Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, viernes 24 de febrero de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    El enanismo de Arjona

    César A. García E.

    Los desplantes a sus coterráneos hacen que pierda credibilidad.

    Ricardo Arjona, es orgullo nacional y el cantautor más destacado que ha parido esta tierra, en donde es tan difícil descollar como artista. Últimamente vemos el motivador audiovisual, en donde Arjona nos exhorta a no fallarle a nuestro país y canta con aparente emoción el estribillo “mi país…”. Plausible también su apoyo a la talentosísima cantante guatemalteca Gaby Moreno.

     

    El éxito de Arjona es descomunal, es admirado en muchas partes del mundo, se convirtió en un personaje de talla casi mundial… o como mínimo iberoamericano. Todo ello, en lo personal –como a muchos guatemaltecos– me alegra; también me causa gusto, ver a otros compatriotas como Héctor Sandarti bien ubicados en la televisión mexicana, en donde se le reconoce como buen comediante y conductor; ellos entre otros –no muy abundantes ejemplos de la farándula– son personas inspiradoras para nuestra juventud… y es que el éxito, constituye –para el exitoso– una gigantesca responsabilidad, porque se convierten –para los más jóvenes– en ejemplo a seguir.

     

    Semanas atrás me enteré de una faceta triste de Arjona. En los días de fin de año, un amigo, descansando en familia, observaba a una joven pareja en la piscina de un hotel en Petén… ellos lucían muy enamorados y felices… pero serían protagonistas –como otros guatemaltecos– de los desplantes del cantante. El característico ruido del rotor de un helicóptero interrumpió la paz del lugar y en pocos minutos, descendió del aparato –ante la mirada entusiasta de los vacacionistas– Ricardo Arjona. Algunos huéspedes del hotel, querían saludarle… pero “su seguridad” lo evitaba toscamente.

     

    El buen amigo, notó cómo la joven pareja salió de la piscina y ella quiso ir al sanitario, siendo el camino más corto, pasando a la par del jacuzzi donde Arjona se deleitaba… pero no pudo; uno de los guaruras le impidió el paso y la hizo caminar de más. Más tarde en el restaurante, al menos dos personas se refirieron a él cariñosamente como ¡Ricardo!, buscando quizá un saludo, un autógrafo o tomarse una foto que guardarían como un tesoro… el artista simplemente les ignoró, y su seguridad, evitaba que los “apestados” que se hospedaban en el mismo hotel que Arjona o quienes pululaban por Tikal se le acercaran a quien canta: “más que mi patria… mi raíz”. Arjona no pierde –más que credibilidad– con el desplante a sus coterráneos… pero la gente que lo admira, pierde una ilusión. Más que boletos y sillas agotadas o más dinero, Arjona necesita enmendar en el trato con su gente, porque de no hacerlo, su bonito videoclip tiene la misma credibilidad que las promesas de un politiquero en campaña… además su trova le impone “ser verbo no sustantivo”

     

    ¡Piénselo!

    César A. García E.

    23 febrero 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    El enanismo de Arjona

    César A. García E.

    Oportunidad de Pensar

    Roberto Moreno y Matilde Ivic de Monterroso (*)

    Los niños y las drogas

    Luis Figueroa

    Y sin embargo… “se mueve”

    Álvaro Castellanos Howell

    El General en su casa

    Miguel Ángel Albizures

    Tres escenarios para Venezuela

    Andrés Oppenheimer

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/