Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 30 de julio de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Entre temor y angustia

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    Los ataques del Ejército son sustituidos por hidroeléctricas.

    Mientras leo la sistematización del Primer Tribunal de Conciencia contra la Violencia Sexual hacia las Mujeres durante el Conflicto Armado Interno, realizado el 4 y 5 de marzo de 2010, en Guatemala –y que se presentará el 2 de agosto a las 6:30 pm en el Hotel Royal Palace–  también concluyo una gira por comunidades del norte, que inicié el 2 de julio y con leves descansos finalicé el pasado 27.  Combinando la lectura con la cruel realidad revisitada, saltan a mi escritorio elementos que busco atrapar y plasmar en este texto.

     

    Primero,  mientras en la capital –con severa ignorancia– la mayoría urbana desprecia  y deslegitima la  firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera (1996), la realidad y el libro testifican que para la ruralidad indígena significó lo contrario, pues el Acuerdo les garantizó el cese a la tortura física y emocional, a la servidumbre obligatoria y a las violaciones sexuales de mujeres de diferentes edades cometidas por el Ejército. Además, permitió a las comunidades negociar el retorno a los territorios, de donde fueron echados a plomo y sangre. 

     

    Segundo, el Acuerdo puso fin legalmente a un conflicto armado y a las violaciones que propició, esto fue un paso clave, pero no significó una transformación sustantiva de la realidad psicológica y económica de las comunidades, especialmente de la vida de las mujeres.  Las comunidades lejanas que enfrentaron el conflicto están hoy en 2012, igual o más pobres que cuando empezó en 1960. Con el agravante que la guerra provocó fracturas difíciles de sanar en los sobrevivientes por la masacre de familiares, desaparecimientos, torturas, violación de mujeres, robo de niños y enfrentamientos entre quienes reclutó el Ejército y viven en las comunidades, y entre quienes buscan justicia ante las violaciones individuales y colectivas.

     

    Y tercero, las comunidades y las mujeres no han dejado de vivir entre el temor y la angustia de ser nuevamente desplazadas de sus territorios, dado que el Estado les enmaraña la obtención de la certeza jurídica de sus tierras. Finalmente, los ataques del Ejército ahora son sustituidos por el rápido avance, en sus territorios, de proyectos extractivistas, hidroeléctricas y monocultivos que modifican sus vidas.

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    29 julio 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Insulto olímpico

    DINA FERNÁNDEZ

    Niñez gritando auxilio

    MARCELA GEREDA

    La cruda realidad

    MARIO FUENTES DESTARAC

    Menos un problema

    JUAN LUIS FONT

    Alas para la Economía

    HUGO MAUL R.

    Entre temor y angustia

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    Juegos Olímpicos

    LA COLUMNA DE LA UGAP

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/