Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, lunes 13 de agosto de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Día Internacional de la Juventud

    MARCELA GEREDA

    Les pedimos que crean en el futuro, pero muy pocos creen en ellos.

    Fue en la década de los noventa que las Naciones Unidas dejaron definido en una resolución el 13 de agosto como el Día Internacional de la Juventud. Se plasmaba la necesidad de “difundir entre los jóvenes ideales de paz, respeto de los derechos de los seres humanos y las libertades fundamentales, la solidaridad y la dedicación a los objetivos del progreso y el desarrollo”.

     

    Ante dicha resolución, me pregunto: ¿cómo así que les pedimos a los jóvenes que construyan democracia pero frente a ellos solo hay monopolios?, ¿cómo así que les pedimos que cambien Guatemala, pero Guatemala no cambia para ellos?, ¿cómo así que les pedimos que tengan memoria pero ellos han crecido en el olvido?, ¿cómo así que les pedimos que sean amor, pero lo que muchas veces han recibido es odio? Les pedimos que sean líderes pero nosotros no hemos sabido ser líderes para ellos.

     

    El “desarrollo” o “progreso” inventado por Occidente e imitado por nuestras elites supone avanzar hacia adelante en un camino de ascenso continuo modernizándose. La base material que certifica esa “modernización” es el incremento de la producción y la aparición de una sociedad de consumo. ¿Por qué entonces se les pide vivir para ese “desarrollo”?

     

    Por qué no acompañamos a los jóvenes a cuestionar cómo el consumo es apenas un espejismo de modernidad, uno muy peligroso. Las promesas del desarrollo y de la globalización parecen cada vez más lejanas para la población mundial, por eso para mí, la salida de este sistema inhumano está en abandonar de una vez el modelo iluso de la modernidad, del desarrollo y del progreso, sintetizado en el consumo.

     

    Les pedimos a los jóvenes que crean en el futuro. Pero muy pocos o nadie ha creído en ellos. Les pedimos que sean solidarios y que se dediquen al desarrollo, pero han vivido en medio de un sistema que pone en venta sus brazos, piernas y mentes. En un sistema que solo espera de ellos que sean consumidores. ¿Cómo pedirles que vivan encantados en un mundo de desencanto?, ¿por qué les pedimos a los jóvenes que reproduzcan este modelo de desarrollo anticonstitucional, antitético, antihumano y antinaturaleza?

     

    Les pedimos que sobresalgan, pero no existen los medios para que lo hagan. Se espera de ellos que luchen contra la violencia, pero ellos han sido producto de la historia de un país que es una historia de violencia. Les pedimos que crean en la justicia, pero la justicia no ha creído en ellos.

     

    Sus opciones parecen estar reducidas a la calle, la muerte, el Norte o la extorsión.

     

    Por esas condiciones sórdidas a su alrededor son tan fundamentales espacios como el Octavo Festival Internacional de Poesía en Quetzaltenango, dedicado a Javier Payeras, y que se llevó a cabo del 7 al 11 de agosto en la ciudad altense. Un espacio para dejarse absorber, contaminar y vibrar por las letras de diversas miradas del lugar y el tiempo donde habitamos. Si algo hace falta en Xela y en toda Guatemala, son espacios culturales, centros de discusión, plataformas para que la juventud se constituya y construya como una juventud libre y crítica. Con capacidad de pensarse a sí mismo y al mundo que les rodea.

     

    El esfuerzo de este Festival Internacional nos recuerda que aquí, además de llenar estómagos, hace falta llenar espíritus. Y que el problema de esta locura llamada Guatemala viene dado por la construcción de su cultura. Nuestra poca fe en nosotros mismos. Nuestra leve valoración de lo que somos y hemos sido.

     

    He sido testigo directo de cómo a los jóvenes cuando se les encauza su vasta energía en corrientes de arte, música, danza, literatura, conocimiento, y deporte, abandonan los instintos violentos inherentes en todos los mamíferos que somos. Hagamos homenaje a las palabras de Barrondo. A que muchos cambien las armas por los tenis, las teclas, las guitarras o la pluma. Sigo creyendo que las palabras pueden desarmar una guerra.

     

    Llamo a los Ministerios de Educación y de Cultura, a la iniciativa privada, a la cooperación internacional, a las organizaciones civiles, a dar apoyo real y concreto para que muchos niños puedan tener la posibilidad de percibir el mundo desde la literatura o desde la música. Desde el deporte o desde la ciencia. Y no desde las armas y el crack. Nuestra sociedad necesita más libros y menos balas. Más música y menos muerte.

    MARCELA GEREDA

    12 agosto 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Concesión en pausa

    DINA FERNÁNDEZ

    Crisis alimentaria

    MARIO FUENTES DESTARAC

    Nosotros los pobrecitos

    JUAN LUIS FONT

    Determinantes del márquetin exitoso

    LA COLUMNA DE LA UGAP

    Espejos de esmeraldas

    IRMALICIA VELÁSQUEZ NIMATUJ

    OPINION
    JOTA C
    ENCUESTA
    ¿Cree usted que despenalizar el tránsito y consumo de droga en Guatemala, ayudará a la lucha contra el narcotráfico?

    44%: Si
     
    55%: No
     

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    El costo de postergar indefinidamente

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251565/

    Sonrisas presidenciales

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251564/

    Negarnos el desarrollo

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251563/

    ¿Cómo así de que hay que penalizar la migración?

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251562/

    IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251561/

    Guatemala mejora su desarrollo humano

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251560/

    Las marcas acompañaron a los equipos

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251559/

    Un minuto

    Publicado:(2014-07-28)

    /es/20140728/opinion/251558/

    Lecciones del Mundial

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251499/

    La bomba de tiempo

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251498/

    Por un modelo para la vida

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251497/

    ¿El fin de la historia?

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251496/

    Los beneficios de la tercerización de los servicios de TI

    Publicado:(2014-07-26)

    /es/20140726/opinion/251495/

    ¿Invertimos suficiente?

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251442/

    Que concluya el golpe de Estado

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251441/

    La estructura del soborno

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251440/

    Horror

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251439/

    La Corte Internacional Anticorrupción

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251438/

    Los niños migrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251437/

    Cuadrantes

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251436/

    ¿Emergentes o maduras? 

    Publicado:(2014-07-25)

    /es/20140725/opinion/251435/

    Más deuda programada

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251377/

    El TSE, desafiado

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251376/

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/