Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 23 de junio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    ¿Por qué se hunde Europa?

    Carlos Alberto Montaner*

    Por el espíritu redistributivo e igualitarista.

    La Unión Europea mira con envidia a Estados Unidos. Hay crisis, pero mantiene un dólar fuerte (comparado al euro), no hay tentaciones separatistas, el desempleo está debajo del nueve por ciento y, aunque débilmente, crece.

     

    El objetivo subyacente en la Unión Europea, aunque no se decía, era crear un gran Estado federal con los países del viejo continente.

     

    ¿Qué es Europa? La pregunta surgió mientras discutían absorber a los ex países comunistas. Para responderla, en 1993 se establecieron los “Criterios de Copenhague”: formarían parte de la Unión Europea las sociedades que creyeran en las libertades democráticas, respetasen los Derechos Humanos, el mercado y la existencia de propiedad privada como modo de organizar la economía, y que estuvieran dispuestas a cumplir sus obligaciones con la institución.

     

    La Unión Europea no era una cuestión religiosa ni cultural, sino supranacional fundada en creencias jurídicas.

     

    Un hermoso proyecto que ponía fin a milenarios fanatismos y sectarismos del Viejo Mundo. Pero se cometió un error: intentar unificar y homogeneizar a sus componentes al tratar de imitar la composición estadounidense.

     

    Así surgieron los fondos de cohesión. Es decir, transferencias sustanciales de los países más ricos de la Unión Europea hacia los más pobres. Sin discutir por qué los del norte –Alemania, Holanda, países escandinavos— producen generalmente más que los del sur del Mediterráneo (Portugal, España, Grecia), sino la diferente renta per cápita entre los ciudadanos de ambas regiones.

     

    Prevalecía un espíritu redistributivo e igualitarista. Aunque las sociedades trabajaran distinto y tuvieran tejidos empresariales diferentes; aunque no condujeran sus asuntos públicos con igual honradez y eficiencia, se suponía una responsabilidad de los más poderosos conseguir que la calidad de vida europea tuviera un perfil uniforme.

     

    De alguna manera, esto es lo que hoy destruye a Europa. Porque los ciudadanos de los países más ricos se sienten engañados y estafados y están dispuestos a castigar en las urnas a los políticos que continúen transfiriendo recursos a las naciones en crisis.

     

    El error no estuvo en aceptar en la Unión Europea a países muy distintos, sino en intentar dotar de una moneda común a sociedades que producen, consumen y administran de formas diferentes.

     

    Estados Unidos es distinto a la Unión Europea. Aquellas 13 colonias que le dieron origen, pese a sus diferencias, compartían un ADN esencial británico. Esa experiencia era intransferible a Europa.

     

    Para salvar el proyecto de la Unión Europea, valioso en mil aspectos, hay que olvidarse de las fantasías federales unitarias. El único destino posible es una confederación muy laxa de Estados desiguales donde conviven sociedades distintas que obtienen resultados diferentes. Cada transferencia hecha desde la Europa próspera a la Europa en crisis no contribuye a salvar el proyecto común, sino a hundirlo. Esa es la paradoja.

    Carlos Alberto Montaner*

    22 junio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Junto al apóstol

    José Barnoya

    ¿Por qué se hunde Europa?

    Carlos Alberto Montaner*

    Es bueno que se sepa

    Acisclo Valladares Molina

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/