Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 22 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    EL ACORDEÓN

    El huevo divino

    Hay días de cansancio. Largos, pesados, densos. De una monotonía pestilente, cargados de la basura sutil que respiramos por la calle. El desaliento, el dolor que me aplasta la cabeza, el basurero que uno debe atravesar para llegar al otro lado de este lugar impreciso que habitamos, donde todo parece florecer como una tensa cena de familia, como un centro comercial el domingo a medio día, como una reunión de gente decente que se dedica a los negocios. Y salvarse de ser una pieza útil de la reproducción en masa que vomitan los colegios, las universidades, las empresas, las religiones, los fanatismos, los dogmas, las ideologías, los imperios. Todo huele mal en este lugar de sobornos, arreglos, amenazas, compras, chantajes, asesinatos y tratados de no agresión para construir el huevo divino del bienestar a toda costa. Pero no se puede dar un salto preciso encima de este malestar impunemente, desplegar las alas que no se tienen. Solo queda correr entre la mierda para alcanzar la otra orilla. Y todo, con el único objetivo de permanecer vivo, sano, lúcido. A salvo de la estupidez, del equívoco, del desamor.

     

    Borgia. En una escena de la serie de televisión que lleva ese nombre, el Papa Alejandro VI, Rodrigo Borgia, contempla una imagen de Cristo crucificado y dice que no entiende por qué está representado así: clavado en la cruz, muerto, derrotado. ¿Por qué la Iglesia no promueve la imagen del Cristo que resucita? La línea de diálogo que reproduzco aquí no es exacta, excepto su esencia, porque no tengo buena memoria. Pero el lascivo y criminal Borgia acierta con esa observación que yo había pensado muchas veces, como tantos cristianos lo habrán hecho antes. Sin duda la proliferación de esa imagen terrible tiene que ver con la utilidad de la culpa, el sufrimiento que purifica y la manipulación de los fieles. El miedo siempre da resultado para influir en la mente de los débiles. Los gringos aprendieron muy bien esas lecciones y por eso su pueblo es una masa de corderos que va a morirse a la guerra santa promovida por los grandes capitales. Esas nuevas cruzadas contra los infieles para recuperar el Santo Grial cuya sangre ya no es la de Cristo sino el negro coágulo del petróleo. La política intervencionista no es más que la práctica de la rapiña. Y el Abrams M1A2 el vehículo insignia para llevar la paz de la espada, digo del fusil, las armas automáticas, la granada de fragmentación. La democracia en todo su esplendor. Quizá por eso me simpatizan los Borgia. Su hipocresía era de comedia. En realidad les valía madres airear sus asesinatos, sus pasiones compulsivas, su corrupción y sus ambiciones sin medida.

     

    El amor, he oído decir con frecuencia, es respeto, sumisión, cariño (un poco desteñido, la mayoría de las veces, eso sí); tolerancia, capacidad para soportar el malhumor, la cólera, los malos modos, la frustración, la infidelidad, el desamor, la displicencia, el sordo ruido de viejos rencores. En suma, una decisión. Un acto de la voluntad. Un compromiso firmado para aguantar hasta la muerte. Una cruz. La cruz del Cristo bañado en sangre. Toda una filosofía del sufrimiento. Castigar, castigarse. Sufrir de buena gana para acceder al mundo de la otra vida que, quizá, no existe. Qué lo siento, talvez lo único que nos espera es la nada. La pasión, la inquietud por una piel, la respiración alterada, dicen algunas buenas personas, son cosas de adolescentes en una época cuando el cuerpo es proclive al pecado. No, el amor es una decisión. Una firma estampada. Uno recibe el paquete y no puede devolverlo. Todo en una caja, servido en un plato: los hijos lindos, obedientes y comedidos; papá y mamá, amorosos, comprensivos, exitosos. El perro, sin pulgas; la niña no aspirará una línea de coca sino hasta después de los quince años; el jovencito no embarazará a su novia porque aprendió a ponerse el condón. La decoradora avisa que pasará a verlos porque ahora la tendencia ha cambiado. Qué horror esas paredes peach. La vida es linda. Un huevo de Fabergé.

     

    Guatemala, 20 de julio de 2012

     

    >arturo.monterroso@gmail.com

    Arturo Monterroso

    22 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Un pez negro nadando en un paraíso cúbico

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251138/

    El genio de la lámpara maravillosa

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251139/

    El gran hotel Budapest

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/elacordeon/251140/

    Palabras para acampar en la ternura

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250727/

    Cine acorde a Guatemala (Entrevista a Uli Stelzner, y Mafi Reyes)

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250726/

    Insidioso y maligno

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/elacordeon/250725/

    Los niños se van

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/elacordeon/250340/

    Canción de cuna

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/elacordeon/250339/

    Los irreverentes

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/elacordeon/250027/

    Todo los libros del mundo

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249636/

    Mario Payeras en la Zona Reina

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249635/

    Dinero, justicia y moral

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/elacordeon/249634/

    Escribir sin inspiración

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/elacordeon/249280/

    Un hombre real y enteramente humano

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248831/

    De la mano del padre

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248832/

    Gatos, tigres y otros señores respetables

    Publicado:(2014-06-08)

    /es/20140608/elacordeon/248833/

    Regina José Galindo: “Tengo una relación bipolar con Guatemala”

    Publicado:(2014-06-01)

    /es/20140601/elacordeon/248472/

    Autobiografías

    Publicado:(2014-06-01)

    /es/20140601/elacordeon/248471/

    El cine que nos ve

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248056/

    El manual del músico independiente

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248057/

    Conversación en el lugar unico

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248058/

    De carros, bancos y Mickey mouse

    Publicado:(2014-05-25)

    /es/20140525/elacordeon/248059/

    La muerte de un poeta

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247608/

    La nota suicida de David Foster Wallace

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247609/

    Mis montañas rusas

    Publicado:(2014-05-18)

    /es/20140518/elacordeon/247610/

    Dos hermanos y una historia

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247129/

    Nauru y tuvalu

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247128/

    La reina ingrata

    Publicado:(2014-05-11)

    /es/20140511/elacordeon/247127/

    El padre de las exageraciones

    Publicado:(2014-05-04)

    /es/20140504/elacordeon/246738/

    Enamorarse de Jeremy Irons

    Publicado:(2014-05-04)

    /es/20140504/elacordeon/246737/

    Gabriel García Márquez o la belleza del desorden

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246357/

    El círculo de tiza

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246356/

    Sobre la libertad de expresión

    Publicado:(2014-04-27)

    /es/20140427/elacordeon/246355/

    Lecturas de Verano

    Publicado:(2014-04-13)

    /es/20140413/elacordeon/245733/