Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 28 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Carlos Alberto Montaner*

    El tercer misterio es el más extraño de todos, Hugo Chávez se mantiene fiel a una alianza absurda..

    Cuando le preguntaron a Churchill sobre cierto aspecto de la política exterior de la URSS dijo una frase memorable: “Se trata de una incógnita envuelta en un misterio rodeado de un enigma”.
    Algo parecido sucede con el venezolano Hugo Chávez. La primera de las perplejidades es el cáncer que padece. ¿Se muere o no se muere? Según los síntomas corporales aparentes ha mejorado. Se le redujo la gorguera de grasa y cortisona que le nimbaba el rostro, vuelve a hablar incansablemente, canta, salta, insulta. Lo de siempre: delira, luego existe.

     

    Pero hay otros síntomas más sutiles. Raúl Castro, que conoce las tripas de Hugo Chávez como la palma de su mano, salió a buscar plata y anudar alianzas con China, Rusia, Vietnam, y con cualquier país capaz de aliviar la crisis que supondría para la Isla el fin súbito del subsidio venezolano. Raúl es precavido. No quiere que el final de Chávez lo sorprenda con los pantalones en los tobillos.Hay más. ‘Granma’ está calladito. Los periodistas y comisarios saben que ninguna persona seria habla de la “curación” de un cáncer hasta cinco años después de terminados los tratamientos.

     

     

    El segundo misterio es tanto de Chávez como de sus adeptos. Parece que sube en las encuestas. Su aceptación ha aumentado, pese a los graves problemas de inseguridad (19 mil asesinatos en un año), la inflación (la más alta de América Latina) y el desabastecimiento esporádico de bienes básicos de consumo masivo. Cómo y por qué se puede gobernar tan rematadamente mal y no pagar por ello un precio en las urnas es un desafío al sentido común.

     

    No es un fenómeno inédito. Perón, pese al desastre, nunca bajó del 70 por ciento de popularidad. Como sucedió en la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, los pueblos pueden conectar emocionalmente con un líder torpe y temerario que los lleva al desastre.

     

    El tercer misterio es el más extraño de todos: ¿por qué Hugo Chávez se mantiene fiel a una alianza absurda con Irán, Siria, Bielorrusia, Norcorea y otros Estados de la misma calaña? ¿Por qué apoyó a Gadafi hasta el último día de su tiranía?
    Según los israelíes, Venezuela ayuda a Irán en su proyecto de construir armas nucleares. ¿Qué sentido tiene introducir a Venezuela en el peligroso avispero del Medio Oriente?

     

    Es posible que Fidel Castro le comunicara su pasión por enterrar a Occidente. Pero si Chávez puede observar serenamente descubrirá que lo único que su mentor caribeño consiguió, realmente, en más de medio siglo de delirios y batallas, fue enterrar a miles de cubanos en cementerios africanos y en cuanto paraje agreste le resultó propicio para sus locas fantasías de guerrillero planetario.

     

    Así son los misterios. Pura irracionalidad.

     

    *Periodista y escritor. Su último libro es la novela ‘La mujer del coronel’.

    Carlos Alberto Montaner*

    27 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Feminismo y marxismo

    Rosalinda Hernández Alarcón

    ¿Quién determina la Constitución?

    Acisclo Valladares Molina

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Carlos Alberto Montaner*

    Seguimos comiendo ansias

    Danilo Parrinello

    OPINION

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    Los tres misterios de Hugo Chávez

    Publicado:(2012-07-28)

    /es/20120728/opinion/215701/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/