Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 19 de febrero de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    "Guatemala me envolvió el alma y nunca me soltó”

    Pamela Yates, documentalista.

     

    La autora del documental “Granito: cómo atrapar a un dictador”, Pamela Yates, entrevistó hace 30 años a la cúpula militar de Guatemala. La joven cineasta de aquellos días no imaginó que sus grabaciones guardarían un fragmento crucial de la historia.

     

    La documentalista estadounidense Pamela Yates llegó a Guatemala en 1982 con la intención de grabar en imágenes los horrores del conflicto armado interno que asolaba al país. Estuvo a punto de perder la vida en un helicóptero militar emboscado por la guerrilla. Llegó al altiplano con las víctimas de las masacres en el área Ixil y filmó una serie de entrevistas con la cúpula militar, incluyendo al general Efraín Ríos Montt. Con este material logró el documental Cuando las montañas tiemblan.

     

    La joven cineasta no imaginó que entre sus grabaciones había un fragmento crucial que refuta el argumento que el gobernante de facto no estaba al tanto de las atrocidades cometidas. Se trata de una entrevista en la cual Yates le preguntó repetidamente acerca de las matanzas en el altiplano, hechos que, hoy, él niega tajantemente. “El valor nuestro está en nuestra capacidad de responder a nuestras acciones de mando. Eso es lo más importante. El Ejército está en capacidad de reaccionar. Porque si yo no puedo controlar al Ejército, entonces ¿qué estoy haciendo aquí? (Sic)”,  aseguró entonces Ríos Montt, quien fue ligado a proceso por la masacre de 1,771 civiles entre 1982 y 1983.
    Esas imágenes figuran en el documental Granito: cómo atrapar a un dictador que se estrenará en Guatemala el 1 de marzo en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Yates estuvo a principios de febrero en el país y concedió esta entrevista.

     

    ¿Qué la motivó a venir a Guatemala en 1982?

     

    – Después de haber leído Fruta Amarga: la CIA en Guatemala de Stephen C. Schlesinger, un libro sobre el golpe de Estado de 1954 y la United Fruit Company, me dio tanta rabia que decidí venir aquí. En esos días trabajaba en Nicaragua como sonidista y oí sobre la guerra en Guatemala. Sabía que a muchos periodistas que estaban intentando escribir sobre la guerra los mataban, desaparecían o silenciaban. En 1982 logré entrar con la prensa internacional y me quedé por 6 meses.

     

    El documental “Cuando las montañas tiemblan” contiene entrevistas con casi todos los integrantes de la cúpula militar. ¿Le fue difícil conseguirlas?

     

    – No fue difícil. No olvide que en aquellos días no todos tenían cámaras. No existían muchos equipos internacionales de filmación, y si era persistente y americana podía conseguir una entrevista. Lo difícil era entender lo que estaba pasando aquí en medio de la guerra. Si ahora no es fácil entender qué sucede en Guatemala, en ese entonces era peor porque nadie confiaba en una.

     

    ¿Cómo se produjo su primer contacto con el general Efraín Ríos Montt?
    ­­

     

    –Lo filmé en la Iglesia Verbo. Esas escenas están en Cuando las montañas tiemblan.  Todo me parecía sumamente extraño porque yo no fui criada en un contexto evangélico. Ahí estaban todos hablando en lenguas raras y en medio de la iglesia estaba el Presidente, quien recibía dinero de las iglesias evangélicas estadounidenses para su política de fusiles y frijoles.

     

    Describa al Efraín Ríos Montt que conoció esa vez.

     

    –Era arrogante. Igual que ahora pronunciaba muchas palabras, pero no había ningún significado detrás de ellas. Me tuteaba mientras que yo le hablaba de usted. En las entrevistas trato de no confrontar a las personas, para que actúen de manera normal porque así es como se abren.

     

    ¿Cree que no la estaba tomando en serio?

     

    –Así es, no me tomaba en serio y también lo hice enojar y eso no le gustó.


    ¿En qué momento se enojó?

