Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 19 de marzo de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La nación indígena

    JUAN LUIS FONT

    O el fastidio de ir por la ruta de la consulta y el acuerdo.

    Lo más apremiante no es que los líderes indígenas reunidos en Totonicapán le hayan dicho a la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, que se sienten tratados como si fueran invisibles en este país. Su país. Lo más penoso es que para la mayoría de sus compatriotas resulta extraño, ajeno y difícil de creer que se necesite de un procedimiento para convocar a los ancianos de tantos grupos distintos en un territorio tan pequeño como el nuestro. Para empezar, ¿qué es eso de los ancianos? ¿Acaso no son los alcaldes electos quienes representan la autoridad en aquellos pueblos?

     

    Puesto que el mundo no indígena vive de espaldas al mundo indígena (ya quisieran ellos podernos ignorar del mismo modo), desconocemos parte de su forma de vida y de organización, que no es estática ni uniforme. Nos cuesta comprender su enfoque en muchos aspectos y tendemos a creer que, en términos políticos y administrativos, todo se resuelve mediante el orden legal que emana del Estado. Un estado occidental impuesto a poblaciones indígenas que no se identifican -tampoco necesariamente adversan- los métodos en los cuales se basan las regulaciones y las normas.

     

    Llevamos siglos en ese inútil esfuerzo de la imposición. El dominio se ejerce, en el momento de la crisis, con el respaldo de las armas. El derecho juega un papel subordinado, sobre todo, porque la retórica constitucional conduce a no admitir que se soslayen derechos fundamentales de las personas y los pueblos indígenas, pero ¿quién lo observa?

     

    Guatemala es en parte una nación occidental pero también es una nación indígena, mesoamericana, y requiere de la construcción de un modelo propio que responda a esa realidad diversa suya.

     

    Se puede argumentar que de otra manera se hace muy difícil administrar cualquier asunto de nación. Por ejemplo, habrá conflictividad en materia del aprovechamiento de los recursos naturales (ríos, yacimientos de minerales y petróleo) mientras no existan los mecanismos razonables para hacer consultas y lograr acuerdos satisfactorios para todos. Otras naciones lo logran, sin perder un ápice de competitividad y sin sacrificar valores que sus grupos poblacionales consideran irrenunciables.

     

    Pero en Guatemala prevalece la desconfianza y el temor. Además, se estimula ese temor. No es difícil entender que para quienes procuran la rentabilidad en el corto plazo, o para quienes se sienten urgidos de incentivar la creación de plazas de trabajo (motivos particulares o motivos de bien común), esto de sentarse a repensar el Estado resulta un fastidio. Y por eso es más sencillo creer que esas dulcemente mansas conciencias de los indígenas están siendo manipuladas con dinero del "norte", para oponerse a los proyectos que se traen entre manos.

     

    Esa es otra forma de hacer invisibles a las personas. O de proyectarlos como seres inferiores, minusválidos o ingenuos, incapaces de una voluntad propia, adulta, respetable. Aunque se adverse su punto con vehemencia.

    JUAN LUIS FONT

    18 marzo 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    La nación indígena

    JUAN LUIS FONT

    La fábula de la nutria

    DINA FERNÁNDEZ

    No somos terroristas I

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    Masa crítica

    MARCELA GEREDA

    Criminalización de adolescentes

    MARIO FUENTES DESTARAC

    La de nunca acabar

    EDITORIAL

    ¿Empleo por decreto?

    HUGO MAUL R.

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El docente, una variable vinculante de la educación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251712/

    La crisis migratoria

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251711/

    ¿Sed de almas… o de aplausos?

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251710/

    Estamos en manos de las Comisiones de Postulación

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251709/

    Un Congreso social y democrático

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251708/

    Cazadores de ambiciones

    Publicado:(2014-07-31)

    /es/20140731/opinion/251707/

    “Mi Gobierno”

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251660/

    Hablar de Gaza

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251659/

    Comentarios… ¡Ánimo Israel!

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251658/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251657/

    La ofensiva de Brasil contra Israel

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251656/

    Alentador mensaje

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251655/

    El holocausto palestino

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251654/

    El socialismo del siglo XXI en caída libre

    Publicado:(2014-07-30)

    /es/20140730/opinion/251653/

    Si se quiere se puede

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251626/

    Más impuestos: Falsa salida

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251625/

    Dos Estados distintos

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251624/

    Nuestra presencia en el primer encuentro internacional

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251622/

    Violencia al volante; muerte segura

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251611/

    El cisne negro de las elecciones institucionales

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251610/

    Los niños como víctimas, venden

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251609/

    2 de agosto de 1954

    Publicado:(2014-07-29)

    /es/20140729/opinion/251608/

    Tiempos de cambios profundos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251575/

    Derecho de resistencia del pueblo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251566/

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/