Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 28 de diciembre de 2011

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Oscar Mejía Víctores

    Fernando Linares Beltranena

    Solo un recorrido histórico puede decirnos lo seductor y adictivo que es el poder, una vez se tiene...

    Oscar Humberto Mejía Víctores llegó al poder en 1982, después de haber quedado como líder del triunvirato que asumió luego del mandatario depuesto, Efraín Ríos Montt. Entre sus compañeros de armas y comandantes de las Bases Militares, llegó con un mandato: hacer una Constitución y celebrar elecciones.

     

    Primero, convocó a una Constituyente para sustituir el Estatuto de Gobierno de Ríos Montt, el cual, a su vez, derogó la Constitución de Peralta Azurdia de 1965. Como fui constituyente en 1984; puedo decir que recuerdo Mejía Víctores como una persona rígida, austera y totalmente enfocada en su meta. Unos compañeros constituyentes le fueron a hablar para que diera franquicias de automóviles a los Diputados y se las negó, así como resistió la mayoría de presiones para imponer una Constitución a la medida.

     

    Asimismo, un grupo de políticos trató de convencerlo de que, ya que estaba en el poder, aprovechara la continuidad, como lo hizo en su oportunidad Ponce Vaides, después de la renuncia de Ubico, y se quedara como Presidente.

     

    Mejía Victores, ante esta enorme tentación, sobre todo que ya disfrutaba de las mieles del poder, les dio un no rotundo. El 14 de enero del 1986, cuando ya había Constitución, después de las elecciones, tomó posesión Vinicio Cerezo con la Democracia Cristiana. Aunque yo lamenté el resultado pues estaba con la UCN de Jorge Carpio, reconozco que las elecciones fueron libres y se inició la nueva era democrática. Al cumplir su misión, Mejía se fue a su casa.

     

    El gobierno de Mejía Víctores fue de transición. En su época, los Tribunales de Fuero Especial de Ríos Montt sufrieron una modificación que los hizo menos severos y, hacia el final de su período, se sustituyeron por los tribunales ordinarios. Es decir, transformó la justicia especial de militar a civil.

     

    Solo un recorrido histórico puede decirnos lo seductor y adictivo que es el poder, una vez se tiene. En Guatemala, sufrimos a políticos que desearon quedarse en el poder, desde Estrada Cabrera, Ubico, Ponce Vaídes, Ríos Montt, y Álvaro Colom por medio de Sandra Torres. Solamente una persona disciplinada, de fuertes principios y capaz de dominar su ego, puede resistir los cantos de sirenas que endulzan el narcisismo e invitan a perpetuarse en el poder.

     

    Mejía Víctores resistió los cantos, nos dio la Constitución, nos dio el inicio de la era democrática y elecciones libres, y se retiró al mismo apartamento que tuvo antes de acceder al Gobierno.

     

    Su última batalla la libra contra la enfermedad y las embestidas producidas por los infiltrados en el sistema de justicia. Saldrá avante de la segunda pero la primera, quizás, lo vencerá.

     

    La historia valorará lo hecho por Oscar Mejía Víctores, más porque será un homenaje a alguien que marcó un hito histórico, una nueva era, y lo hizo desde una posición de admirable modestia.

     

    flinares@ufm.edu

    Fernando Linares Beltranena

    27 diciembre 2011

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Oscar Mejía Víctores

    Fernando Linares Beltranena

    “Razón de Estado”

    Mario Roberto Morales

    Los auténticos precursores

    Miguel Ángel Escribá Pimentel

    Radiografía penal

    Dina Fernández

    “Serpico”

    Eduardo Velásquez Carrera

    Año de arena

    Anabella Giracca

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/