Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, jueves 26 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    US$125 millardos

    Roberto Gutiérrez Martínez

    Los ganadores serán las empresas farmacéuticas.

    Es la cantidad (equivalentes a Q975 mil millones) que Melinda Gates se ha propuesto recaudar para el control de la natalidad en los países subdesarrollados, especialmente del Hemisferio Sur del globo.

     

    Doña Melinda es la esposa de Bill Gates, el genio de la informática y uno de los hombres más ricos del mundo, quienes formaron la Fundación Bill y Melinda Gates a la que han donado la mayor parte de su fortuna y que tiene como objetivo la reducción de la pobreza.

     

    La cantidad por recaudar es astronómica, un numero de 12 dígitos, equivalente al presupuesto del Gobierno de Guatemala de 20 años a los valores actuales; o a lo que produce el país (todos los  guatemaltecos)  durante cuatro años. Pero más que los números, lo preocupante es el destino que se dé a ese dinero, pues los únicos ganadores serán, las empresas farmacéuticas productoras de los medicamentos y artilugios que se aplicarán y repartirán en hospitales y centros de salud de las áreas rurales de nuestros “pobres” países,  como mecanismo para evitar nacimientos. Y los perdedores serán  los países supuestamente “beneficiarios” de la estrategia que imaginó Doña Melinda y muchos como ella proponen de buena fe, como la estrategia más adecuada para la reducción de la pobreza. En lo que sí tienen razón los que así piensan es en que el control de la natalidad como estrategia de salud pública, especialmente aplicada  en áreas  rurales, es la vía rápida de reducir la natalidad,  aun cuando no el medio adecuado para promover el desarrollo, asunto este más complejo y que requiere más tiempo, como veremos.

     

    En ello está precisamente el error, en ignorar que las bases de un  desarrollo sostenible están en el capital humano, en el capital social y en el capital moral de la sociedad. 

     

    ¡Claro que fortalecer estos elementos del desarrollo es más complicado y requiere tiempo!

     

    Para el primero de los capitales mencionados, el humano, se debe proveer a las comunidades de servicios de salud y nutrición, así como de una educación de calidad. Recordemos que un medio conque cuenta un Estado para compensar las diferencias sociales y económicas es proveyendo a los más desfavorecidos de mejor educación y facilitarles oportunidades para su pronta inserción laboral. Pero desafortunadamente se hace por lo regular lo contrario.

     

    Para el fortalecimiento del capital social, segundo elemento de un desarrollo sostenible, se debe provocar confianza y solidaridad entre los ciudadanos, asunto que genera asociatividades y apoyos entre los mismos ciudadanos, muchas veces entre los mismos pobres, quienes resuelven por esa vía muchas de sus carencias.

     

    Y el tercero de los capitales mencionados, el moral, es en definitiva el que más importa para el asunto, pues los métodos comúnmente utilizados para controlar la natalidad van desde la provisión de preservativos entre jóvenes, hasta esterilizaciones masivas. Y todo ello acompañado de programas de educación sexual de dudosa eficacia y pertinencia, que atentan contra la moral pública, al banalizar el sexo.

     

    Estas estrategias no van al centro del problema, que está en la falta de responsabilidad paternal; ni a la generación de oportunidades en el país que evite que miles de guatemaltecos abandonen a sus familias, con lo que muchísimos niños crecen sin padre, en un semiabandono por falta de orientación adecuada para la vida.

     

    Con los recursos que propone Doña Melinda para el control de la natalidad, alcanzaría para proveer salud y alimentación a los niños pobres, educación y capacitación para el trabajo a millones de pobres del mundo, todo ello medios para el fortalecimiento de los capitales que resultan en el desarrollo sostenible.

     

    Y alcanzaría para fortalecer a las instituciones que verdaderamente sirven para el fin de reducir la pobreza; esto es, la institución de la Familia, el Estado de Derecho, la Transparencia, el sistema Educativo y la Propiedad;  como en su momento lo manifestaron los premios Nobel de Economía Gary Becker y Amartya Sen, quienes determinaron que son esas instituciones las que garantizan una Economía sostenible. Al tiempo que establecieron en sus estudios que es en la familia en donde se genera la riqueza, lo que se ha confirmado en un modelo econométrico realizado en Guatemala hace un par de años por la doctora en Economía Sofía Aguirre, en el  que demuestra que las políticas de control de la natalidad no son las adecuadas, y que mas bien debe fortalecerse las instituciones que garanticen el desarrollo sostenible.

    Roberto Gutiérrez Martínez

    25 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    La tenebrosa Judicial

    Helmer Velásquez

    Al oído del Presidente

    Jose Rubén Zamora

    Las multas de la Muni

    Miguel Ángel Albizures

    El Presidente a caballo

    Méndez Vides

    Las cooperativas, un modelo de desarrollo que trasciende

    Leonardo Delgado AJKEM – Tejedores

    No podemos volver a fracasar

    Edgar Gutiérrez

    US$125 millardos

    Roberto Gutiérrez Martínez

    Por un país de lectores

    Miguel Ángel Sandoval

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/