Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 30 de noviembre de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Entre archivos y videojuegos

    Dina Fernández

    La transición preparada de los gobiernos de Colom y Pérez Molina.

    Elegir al doctor Eduardo Stein como encargado de la transición gubernamental ha sido una buena medida del presidente electo Otto Pérez Molina.

     

    Eduardo Stein es quizá uno de los políticos guatemaltecos que ha participado en mayor número de traspasos de mando: recibió la batuta de la Cancillería en 1995 y la entregó en 1999, para luego obtener la de la Vicepresidencia en 2003 y transferirla a su vez en 2007. En cuatro procesos, algo debe haber aprendido: esperamos que lo ponga al servicio de la gestión pública de nuestro país.

     

    En muchas ocasiones hemos escuchado de las circunstancias esperpénticas en las que a un nuevo gobierno le toca asumir las riendas del poder. El propio Stein cuenta que recibió el despacho de Relaciones Exteriores en la cafetería de un hotel. El ministro saliente, Alejandro Maldonado, le proporcionó varias carpetas confidenciales, en especial sobre el asunto de Belice, y le aseguró que los viceministros se encargarían de ponerlo al tanto de los temas administrativos.

     

    Ocho años más tarde, cuando el doctor Stein llegó a la Vicepresidencia, la situación fue aún peor. Asegura el excanciller y exvicepresidente que cuando se presentó a la oficina, le informaron que por razones de transparencia, el funcionario saliente, el licenciado Juan Francisco Reyes López, había enviado toda la documentación a la Contraloría General de Cuentas. Le tomó más de un año recuperar la papelería. Ya para entonces había iniciado labores, a veces de cero, a veces reconstruyendo la historia de la gestión a tientas.

     

    Estas anécdotas sirven para ilustrar que aunque vivamos quejándonos de los pocos avances y muchos retrocesos de nuestro sistema político, la realidad no siempre coincide con nuestro vicio por los lamentos. El Gobierno cuenta hoy con leyes, normas administrativas y registros sistematizados que dificultan ese acto de magia por medio del cual la historia solía desaparecer en una chistera.

     

    En primer lugar, ahora destruir información pública es un delito. Quien lo haga se arriesga a ganar un boleto de vacaciones en compañía de El Cachetes y la banda del Coche Cuto.

     

    Amén de las cachiporras legales, merecen aplausos las señas de buena voluntad, como los acercamientos en el Ministerio de Gobernación. Ahí, Carlos Menocal no ha puesto reparos para ofrecerle un lugar de trabajo a Mauricio López Bonilla y permitir que se empape de la rutina de la cartera.

     

    Desde luego, no todos se están dando besos y abrazos. No han faltado las acusaciones de que se destruye o modifica información ni el primer ensayo de lucha libre, protagonizado por el exvicepresidente Rafael Espada y su sucesora, Roxana Baldetti, por el control físico de la oficina.

     

    El cardiólogo dejó que funcionara un gabinete paralelo, dirigido por la ex-Primera Dama, mientras él jugaba en su simulador de vuelo. Ahora le piden que se haga a un lado y el vice responde que todavía no es hora de irse a la cama, que hasta el 14 a las 14 él no suelta la consola de videojuegos.

     

    Está claro que en ese escritorio no es donde Baldetti va a encontrar la información más útil, pero por si las dudas, no está demás recordarle a la Vicepresidenta electa que con el déficit actual, los contribuyentes no estamos para decorar oficinas con tafetanes (ni con poliéster).

     

    A medida que la administración pública esté arraigada en un servicio civil profesional y permanente, la transición de un Gobierno a otro debería quedar inscrita en un manual de procesos y buenas prácticas. Le toca al doctor Stein empezar a redactarlo mientras asistimos al final anticipado de una presidencia débil que parece esfumarse antes del rito y la ceremonia.

    Dina Fernández

    29 noviembre 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario

    PARA LEER

    Ahí vienen los kaibiles

    Mario Roberto Morales

    Violadores de la autonomía

    Eduardo Antonio Velásquez Carrera

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    Comentarios… ¡Ánimo!

    Raúl Minondo Ayau

    Con todo y besos

    Anabella Giracca

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300