Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 21 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    De muerte natural

    José Barnoya

    No podía faltar la muerte de los amigos, hermanos entrañables.

    Cuando arribé al medio siglo pensé en escribir sobre la muerte, y fue por ello que pergeñé un romancero en el que me adentré en las muertes que me ha tocado vivir: la del abuelo que me arruinó mi cuarto cumpleaños, ausentándose de un golpe al corazón en vísperas del 23 de enero; la tos ferina que se llevó a la hermana; la del hermano menor que se esfumó al cuarto día de nacido doblegado por la sangre incompatible de la madre; la de la madre consumida por el cáncer; y la del padre al que traicionó un orgasmo.

     

    No podía faltar en ese romancero la muerte de los amigos, hermanos  entrañables: “La amistad, la verdadera, la que se comparte, lo dijo el amigo Adolfo, en los momentos aciagos y en los gratos de la vida, es talvez el sentimiento, más alto del ser humano. Pancho, Meme, Julio, el Sapo, el Negro y el Seco; Aníbal, Ángel y Alfredo, Enrique y Manuel José, el Huevo, el otro y aquél; de los que halan parejo, de los que ofrecen y cumplen, de los que dan y no esperan; los ha quitado de en medio, la enfermedad, la violencia, el plomo, la incomprensión”.

     

    En pleno siglo XX reapareció el genocidio en su más cruda definición: “Ese hecho de violencia que se comete, con la intención de destruir total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso”. Así fueron cayendo abatidos por la metralla ignominiosa, una pléyade de universitarios valiosos y patriotas. Fue así como con tristeza incluí a varios de ellos en el romancero: “Adolfo, ametrallado en su silla, parapléjico brillante; treinta y dos balas a Mario, defensor del proletario; como en safari Oliverio, líder joven, líder nato; Manuel  a fuegos cruzados, la multitud lo acompaña. No hay derecho a que me quiten, en esa forma a los cuates. Amigos, hasta la muerte; risas y penas, la muerte; venga esa mano, la muerte”.

     

    En pleno siglo XXI aparece el flamante Secretario de la Paz, nombrado por el Presidente de la República, general Otto Pérez Molina, declarando que en Guatemala no hubo genocidio. Es entonces que, ante esa sesgada  aseveración y ante la muerte afrentosa de Adolfo Mijangos, Mario López Larrave, Manuel Colom, Oliverio Castañeda, pienso que a lo mejor murieron en su cama y de muerte natural.

    José Barnoya

    20 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    ¿Qué es la Constitución?

    Acisclo Valladares Molina

    El juego del embajador Chacón (II)

    Ricardo Méndez Ruiz Valdés

    Comiendo ansias (I)

    Danilo Parrinello

    De muerte natural

    José Barnoya

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/