Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, domingo 07 de abril de 2013

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    DOMINGO

    "Soy el único precandidato que no es Secretario General de un partido"

    elPeriódico continúa hoy su serie de entrevistas con quienes han manifestado su intención de buscar la Presidencia en 2015. Roberto Alejos, aspirante de Todos define a la organización que le postularía en los próximos comicios y se refiere a la reforma política.

    ¿Cuándo se concretará su ya anunciada salida del Congreso?

    – En este momento, por la parálisis legislativa, ni siquiera puedo pedir el permiso respectivo. Pero cada vez que anuncio que me voy, aparecen de tres a cuatro organizaciones de la sociedad civil con quienes trabajo ciertos temas y piden que me quede para apoyar iniciativas como la Ley de Registro de celulares o la que crea el instituto de protección a la víctima. Por ello, tengo que estudiar cómo y cuándo irme. Deseo efectuar una gira por todo el país para volver a entrar en contacto con la realidad nacional. Hoy nadie cree en los candidatos.

     

    Solo el 12.9 por ciento de guatemaltecos se identifica con una organización partidaria, según el estudio “Cultura política de la democracia en Guatemala”. ¿Qué hará Todos para distinguirse de otras? ¿Son acaso una opción de derecha?

    – No. Todos no es de derecha. Me formé políticamente en el Partido Revolucionario -PR. Con tres meses de campaña, sin ser conocido, fui electo diputado constituyente por Jutiapa, donde transcurrió mi infancia. Me respaldaba, sin embargo, una organización con más de 30 años de trayectoria y un Secretario General, Alfonso Polanco, que había ganado y perdido elecciones. El triunfo en esa ocasión fue del PR.

     

    ¿Por qué estaba vinculado a esa organización?

    – Mi familia ya lo estaba. Mi papá, abuelo y algunos tíos fueron diputados. Otros, fungieron como gobernadores. Los Alejos nacimos dentro del PR, un partido identificado con la izquierda e inmerso en la lucha ideológica desde los 60, –sobre todo en el Oriente–, con organizaciones como el Movimiento de Liberación Nacional.

     

    Los partidos de hoy no parecen tener identificación ideológica.

    – Es que son de mentiras. Nacen, crecen, se reproducen y mueren con el único fin de llevar a alguien a la Presidencia. Se hacen a la medida del potencial candidato, quien por lo general se nombra Secretario General, y coloca a sus amigos en los principales puestos de dirigencia.

     

    ¿Qué pretende hacer Todos para no replicar ese modelo?

    – Soy el único precandidato que no es Secretario General del partido. Felipe Alejos, de 28 años, tiene en sus manos la gran responsabilidad de conformar un verdadero partido político.

     

    ¿Cuál es su ideología?

    – Las ideologías nos han confrontado. Ser de izquierda o de derecha nos ha dividido. Por ello, en Todos se plantea un nacionalismo puro; ser guatemaltecos, sin importar cómo piensa cada uno, dentro de un marco de tolerancia en donde se vale ser diferente. Por ello conviven en el partido Ronald Arango, líder estudiantil y militante de izquierda; Dolores Beltrán, defensora del área campesina en Retalhuleu; Ovidio Monzón, socialdemócrata del Instituto Santiago; el Secretario General que viene del sector empresarial –al igual que Pepe Echeverría o Paul Briere– y el diputado Jorge Mario Barrios Falla, cuyos orígenes se remontan al MLN. Nos identificamos con la política social de mercado y los socialcristianos. La gente no quiere regalos, sino oportunidades de trabajo y acceso al crédito.

     

    Con un abanico tan amplio ¿cómo lograr que un guatemalteco se decante por el partido?

    – Todos, más que como partido, se visualiza a sí mismo como un movimiento social que pretende despertar en los jóvenes la pasión por participar en política. Desea que las mujeres e indígenas tengan más espacio. Por eso promueve la reforma política, que va mucho más allá de modificar la legislación actual.

