Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 31 de diciembre de 2013

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Preso de conciencia, antes que tolerar la prostitución de la ley

    Por: Jose Rubén Zamora Marroquín

    La jueza Karen Chinchilla desestimó todos mis argumentos jurídicos, y, según ella, mi derecho a la crítica pública, garantizada por la Constitución de la República, ante los desmanes, corruptelas, tráfico de influencias y presuntas asociaciones ilícitas de la señora vicepresidenta Roxana Baldetti, sí tipifica en la Ley de Femicidio. Supuestamente, en cualquier momento, la jueza me notificará una citación, ó, simplemente, la Policía, sin mayores miramientos, me conducirá ante la autoridad judicial correspondiente, por desobediencia y me impondrán una multa de Q 500, so pena de ir a parar a la cárcel.

     

    Estoy dispuesto a ir a la cárcel, antes que pagar esta multa de Q 500, que tienen su origen espurio en una estúpida aberración jurídica. Pagar,sería avalar una decisión judicial a todas luces antojadiza, ilegal e injusta, dictada por la jueza Chinchilla sólo con el ánimo de quedar bien con la todopoderosa Vicepresidenta.

     

    Sinceramente, lamento y me avergüenza que nuestro sistema de justicia exhiba estas acciones tan grotescas e indignas, típicas, eso sí, de los regímenes más corruptos, del período de las sofocantes dictaduras de los siglos XIX y XX, y de gobiernos totalitarios, irrespetuosos de la independencia de poderes.

     

    También es triste constatar que una norma indispensable, hecha para contener y sancionar la violencia intrafamiliar y abusos contra las mujeres en el ámbito privado–lamentablementetan frecuentes en nuestra sociedad- se desnaturalice y manipule a favor de gobernantesmanoslargas, asaltantes y ladrones, que, una vez más, han traicionado la confianza del pueblo, y no conformes con garantizarse la impunidad penal por sus delitos y fechorías, pretenden además asfixiar la libertad de expresión.

     

     

    Primero preso por convicción, que libre por mera comodidad. Gente de más estatura intelectual y política he enfrentado en las últimas dos décadas. Mientras ellos han terminado en la cárcel, extraditados, en el ostracismo o viviendo en el exilio, dorado, es cierto, yo sigo aquí, defendiendo mi derecho constitucional a la libre emisión del pensamiento y a rechazar resoluciones judiciales inconstitucionales y absolutamente fuera de Ley. Dos años –uno de ellos con poder- hacen falta para que veamos caminar hacia la cárcel a Pérez y a Baldetti.

     

    De cualquier forma, le recuerdo a estos miembros prominentes de la cleptocracia, que el articulo 45, de la Constitución Política de la República de Guatemala, en su parte conducente establece de manera categórica:que es legitima la resistencia del pueblo para la protección y defensa de los derechos y garantías consignados en la Constitución.

     

     

    2 enero 2014

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER
    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/