Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 26 de marzo de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La publicidad subliminal ¿mito o realidad?

    LA COLUMNA DE LA UGAP

    Maynor Cruz Batres • Creativos&Medios

    A finales de los ochenta me estrenaba como creativo publicitario y debía hacer una campaña para lanzar un novedoso concepto –en aquella época– de multirestaurantes. La presentación era ante un comité de propietarios. Para crear expectación, empecé a mostrar pieza por pieza. Fue allí cuando sucedió: a medida que yo destapaba los anuncios, uno de los clientes encontraba “mensajes ocultos” que ni yo mismo sabía que estaban allí. Cuando llegó el turno del logotipo, con un grito eufórico dijo que había logrado identificar los labios rojos escondidos en mi diseño.

     

    Después de eso, cada pieza presentada resultaba tener un mensaje sexual oculto ¡cada uno más audaz que el otro! Terminé la presentación pensando seriamente que uno de los dos debíamos visitar al psiquiatra.

     

    Todos conocen la historia: un investigador llamado James Vicary, autor de la frase “Publicidad Subliminal”,  realizó un experimento en 1957 durante la exhibición de la película Picnic. Cada cinco segundos insertó un fotograma con los mensajes “tome Coca-Cola” y “coma palomitas”.

     

    Aparecía tan rápido que no se podía leer de forma consciente. Lo que aduce la historia es que todos tenemos súper capacidades ocultas para leer y entender mensajes en micro segundos por medio del subconsciente, y sin embargo, no nos damos cuenta. Así, al finalizar la película una estampida de espectadores asaltó la dulcería para saciarse con la bebida.

     

    Según Vicary, después de 6 semanas de prueba, las ventas de Coca-Cola se incrementaron en 18.1 por ciento; las de poporopos, 57.8.  Ese mismo año, Vance Packard escribió Las Formas Ocultas de la Propaganda, un ‘best seller’ que ayudó a propagar la idea de una publicidad creada para el subconsciente.

     

    Ahora bien, acá tenemos la segunda parte de esta historia, que curiosamente no se difundió tanto como la primera: Vicary se negó en varias ocasiones a repetir el experimento de forma controlada y otros investigadores que lo intentaron nunca alcanzaron los resultados descritos por él. Fue hasta 1962, en una entrevista con Advertising Age, cuando Vicary reconoció públicamente que había manipulado los resultados: “Yo tenía una buena idea para vender: usar los espacios de las películas para introducir mensajes comerciales sin tener que interrumpirlas. Era solo un truco que no sabíamos si funcionaría, pero la prensa filtró el borrador de un estudio que tenía unos pocos datos que no eran significativos…”

     

    Vicary inventó el término, pero como dirían Los Cazadores de Mitos, “el de la Publicidad Subliminal es… ¡falso!”-

    LA COLUMNA DE LA UGAP

    25 marzo 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/