     

    –Repetía una y otra vez la pregunta sobre la represión en el altiplano y no quería responder, así que planteé la pregunta de diferentes maneras. Fue entonces cuando se enojó y dijo esas líneas: “El valor nuestro está en nuestra capacidad de responder a nuestras acciones de mando. Eso es lo más importante. El Ejército está en capacidad de reaccionar. Porque si yo no puedo controlar al Ejército, entonces ¿qué estoy haciendo aquí?”

     

    ¿Si hiciera la entrevista ahora, la conduciría de la misma manera?

     

    –No, cuando vuelvo a verla pienso que fue una oportunidad perdida. En esos días tenía 30 años, mientras que ahora tengo mucha más experiencia como entrevistadora. Si ahora pudiera volver a hacer esa entrevista me quedaría ahí hasta que me echaran y me prepararía mejor, haría mejores preguntas. Una limitante en esos días es que usábamos rollos de sesenta milímetros y no podíamos filmar mucho porque era caro.


    De los militares, ¿a quiénes más entrevistó?

     

    –Los entrevisté a todos: al general Horacio Maldonado Shaad, al coronel Francisco Gordillo, a Romeo y a Benedicto Lucas García… todos me dieron el discurso oficial. Romeo Lucas no me pareció muy inteligente, pero Benedicto Lucas sí lo era. Dijo que era necesario restablecer la ayuda militar que Guatemala recibía de los Estados Unidos y que el embajador estadounidense entendía el dilema que el gobierno militar enfrentaba.


    ¿Qué entrevista fue la más difícil?

     

    –La de Ríos Montt. También fue la más reveladora.


    Usted acompañó a una organización guerrillera en la montaña, que la bautizó como “Ana María”, y también filmó algunos combates en compañía del Ejército. ¿Cuál fue su momento más peligroso?

     

    –Cuando fui con el general Benedicto Lucas García a una misión del Ejército en el altiplano y un francotirador de la guerrilla disparó contra el helicóptero. Se cayó con nosotros adentro y tuvimos que hacer un aterrizaje de emergencia al otro lado de la montaña.

     

    Usted afirma que después de hacer esas entrevistas regresó a Estados Unidos, pero sintió que el material que tenía no le bastaba para hacer el documental. ¿Por qué?

     

    –Tenía muchas escenas buenísimas, pero no tenía una película. No estaban bien hiladas y no había un personaje principal. Podía haberlo dejado como una serie de entrevistas, pero quería capturar la esencia de lo que estaba ocurriendo, y para eso era necesario hacer una película. Entonces conocí a Rigoberta Menchú y se convirtió en la narradora de su vida en paralelo a lo que ocurría en Guatemala. Llegó al estudio, vio todas las escenas, escribió su parte y la grabamos. Eso era algo sumamente radical porque en esos días las mujeres mayas solo aparecían en videos turísticos y cosas por el estilo, nunca como protagonistas.

     

    ¿Regresó a Guatemala después de realizar “Cuando las montañas tiemblan”?

     

    –Tardé diez años en volver porque tenía miedo, ya que la película fue utilizada como parte de la campaña para frenar la intervención estadounidense en Centroamérica. Cuando le dieron el Premio Nobel de la Paz a Rigoberta Menchú y los refugiados comenzaron a volver, crucé la frontera con ellos. Regresé cuando consideré que era seguro hacerlo porque creo que es muy importante que un cineasta siga vinculado a los personajes y lugares donde hizo sus películas.

     

    ¿Había cambiado el país durante esos diez años?

     

    –El altiplano se encontraba devastado, muchos de los refugiados regresaron y se asentaron en nuevas áreas porque las PAC ocuparon sus tierras. Había un gobierno democrático, pero aún no se firmaban los Acuerdos de Paz y muchas cosas todavía no habían cambiado. Guatemala seguía siendo un lugar que daba miedo.


    ¿Cómo nace su nuevo documental, “Granito: cómo atrapar a un dictador”?

     

    –Almudena Bernabéu, de la Audiencia Nacional de España, me llamó y me preguntó si había guardado las imágenes inéditas de Cuando las montañas tiemblan, porque podían servir como evidencia en un juicio por genocidio. Así nació Granito, una historia que se cuenta en varias partes: la crónica de la realización de Cuando las montañas tiemblan, el caso de la Audiencia Nacional y los granitos de arena, que son los esfuerzos de tantos guatemaltecos y guatemaltecas para llevar el caso a juicio.


