Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 24 de junio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    EL ACORDEÓN

    Ver con los oídos

    Haber vivido en un conflicto armado urbano “solapado” y estudiado en un colegio católico le marcaron lo suficiente como para reflejar en toda su obra la atmósfera del miedo y la iconografía religiosa. El artista guatemalteco Luis González Palma visita el país para hablar de lo que le interesa: la imagen.

    Es uno de los referentes en el mundo de la fotografía, mejor dicho, en el de la imagen, que es lo que le interesa. Ha expuesto su obra en EE.UU., Australia, México, Italia, Francia, España, Singapur y Venecia, entre otros. Pero su vida es en Argentina, en las sierras de Córdoba, donde radica en la actualidad. En el día a día no extraña nada, pero le resulta excepcional visitar Guatemala. Más aún, haber vivido en un conflicto armado urbano “solapado” y estudiado en un colegio católico le marcaron lo suficiente como para reflejar en toda su obra la atmósfera del miedo y la iconografía religiosa. González Palma viene de ese mundo, en donde la imagen es una idea que explora las emociones, las políticas y las sensibilidades.

     

    Por estos días se encuentra en el país. Impartió talleres y charlas para La Fototeca y en la Bienal de Arte Paiz. Mañana estará en Sophos dando una charla junto a Maurice Echeverría. Entre este andar vertiginoso, se detuvo para conversar sobre la imagen, la literatura y la música.

     

    ¿De qué trata el taller fotográfico que imparte?

     

    – No es un taller de fotografía, es un taller donde me interesa hablar de por qué hacemos lo que hacemos, en relación a la imagen. La fotografía no es algo que me interese. Yo hago fotografía, pero trato de hacerla de una forma mucho más libre, más amplia, mucho más experimental por decirlo de alguna forma. Y el taller consiste en hablar, no en tomar fotos, en pensar qué ideas hay atrás de la imagen y por qué esta imagen y no otra, por ejemplo.

     

    ¿Se inclina por lo digital o por lo análogo en la fotografía?

     

    – A mí me interesan las ideas. Hay ideas que requieren el uso de tecnología digital, por ejemplo. Y hay ideas que no. Yo me siento más cómodo con la fotografía tradicional, con el negativo, porque es así cómo empecé. Pero no tengo ningún problema con usar otra técnica si esta va a ayudar a la idea.

     

    ¿Cómo se introdujo en la fotografía?

     

    – Mi formación fue la arquitectura, pero siempre me interesó el arte. No puedo decir cómo... fue explorando medios para trabajar que llegué a la fotografía. Empecé a hacer un tipo de trabajo mucho más serio, podríamos decir, a finales de los años ochenta.

     

    Detrás de esas ideas, de esas imágenes, ¿juega un papel importante Guatemala?

     

    – Tiene que ver, porque mis fundamentos estéticos los aprendí de las iglesias. De ahí nace realmente el imaginario que tengo. En Guatemala en los años sesenta no había nada, no había galerías, no había museos, nada. Tampoco había Internet como ahora, en que cualquier chavo puede acceder a eso. Yo me formé en el Liceo Guatemala, un colegio católico, marista. Estaba en un conflicto armado solapado en la ciudad, donde el miedo era una constante en mi infancia y en mi adolescencia. Todo eso está reflejado en las imágenes. Está presente desde la primera imagen hasta las que hago ahora. Obviamente, todo lo que a vos te pasa en tu primera infancia y adolescencia te marca de una forma tal que sigues trabajándola el resto de tu vida.


    En su trayectoria, ¿qué cambios ha habido estética y técnicamente?

     

    – Técnicamente hay ciertos cambios. Hay ciertas técnicas que tomo, dejo, retomo... es un diálogo. Pero en esencia lo que a mí me interesa explorar viene siendo lo mismo.

     

    ¿Esta exploración le ha generado más preguntas que respuestas?

     

    – Uno no lo hace para buscar respuestas. Al final de cuentas, uno va planteándose preguntas que uno sabe que no van a tener respuesta. Y a veces pareciera que uno se da respuestas a preguntas que uno nunca se hizo. Hay cosas que se van desvaneciendo con el tiempo. La experiencia creativa es un fracaso y es eso lo que te lleva a seguir y a continuar explorando. Sé que no voy a resolver nada con todo mi trabajo, pero de alguna forma me acompaña y me ayuda a entender un poco lo que hacía antes. Me ayuda a entender un poco al ser humano y entenderme a mí mismo también.

     

    ¿En qué trabaja actualmente?

     

    – Tengo casi dos años de no tomar fotos. No he tenido ni interés ni deseo, pero sí he estado esbozando ciertos proyectos que quiero empezar a trabajar ahora. Hay un proyecto que quiero hacer en relación a un concepto de Freud, que tiene que ver con lo familiar, lo ominoso, lo extraño. Lo quiero trabajar en retrato. Otro tema tiene que ver con el síndrome de Stendhal y con síndromes que tienen nombres de artistas. Pero no sé qué voy a hacer. Son cosas que por ahorita me tienen enganchado, en pensar que quiero ir por acá.

