Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 14 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    ¿Diplomacia complaciente?

    Acisclo Valladares Molina

    A veces olvidamos que la diplomacia, es tan solo un instrumento.

    Criticándosele, recibió aquel diplomático de carrera –más de veinte años en el servicio, ganados a pulso cada destino y cada ascenso– el mejor de los elogios. “Su presencia incomoda a los vecinos”, “Especialista en hacer difíciles las cosas” ¿Y qué se quería? me pregunto y me sigo preguntando ¿Que en temas de soberanía y de dominio se pusiera de culumbrón, costumbre inveterada entre nosotros? ¿Se pretendía un funcionario que se echase con delicadeza los traguitos y se hiciera el “cuatazo” de los otros? ¿Acaso un funcionario que, al cabo del tiempo, recibiese la más alta condecoración de la contraparte?

     

    Ningún elogio mejor que el que se hiciera al diplomático de carrera, “funcionario que viene del gobierno pasado”, a lo que faltó agregar que también del antepasado; del ante antepasado y del ante-ante-antepasado, algo que resulta más que razonable en un funcionario de carrera. ¿Y no que se propugna por una administración pública que sea de excelencia y no sujeta a los caprichos? Y, si es así ¿En qué quedamos?

     

    El veneno del dardo que fuera lanzado en la edición del pasado domingo habrá sido de la más absoluta complacencia para aquellos que, en beneficio de lo propio, no les importa la inundación de nuestras tierras ¡Ah, el proyecto, siempre recurrente, del río Usumacinta! o la inadecuada explotación de nuestros mantos de gas ¡los tenemos! y de petróleo ¿No sabían que una “pinche” declaración conjunta puede, incluso, constituir tratado? ¡Ah el tema de las fronteras “movedizas”!

     

    Hemos estado acostumbrados a la diplomacia complaciente y claro que tiene que resultar algo así como “disonante” aquel que se preocupa, no por caer o quedar bien, sino por la “mal cayente” ¡Brujo! defensa de lo nuestro.

     

    Acostumbrados a nuestra diplomacia complaciente tiene que resultar un “avis rara” aquel que se preocupa por defender, lo que debe defenderse.

     

    ¿Qué de malo tiene aplicar la reciprocidad en lugar de irse de boca?

     

    Podrá caer muy mal pero ¿Quién ha dicho que el objetivo de la diplomacia sea el de caerle bien a la contraparte? La diplomacia no constituye fin alguno en sí misma sino tan solo un instrumento de la política exterior de los Estados.
    “Salucita, pues”… ¿Y qué pasa, si el diplomático no bebe? ¿Qué pasa, si no brinda? ¿Cuál es el problema de que se concrete –sin más– a la defensa de lo nuestro?

     

    ¿Que no será condecorado? ¿Y acaso es arbolito de Navidad, lo que buscamos?

     

    La temática de soberanía y de dominio ha sido una temática olvidada y es bueno que sepamos priorizarla “¿Salucita, compadre?” ¿Tanto molesta una diplomacia que busque respeto y resultados, y no simple complacencia?

    Acisclo Valladares Molina

    13 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Estudiantes críticos tienen algo qué decir

    Rosalinda Hernández Alarcón

    ¿161 diputados?

    elPeriódico

    Universitario Ilustre

    José Miguel Argueta

    Burbujas globalizadas

    Amilcar Alvarez

    ¿Diplomacia complaciente?

    Acisclo Valladares Molina

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/