     

    ¿Se han establecido cuotas para propiciar la participación de minorías?

    – Sí. La presencia de mujeres en puestos de elección, real y no solo de adorno, oscilará entre el 30 o 40 por ciento.

     

    ¿Qué propone la bancada para que el Legislativo salga de la parálisis actual?

    – Llamar al diálogo. En la legislatura pasada, nunca dejaron de funcionar las mesas de negociación para discutir leyes. Cuando se abría lo que llamo un “espacio legislativo” ya estaban consensuadas y listas para aprobarse. Hoy no hay nada de esto. El partido oficial ha sido incapaz de sentarse a conversar y Lider se limita a confrontar en forma permanente. Nadie debería oponerse a reformar la Contraloría General de Cuentas, integrar el Consejo del Ministerio Público o aprobar la Ley de Aduanas. Pero la estrategia política fue entrampar el pleno y el choque continúa. Se está convirtiendo en costumbre que quien gana las elecciones recibe la oposición frontal de los perdedores. Lo hizo el Patriota y hoy, Lider. Si las interpelaciones se detuvieran mañana, no tendríamos nada que aprobar, porque no hay acuerdos de ningún tipo. Pero a pesar de ello, confiamos en que se cumpla la exigencia de Todos de que se apruebe en primera lectura la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, para enviarlo a la Corte de Constitucionalidad a consulta.

     

    ¿Cómo abordar el transfuguismo en las reformas? Ello, tomando en cuenta que los miembros de su bancada fueron electos por otros partidos.

    – El tema trasciende reformar la ley electoral. Tiene relación, también, con la Ley Orgánica del Congreso. El último trimestre del año pasado Todos presentó una iniciativa que el partido oficial no quiso aprobar. Hoy estaríamos gozando de las mieles de una normativa que contempla que un día se interpele, y al siguiente se legisle. Evita el transfuguismo porque se pide que los cargos en la Junta Directiva y las presidencias de Comisión les pertenezcan al partido político.

     

    Los diputados de Todos no podrían acceder a estos puestos.

    – Sí podemos porque no somos tránsfugas. Nos integramos al Congreso el 14 de enero de 2012 como una bancada nueva. Los de Todos no nos fuimos con el enemigo.

     

    ¿Acaso existen enemigos cuando las diferencias ideológicas son mínimas dentro de las bancadas?

    – Bueno, no nos fuimos con otro partido. Es el mismo caso de Manuel Baldizón. Cuando la UNE alcanzó el poder, manifestó su deseo de ser candidato a presidente. Pero como esta organización no es un partido político, porque tiene dueño o dueña, se percató de que no puede competir y forma uno nuevo. Lo cual cuesta muchísimo, como ha sido el caso de Todos.


    La bancada, en su mayoría, fue electa cuando la UNE les postuló.

    – Sí, a excepción de Paul Briere y Juan Manuel Giordano, quienes fueron electos por CREO, y Jorge García, de VIVA. El resto, que somos 15, integramos un movimiento rebelde que nace porque la UNE no es un partido político de verdad. Estuvimos en contra de las aspiraciones políticas de Sandra Torres desde el principio. Como constituyente le dije que su candidatura no era legal ni viable y que conduciría a la debacle de la organización.

     

    ¿Por qué no salirse de la UNE en ese momento?

    – Porque le hacíamos daño, y le éramos fieles a la organización y al presidente Colom. Por eso se trabajó en la campaña de la manera en como se hizo y nos declaramos neutrales en la segunda vuelta.

     

    ¿Por qué regresó a la política con ese partido?