     

    Entonces hay una planificación previa en sus obras.

     

    – Dejo que las ideas se vayan creando por mucho tiempo, un año, año y medio. Y las sigo pensando, leyendo, estudiando mucho en relación a esas ideas y cuando tomo fotos hago todo lo que tengo que hacer en un mes. Realizarlo es fácil, no requiere algo particularmente complejo, pero tener ideas que tengan sentido es muy difícil.

     

    ¿Cuáles son esas lecturas?

     

    – Varía pero trato de leer... En mis libros de cabecera están Pessoa, Cioran, Borges. En la noche trato de leer novelas y ensayos en el día: desde antropología, psicoanálisis, estética. Me interesa todo.


    En la música, ¿cuáles son sus gustos?

     

    – A mí me gusta la música clásica y el jazz, pero el jazz del sello alemán SM. Todo el jazz europeo y su sensibilidad me atrapan. Y al hablar de música: yo hubiera querido ser músico. Es una de esas paradojas de la vida. Intento relacionar mucho la imagen con la música, pero ese es otro tema.

     

    ¿Pero al menos intentó ser músico?

     

    – Tuvimos un grupo de música en la escuela. Una vez fui al Conservatorio Nacional para estudiar, pero por mi edad, que tenía más de dieciocho años, no me aceptaron. Y quise realmente volcar el cien por ciento de mi vida a mi trabajo fotográfico. Incluso dejé de tener contacto con la arquitectura para comprender el proceso de la imagen.

     

    Y ese otro tema, el de la música y la imagen. Cuénteme.

     

    – Te digo un poco: ver con los oídos. Pero estoy hablando de sensibilidades. Intentar hacer una imagen que susurre algo. Estoy hablando en un nivel simbólico, no es una cosa que tenga que ver con la sinestesia. Es simplemente una imagen que pueda darte algo inefable que te da la música. Que te muestre de alguna forma lo que ella está ocultando.

     

    ¿Cómo percibe la escena fotográfica en Guatemala?

     

    – Yo no me fijo mucho en los fotógrafos. Me interesan los artistas en general. Algunos usan la imagen fotográfica, otros no. Lo que sí siento es que en Guatemala, aparte de que hay excelentes artistas, hay artistas jóvenes con trabajo de gran madurez, muy buenos en realidad. Siento que es un país que a nivel creativo da mucho.

     

    ¿Y la escena argentina?

     

    – Vivo en las sierras de Córdoba, a 40 kilómetros de la ciudad. La ciudad de Córdoba es como Guatemala, y la provincia de Córdoba es más grande que Guatemala. Y la escena artística de Guatemala es mucho más intensa que la cordobesa. Pero si vamos a Buenos Aires es otra historia.

    Juan D. Oquendo

    23 junio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Un pez negro nadando en un paraíso cúbico

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251138/

    El genio de la lámpara maravillosa

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251139/

    El gran hotel Budapest

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251140/

    Palabras para acampar en la ternura

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250727/

    Cine acorde a Guatemala (Entrevista a Uli Stelzner, y Mafi Reyes)

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250726/

    Insidioso y maligno

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250725/

    Los niños se van

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/elacordeon/250340/

    Canción de cuna

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/elacordeon/250339/

    Los irreverentes

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/elacordeon/250027/

    Todo los libros del mundo

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249636/

    Mario Payeras en la Zona Reina

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249635/

    Dinero, justicia y moral

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249634/

    Escribir sin inspiración

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/elacordeon/249280/

    Un hombre real y enteramente humano

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248831/

    De la mano del padre

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248832/

    Gatos, tigres y otros señores respetables

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248833/

    Regina José Galindo: “Tengo una relación bipolar con Guatemala”

    Publicado:(2014-06-01)

    /es/20140601/elacordeon/248472/

    Autobiografías

    Publicado:(2014-06-01)

    /es/20140601/elacordeon/248471/

    El cine que nos ve

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248056/

    El manual del músico independiente

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248057/

    Conversación en el lugar unico

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248058/

    De carros, bancos y Mickey mouse

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248059/

    La muerte de un poeta

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247608/

    La nota suicida de David Foster Wallace

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247609/

    Mis montañas rusas

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247610/

    Dos hermanos y una historia

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247129/

    Nauru y tuvalu

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247128/

    La reina ingrata

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247127/

    El padre de las exageraciones

    Publicado:(2014-05-04)

    /es/20140504/elacordeon/246738/

    Enamorarse de Jeremy Irons

    Publicado:(2014-05-04)

    /es/20140504/elacordeon/246737/

    Gabriel García Márquez o la belleza del desorden

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246357/

    El círculo de tiza

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246356/

    Sobre la libertad de expresión

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246355/

    Lecturas de Verano

    Publicado:(2014-04-13)

    /es/20140413/elacordeon/245733/