Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 27 de febrero de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Genocidio e indignación

    JUAN LUIS FONT

    Les espanta el “qué dirán” de la comunidad internacional.

    Uno lee cuanto dicen y escriben los conservadores guatemaltecos sobre el término genocidio y le queda una convicción: les escuece que el país pueda estar incluido en un listado abominable que incluye a Alemania y a Ruanda, y que debería incluir a la antigua Yugoslavia y a Turquía también. En cambio, parece indignarles menos que en Guatemala se hayan cometido por parte de fuerzas del Estado una serie de matanzas para exterminar aldeas y caseríos (51 solo en San María Nebaj), asesinatos de mujeres preñadas, extracción de fetos y traslado por la fuerza de niños de un grupo étnico a otro; los cuales son actos, les guste o no, que concurren en el tipo penal de genocidio.

     

    Les espanta el “qué dirán” de la comunidad internacional, pero parece molestarles menos esos crímenes espeluznantes considerados entonces necesarios para mantener con vida el régimen político económico de su preferencia.

     

    ¿Cabe el rechazo tan encendido hacia el término que etiqueta al país como uno capaz de los actos más desalmados en el planeta y en cambio la relativización de esas acciones extremadamente crueles?

     

    En todo el debate posconflicto, el término genocidio ha venido a contaminar aún más la discusión sobre la guerra. La atención se desvía hacia la carga política de la palabra y se diluye el valor de los hechos demostrables. Sin embargo, 11 expertos contratados por Naciones Unidas, tras analizar los hechos ocurridos entre 1981 y 1983 en contra de población ixil, en Quiché; Chuj y q’anjob’al, en el norte de Huehuetenango; k’iche’, en Zacualpa; y a’chí, en Rabinal, concluyeron que ahí hubo actos genocidas. No una política genocida, sino meros actos de genocidio. El que la causa de persecución no haya sido de orden étnico, sino político militar, no los libra de ser considerados actos de genocidio según la Convención Internacional para prevenir ese delito, suscrita por Guatemala en 1950. Tampoco es relevante que no haya existido una política explícita al respecto.

     

    El rechazo al uso del término genocidio puede procurar un objetivo político nacionalista: excluir al país de un listado execrable. También puede perseguir un objetivo político legal: garantizar la impunidad de los acusados de uno de los únicos delitos imprescriptibles. Pero el riesgo consiste en que, al no haber un reconocimiento de la gravedad del crimen, al subestimar la dimensión de lo ocurrido, la lección quede sin ser aprendida.

     

    O bien puede ser simplemente una manera muy pragmática de resolver los problemas de hoy. La idea fuerza de los conservadores parece ser: el pasado se queda tal y como está, impune, en una gaveta. Pero hacia el futuro, la promesa es de reconversión hacia la civilidad.

     

    Hace apenas unas semanas, el Congreso pronunció una especie de Nunca Más. Al ratificar el Estatuto de Roma, Guatemala se incorpora a la Corte Penal Internacional. Una vez dentro del sistema, el país se compromete a luchar contra delitos de lesa humanidad, como los propiciados en los años 80 en el Altiplano. Y esta vez no hubo una sola voz que se alzara en contra.

     

    La pregunta es si esa promesa, sin la admisión de lo ya ocurrido, será suficiente para librarnos del mal.

    JUAN LUIS FONT

    27 febrero 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Arjona, ¿héroe musical?

    MARCELA GEREDA

    Genocidio e indignación

    JUAN LUIS FONT

    Tendencias en la comunicación

    LA COLUMNA DE LA UGAP

    Petróleo a US$110

    EDITORIAL

    Primer ataque

    DINA FERNÁNDEZ

    Frente al Estado

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    La “idea” sale de casa

    EDGAR GUTIÉRREZ

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/