Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 25 de mayo de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    El divorcio por ambición

    Miguel Ángel Escribá Pimentel

    Cuando los que mandan pierden la vergüenza.

    En la invocación de nuestra Constitución Política, se reconoce a la familia como génesis primario y fundamental de la sociedad y como corolario de lo anterior, en el Artículo 47 del Capítulo II (derechos sociales) de la misma ley, el Estado garantiza la protección social, económica y jurídica de la familia, promoviendo su organización sobre la base legal del matrimonio. También en el Artículo 78, Párrafo I, Título II de nuestro Código Civil, se reconoce que el matrimonio es una institución social por el que un hombre y una mujer se unen legalmente, con el ánimo de permanencia y el fin de vivir juntos, procrear, alimentar y educar a sus hijos y auxiliarse mutuamente.

    En su plan de gobierno (Libro Verde) editado en mayo de 2007, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), promete claramente en su misión, el proteger a la persona y en especial a la familia; principios y postulados que ya en el poder, tanto el presidente Colom como sus camaradas se han burlado cínicamente de ellos. De la misma manera, el Artículo 189 de nuestra Carta Magna, en su inciso c, veda claramente el acceso a optar al cargo de Presidente o Vicepresidente a los parientes del Presidente de la República dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. Y no es necesario ser tan inteligente o tan erudito, para deducir que si el Presidente de la República tiene parentesco de afinidad con su suegra y sus cuñados, es por medio de la relación como tal que mantiene con su esposa. Sin embargo, en contra de todo lo que ordena nuestro sistema jurídico, el ingeniero Colom, con el ánimo de seguir atiborrándose de las ubres del Estado, le ha allanado el camino durante todo su gobierno a su exesposa para llegar a la más alta magistratura de la nación, violando el juramento de cumplir con la ley que hizo ante sus conciudadanos cuando recibió el poder.

    Pero como el hambre y la ambición de poder es tanta, la pareja presidencial se divorció para burlar a la ley y lograr sus objetivos políticos, presumiendo que todo lo hace por el bien del pueblo y a sabiendas que cometen fraude de ley. Según el Artículo 4, del Decreto 2-89 (Ley del Organismo Judicial) “Los actos contrarios a las normas imperativas y a las prohibitivas son nulos de pleno derecho. Realmente no creo que algún Magistrado del Tribunal Supremo Electoral, Corte Suprema de Justicia o Corte de Constitucionalidad vaya a permitir la inscripción de Sandra Torres Casanova como candidata a la Presidencia, pues sin lugar a duda se rompería nuestro esquema jurídico.

     Pero no está lejos que algún Magistrado vende patrias, a cambio de dinero o pago de favores políticos, se preste para tal güizachada.

    Miguel Ángel Escribá Pimentel

    24 mayo 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Una travesía llamada deseo

    José Luis Chea Urruela

    El divorcio por ambición

    Miguel Ángel Escribá Pimentel

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    Sólo lo posible es político

    Mario Roberto Morales

    El legado de Alfonso Bauer Paiz (2)

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/