    – A los 30 años, después de mi paso por la Constituyente y un período que ejercí como diputado, me retiré de la vida política. Trabajé en el sector privado, en los negocios de la familia, y también con la sociedad civil desde la Procuraduría de Derechos Humanos o el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, entre otros. Viajé por todo el país. Conozco los tres sombreros. Cuando evalué dónde podía provocar cambios reales concluí que era en política partidaria. Es entonces cuando entré en contacto con el expresidente Álvaro Colom. Yo quería, primero, ser alcalde por Jutiapa y después por la capital. Pero me propuso ser diputado en el primer lugar de la capital, un lugar en el que no podía perder y accedí, sin imaginarme que me iba a tocar dirigir el Congreso a los seis meses porque Eduardo Meyer tuvo que renunciar. Me reelegí tres veces sin aplanadora.

     

    ¿Se siente cómodo con la idea de ser candidato a presidente sin que cambien las reglas del juego?

    – Me siento en desventaja. Hoy respetaré y acataré la ley vigente. Es mi responsabilidad moral, legal y ciudadana.

     

    La ley vigente tiene muchas deficiencias, en materia de transparencia sobre el financiamiento, por ejemplo.

    – Por ello trabajamos con urgencia en reformarla. ¿De dónde han salido los fondos para todas las vallas y mupis que ya están presentes? Nuestra campaña solo incluye el logo y la palabra “afíliate”. La están pagando diputados, que pueden comprobar que el gasto salió de su sueldo o alguien les ayudó.

     

    ¿Es su hermano Gustavo su principal financista?

    – Estamos propiciando, en la reforma, el financiamiento público para evitar el privado. Aunque este último puede ser decente y abierto. Los Alejos no tuvimos ningún empacho en abrir nuestras cuentas la campaña pasada. El dinero que mi hermano me pueda dar, como cualquier otro financista, será siempre transparente: con cheque a nombre del partido. Lo exige la ley actual. Pero si no se lleva a cabo la reforma política, será imposible determinar los costos de la próxima contienda electoral.

     

    ¿A quién desean afiliar al partido?

    – Se quiere atraer el voto de la juventud, de la mujer y de los pueblos indígenas. Cuando en este país se firmaron los Acuerdos de Paz se prometió que la situación iba a cambiar. El conflicto cesó pero los problemas no. Surgieron nuevos. La pobreza está igual o peor. La inseguridad de hoy no existía antes. No hay partidos políticos democráticos que permitan la participación. Aunque hubo un desarrollo de los pueblos con el situado constitucional, la salud, la educación y la infraestructura, no mejoran y ahora están mezclados con narcotráfico o violencia común. Es preciso motivar a las personas a participar por la vía legal en su propia transformación. Por ello, buscamos alianzas con, por ejemplo, cooperativas locales y fortalecerlas.

     

    ¿Al hablar de alianzas se contempla establecerlas con políticos que han conformado feudos en sus distritos?

    – No, nuestra campaña está enfocada en renovar la clase política. Será necesario negociar con personas de trayectoria establecida, pero la idea es que la mayoría sea reemplazada, sobre todo quienes no han dado los resultados esperados. No se trata de un tema únicamente de este país. Los indignados en Europa, especialmente en España, nacen porque la juventud asegura que los políticos han hecho mal uso de la democracia.

     

    ¿Cómo se refleja este mal uso en Guatemala?

    – Desde que retomamos la senda democrática en 1985 la clase política se ha desgastado y es cada vez menor. Además, sufrió ataques y fue objeto de desprestigio cuando se llevó a cabo la depuración del Congreso. Esta acción le abrió la puerta a otros actores, como el sector privado, para incursionar. Hoy, en el Legislativo, con todo respeto, es poca la gente con la cual se puede hablar de política. El fenómeno se agudizó con los nuevos congresistas.

     

    ¿Por qué buscar la Presidencia?

    – El Congreso me apasiona, pero me preocupa que los partidos políticos solo lo sean de nombre y que los candidatos no vengan acompañados de equipo ni de estructura. Creo que la experiencia que adquirí en la Constituyente, donde aprendí de una generación de políticos que ya no está vigente, más mi paso por el sector privado y mi trabajo con la sociedad civil me dio una visión real del país. Y lo que veo me preocupa muchísimo.