    ¿Qué sintió cuando desempolvó las imágenes inéditas del documental?

     

    –Volvieron tantos recuerdos… nos dimos cuenta de que yo estoy en cada toma porque la cámara tenía que mirarme. A través de eso se refleja mi papel como testigo y el paso de 30 años. Fue interesantísimo porque uno siempre recuerda lo que está en la película, pero no lo que se quedó fuera. Fue como un reencuentro con el material y con Guatemala.

     

    Al realizar “Granito”, ¿cómo encontró la manera de vincular las historias?

     

    –Inicialmente pensé que Granito incluiría las imágenes inéditas de Cuando las montañas tiemblan y las imágenes de los testimonios ante la Audiencia Nacional. Pensé que Ríos Montt iba a ser arrestado y que ahí acabaría la historia. Pero cuando la Corte de Constitucionalidad bloqueó la extradición (2007) me di cuenta de que una tercera parte del documental debía filmarse en Guatemala. Luego pensé que debía narrar la historia en primera persona, cosa que nunca antes había hecho. El documental es una carta de amor hacia los defensores de los derechos humanos y hacia quienes nunca han dejado de buscar la justicia.

     

    ¿La han criticado por ser la narradora?

     

    – Cuando los artistas actuamos, somos objeto de crítica. Hay gente que no le gusta o no comprende mi papel como narradora en “Granito”. No veo el mundo en una respuesta de género, pero el 77 por ciento de los críticos de cine son hombres y me pregunto: “¿Hay algo en mi voz que los irrita o los hace sentirse amenazados?” Al público, y a los estudiantes de cine, le encanta el guion. Decidí ser la narradora para compartir experiencias con los nuevos documentalistas.


    ¿Puede explicar la idea del granito de arena, de dónde deriva el título?

     

    –Es un concepto maya, “yo solo no puedo efectuar un cambio, pero si me uno a los demás podemos cambiar algo y ninguna persona es más heroica que otra”. Cada uno de nosotros tiene un minúsculo granito de arena que contribuye al cambio, solo tenemos que descubrir cuál es. Eso es algo que aprendí al venir acá y es un concepto que he tratado de aplicar durante toda mi trayectoria como cineasta. Hay una parte del documental en la que digo: “Guatemala me envolvió el alma y nunca me soltó”. Creo que a mucha gente le sucede eso después de conocer Guatemala. No sé si porque fue uno de los primeros países donde trabajé o porque Guatemala es un lugar muy especial. Granito tiene un sabor agridulce porque reflexiona sobre una tragedia, pero al mismo tiempo las personas que figuran en el documental también tienen un grado enorme de heroísmo. Son heroicas en una manera callada y serena y al final del documental uno siente que puede identificarse con ellos.


    “Granito” está siendo traducido a los idiomas ixil y quiché, ¿para mayor difusión?

     

    –La traducción a los idiomas indígenas no es importante únicamente en términos de difusión. Cuando filmé Estado de Terror sobre la Comisión de la Verdad y Reconciliación en Perú, se hizo una versión en quechua para las personas en Los Andes que más sufrieron los efectos de la violencia y ellos me dijeron: “vi la película en español y me gustó mucho, pero cuando la escuché en mi propio idioma me tocó el corazón.  Ese documental se tradujo a 47 idiomas y se proyectó en 154 países, pero me di cuenta de que la traducción al quechua era la más importante.


    ¿Sus documentales son el granito de arena de Pamela Yates?

     

    –Sí, quiero que lo que sucedió en Guatemala no caiga en el olvido.

    Louisa Reynolds

    18 febrero 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/

    Obama ante su espejo: Guatemala

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249633/

    “El vikingo”... nuestro asesino (parte II)

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249631/

    El costo del desarrollo social

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249632/

    La peligrosa ruta clandestina de los menores que migran solos a EE. UU.

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249629/

    Gourmet: Pollo en salsa de champiñones

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249628/

    Ley contra Femicidio: Entre la protección tutelar y la tergiversación

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249278/

    La democracia republicana

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249277/

    El territorio nacional minado de conflictos sociales

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249276/