, Al Qaeda ha sufrido un golpe contundente y devastador. Los pueblos civilizados quisieran que fuera definitivo y mortal; sin embargo, el tiempo dirá si esto es cierto. Desafortunadamente, el fanatismo despierta pasiones insospechadas, que, incluso, llevan a la gente hasta la irracionalidad y la inmolación.


    La invariable aspiración de los pueblos y naciones a través de la Historia ha sido la paz. No obstante, hemos vivido en medio de la guerra y la barbarie. La ley del más fuerte se ha impuesto y no la justicia y la igualdad ante la ley. Estamos convencidos que la humanidad solamente alcanzará la paz a través del Derecho, de la libertad y de la justicia. La guerra, la confrontación, la intolerancia y el fanatismo llevan al sufrimiento, al odio, a la destrucción, al caos y a la muerte.    


    La humanidad no debe desmayar en el esfuerzo por la convivencia en paz, por la solución pacífica de los conflictos y por la plena vigencia de la justicia del respeto, de la tolerancia y de la no violencia. Así sea.

    elEditorial

    3 mayo 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Usac: rompiendo la impunidad

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    Insulto a la inteligencia

    Danilo Parrinello

    Una señora presidenta

    Mario Roberto Morales

    El embargo

    Anabella Giracca

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    Abbadon, el exterminador

    José Luis Chea Urruela

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    El fin de Osama Bin Laden

    Dina Fernández

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/