Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 23 de enero de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    En mi cuerpo mando yo

    Carlos Alberto Montaner

    La función del Estado es informar sobre los efectos de consumir drogas.

    Otto Pérez Molina comenzó su presidencia con una propuesta audaz: la posibilidad de despenalizar las drogas. No afirma que debe seguirse ese camino, pero sí estudiarlo. Guatemala es uno de los países más violentos y la droga es parte de ese fenómeno.

     

    Los argumentos contra la despenalización pesan. Parece probado, dado el caso de la marihuana en Holanda, que cuando se permiten las drogas, aumenta el consumo. Y es muy difícil abandonarlas. Tampoco la legalización disminuirá la violencia. A los delincuentes, cuando se les acaba el negocio, migran hacia otras actividades ilícitas: extorsión, prostitución, asaltos.

     

    Los argumentos a favor son también válidos. Si se legitiman el comercio y la utilización de drogas, mediante grandes campañas publicitarias contra los daños que genera, además de una ganancia fiscal para el Estado, los adolescentes comienzan a alejarse de ese vicio.

     

    Hay más: aunque es más fácil combatir a media docena de organizaciones nacionalmente estructuradas que a centenares de diminutas bandas de criminales, lo cierto es que las grandes mafias poseen una capacidad corruptora que no alcanzan las pequeñas bandas criminales. Los carteles utilizan sus recursos para corromper a políticos y funcionarios. A veces llegan al Parlamento, como el colombiano Pablo Escobar. Cuando eso ocurre, hablan de “estados fallidos”, o de “narcopaíses”, caso Panamá en tiempos de Manuel Antonio Noriega.

     

    Y queda el debate moral: ¿qué derecho tiene el Estado a decidir lo que un adulto en plenitud de facultades mentales hace con su cuerpo si solo se perjudica a sí mismo? Si decide fumar marihuana, oler cocaína o inyectarse heroína, se hace daño porque le satisface y no le corresponde a nadie tratar de impedirlo. Se trata de comportamientos nocivos, libremente escogidos, parecidos a los de quienes optan por comer hasta alcanzar obesidad mórbida, emborracharse hasta caerse desmayados o vomitar constantemente.

     

    La función del Estado no es protegernos de nosotros mismos. Esa es tarea de la familia, quien en el proceso de educación de sus hijos debe dotarlos de sentido común, prudencia y valores para que utilicen la libertad sensatamente.

     

    Para mí, este último es el argumento de más peso. Es obvio que el consumo de drogas psicotrópicas que afectan la percepción y esclavizan es una enorme tragedia, pero yo no quiero que el Estado decida lo que puedo y debo hacer con mi cuerpo. Al Estado corresponde informarme de las consecuencias de consumir esas sustancias. La responsabilidad de utilizarlas no es mía. ©FIRMAS PRESS.

    Carlos Alberto Montaner

    23 enero 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Niños trabajadores

    Juan Luis Font

    Pueblos indígenas y Álvaro Colom II

    Irmalicia Velásquez Nimatuj

    El capitalismo del centavo

    Edgar Gutiérrez

    En mi cuerpo mando yo

    Carlos Alberto Montaner

    Su Vida por la Vida

    Hugo Maúl R.

    Tradición creativa

    Erwin Peláez Castellanos*

    A sufrir un poco

    Dina Fernández

    La creatividad no es gratis

    B. L. Ochman Presidente whatsnextonline.com

    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    En mi cuerpo mando yo

    Publicado:(2012-01-23)

    /es/20120123/opinion/206898/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/