     

    ¿Cuál es su principal preocupación?

    – Que Guatemala no está haciendo nada para que evitemos caer en niveles catastróficos como Haití.

     

    ¿Cómo evitarlo?

    – Se resume en la palabra “Todos”. Transparencia, vinculado directamente con la corrupción y con capacitar a la ente para que fiscalice en qué se emplean sus impuestos. Organización, entendida como superar la anarquía total en la que vivimos, sin saber quién manda. Desarrollo, sobre todo rural, con igualdad de oportunidades y sin quitarle tierra a nadie. Seguridad, por último, tan necesaria en el país.

     

    ¿Qué rescata de esta administración?

    – Los esfuerzos que están realizándose en materia de seguridad con respecto al descenso de homicidios. Pero han aumentado los robos, las extorsiones y se ha acentuado la violencia intrafamiliar. Quien mejor está haciendo su trabajo es el Ministerio de Comunicaciones.

     

    ¿Cuál es la principal crítica?

    – El desorden y la anarquía. Se hace evidente la falta de equipo y el que no existía un plan de trabajo. Nadie sabe hacia dónde vamos.

    Beatriz Colmenares • beacolmenares@hotmail.com

    7 abril 2013

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION

    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Lo bueno, lo malo y lo feo que señaló el FMI

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251146/

    Crisis y deterioro de la Marimba de Concierto de Bellas Artes

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251145/

    Hacer las maletas y abandonar el nido, ¿a qué edad?

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251144/

    Ministerio de Finanzas se rehúsa a entregar información pública

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251143/

    Los niños de la frontera: atrapados en el limbo

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251142/

    Gourmet : Costillas de cerdo al romero

    Publicado:(2014-07-20)

    /es/20140720/domingo/251141/

    El peso extra de vivir en zona roja

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250734/

    Una tienda duty free rodeada de polémica

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250729/

    La arriesgada aventura de los migrantes

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250733/

    ¿Por qué no gana la izquierda en Guatemala?

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250732/

    La corresponsabilidad migratoria

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250731/

    Sin gasolina para extranjeros en Potosí

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250730/

    Gourmet: Camarones al ajillo

    Publicado:(2014-07-13)

    /es/20140713/domingo/250735/

    Petapa gasta Q351 mil en “servicios de futbolistas”

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250344/

    El extraño caso del megapartido y sus perritos falderos

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250343/

    Tarjeta roja

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250342/

    La I Guerra Mundial: 52 meses de matanzas

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250346/

    Gourmet: Pollo en salsa de coco y camarón con casabe

    Publicado:(2014-07-06)

    /es/20140706/domingo/250348/

    El hombre que vio llorar a Árbenz

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250016/

    Obituario: Amerigo Giracca, el arquitecto humanista

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250019/

    Cuatro tareas estratégicas del Estado

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250015/

    ¿Sabe usted el costo del crecimiento económico?

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250014/

    El reto de generar confianza

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250013/

    El salar de Uyuni

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250017/

    Gourmet : Lomito en salsa de queso azul

    Publicado:(2014-06-29)

    /es/20140629/domingo/250018/

    Con B de “Breakdance”

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249630/

    Obama ante su espejo: Guatemala

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249633/

    “El vikingo”... nuestro asesino (parte II)

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249631/

    El costo del desarrollo social

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249632/

    La peligrosa ruta clandestina de los menores que migran solos a EE. UU.

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249629/

    Gourmet: Pollo en salsa de champiñones

    Publicado:(2014-06-22)

    /es/20140622/domingo/249628/

    Ley contra Femicidio: Entre la protección tutelar y la tergiversación

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249278/

    La democracia republicana

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249277/

    El territorio nacional minado de conflictos sociales

    Publicado:(2014-06-15)

    /es/20140615/domingo/249276/